Menu



EVA, Catholic.net y la Ortodoncia

EVA, Catholic.net y la Ortodoncia
Jesucristo ha prometido que se les regresará el ciento por uno en esta vida y además la vida eterna. Yo creo en las promesas de Jesucristo. ¿ustedes no?


Fuente: Catholic.net



– ¿Están calculando el EVA en Catholic.net, o se guían por el MVA? – me preguntó el empresario al que visité esta mañana para pedirle ayuda económica para el portal.

Sonreí ante su pregunta y antes de que le respondiera ni “sí”, ni “no”, agregó:

– Si no tienes calculados esos índices y no demuestras el valor de tu empresa, nunca conseguirás que alguien invierta en ella. Ni yo, ni nadie de los que yo conozco. Bueno… me dio gusto verte, saludos a tu esposo.

Y sin más decir, se levantó y me dejo sola en la sala de juntas, con mi altero de papeles y presentaciones con los cuales le había mostrado las estadísticas siempre crecientes del portal en cuanto a número de visitantes, riqueza de contenidos, curaciones, conversiones y frutos apostólicos.

No pude ya ni siquiera darle las gracias por haberme recibido, pues… desapareció tras la puerta de su oficina.

Recogí mis cosas y salí de ahí… un poco consternada, como se imaginarán, pues dicho empresario es socialmente reconocido como un católico comprometido. Y, bueno… me entristeció su respuesta. ¿Para qué decirles que no? Me entristeció al grado de humedecer mis ojos y… un poco más.

Con las siglas EVA y MVA, mi amigo empresario se refería al Valor económico agregado (Economic Value Added) y al Valor agregado de mercado (Market Value Added), dos índices que están de moda en el mundo empresarial y bursátil y que son herramientas valiosas para que los inversionistas evalúen si vale o no la pena invertir en una empresa, desde un punto de vista puramente financiero.

De camino a la oficina, pasé a recoger el presupuesto para el tratamiento de ortodoncia de una de mis hijas, quien tiene ligeramente separados e inclinados los dos dientes superiores centrales. En el presupuesto me presentó el doctor dos opciones: un solo pago de $3,400 dólares o bien… $950 dólares como cuota inicial y 12 pagos diferidos de $250 dólares cada uno. Una inversión fuerte para mi familia, sin duda alguna.

Inmediatamente recordé la conversación con mi amigo el empresario y pensé: ¿Cuál es el EVA de esta inversión que voy a realizar? Me reí de mí misma… ¡claro que no existe ningún valor económico agregado en esta operación financiera! Ciertamente invertiremos mucho dinero en ella, pero el rendimiento que esperamos… será única y exclusivamente ver a mi hija con una sonrisa parejita entre sus labios.

Ya en el coche, con el presupuesto en el asiento del copiloto y pensando de dónde sacaría dinero para pagar el tratamiento, mi cerebro se trasladó y me di cuenta de que exactamente así es Catholic.net… como un tratamiento de ortodoncia para la humanidad. No tenemos por qué esperar un valor económico agregado, pues el dinero es sólo un medio para conseguir lo que buscamos, que es “enderezar los caminos” de los hombres y llevarlos hacia Dios.

Y claro… así como mi hija necesita brackets de metal para enderezar sus dientes y los brackets cuestan dinero, Catholic.net necesita computadoras y recursos humanos para lograr su objetivo final de enderezar los caminos de la humanidad. Y… las computadoras y recursos humanos, al igual que los brackets, cuestan dinero… mucho dinero!

Pero pienso que, aunque cueste dinero, el valor de Catholic.net no puede medirse en función al EVA ni al MVA, porque sus objetivos son otros. Pienso que necesitamos inventar un SVA (Salvation Value Added) o un CKVA (Christ Knowledgement Value Added) para entonces poder demostrar a los empresarios católicos que vale la pena invertir en Catholic.net.

Si a alguien se le ocurre cómo generar estos índices, le suplico que me lo diga, escribiéndome a mi correo personal lplanas@catholic.net

Pero… mientras se nos ocurre a todos juntos cómo calcular el SVA y el CKVA, la realidad es que, así como no tengo para pagar los brackets de mi hija, tampoco tengo ya con qué pagar los sueldos de la próxima quincena del personal de Catholic.net, ni tengo con qué pagar los servicios de hosting ni los enlaces a Internet.

Se me ocurre que tal vez entre ustedes haya alguien… a quien no le importen tanto el EVA y el MVA y se quiera atrever a invertir en una empresa cuyos rendimientos no son de este mundo. Si alguno de ustedes se anima a arriesgar algo de su dinero (aunque sea poquito, cinco o diez dólares) invirtiéndolo en acciones de vida eterna, les pido que hagan efectiva su inversión en nuestra limosnería o urna de donativos que se encuentra en http://es.catholic.net/ayudanos.

¿Cuál será el rendimiento de su inversión?
Bueno… Jesucristo ha prometido que se les regresará el ciento por uno en esta vida y además la vida eterna. Yo creo en las promesas de Jesucristo. ¿ustedes no?

Les agradezco de antemano la ayuda que puedan brindarnos, en efectivo, en oraciones o con ideas para el SVA y el CKVA.

Dios les bendiga

Lucrecia Rego de Planas.
Dirección
Catholic.net
lplanas@catholic.net







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Antiguo Testamento 25% de descuento
Nuevo Testamento 25% de descuento