Menu



Noticias buenas y… no tan buenas

Noticias buenas y… no tan buenas
Un dólar para Catholic.net


Por: Lucrecia Rego de Planas | Fuente: Catholic.net



Cochabamba, Bolivia 13 de octubre del 2005.

En el marco de la IX reunión de la RIIAL, en Bolivia, me he encontrado conviviendo durante seis días, con personas interesantísimas y muy importantes dentro de la Iglesia: Obispos, Monseñores y Representantes de las diferentes Conferencias Episcopales, que comentan acerca de cómo la Iglesia puede y debe aprovechar las nuevas tecnologías para hacer llegar el mensaje de Cristo a los hombres.

Dentro de este contexto, los organizadores del Encuentro me han dado la oportunidad de presentar, ante toda la asamblea, los logros y retos que ha tenido Catholic.net en sus cinco años de vida al servicio de la Iglesia.

Les pude hablar del incremento que hemos tenido en el número de visitas personales al portal, que ya son cerca de cuatro millones cada mes; del alcance de nuestras listas de correos, que llegan a más de 800,000 direcciones que se han suscrito voluntariamente o que han sido suscritos por amigos que consideraron que nuestros servicios podrían ser útiles para esas personas.

Les he mostrado los testimonios de nuestros visitantes, mismos que se pueden ver en http://es.catholic.net/opiniones en donde se ve claramente la ayuda que representa Catholic.net para miles de personas.

Hablé de nuestra presencia en los grandes portales comerciales, que solicitan nuestros contenidos porque se han dado cuenta de que el hombre de hoy busca a Dios en Internet. También pude compartir los últimos avances tecnológicos en los que estamos incursionando, con los mensajes SMS a teléfonos celulares y el Podcasting, para poder descargar archivos de audio en cualquier dispositivo móvil.

Ha sido una experiencia hermosa poder ofrecer nuestros contenidos, servicios, experiencia y conocimientos, para hacerlos llegar, a través de la RIIAL, a las realidades más pobres y alejadas dentro de la Iglesia.

Pero… no todo ha sido tan lindo en estos días.

Ayer por la mañana, justo cuando me encontraba en uno de los grupos, haciendo grandes planes y proyectos, recibí un e-mail en el cual se me informaba que nuestro bienhechor más importante, un conocido empresario mexicano, dejaría de apoyarnos a partir de esta quincena, debido a algunos problemas financieros en su empresa.

Confieso que al leer el mensaje, lo sentí como una ducha de agua fría en mi espalda, pues el recorte de esta importante ayuda, significa que no tendré con qué pagarle a mi gente el día de mañana y también significa que muchos de los grandes planes y proyectos que he venido gestando en estos días con diferentes personas asistentes a la reunión, no podrán llevarse a cabo, si no consigo el modo de financiarlos.

Es por eso que he decidido escribir esta carta, solicitando la ayuda de cada uno de ustedes para poder salir de este aprieto en el que me encuentro.

Catholic.net cuesta, en total, un poco más de $400,000 dólares al año. Si tenemos casi 4,000,000 de visitas personales cada mes, con que cada visitante nos donara 10 centavos de dólar al año, Catholic.net podría sobrevivir sin ningún problema.

Sé bien, por los mensajes que recibimos de nuestros visitantes, que muchos de ellos no tienen la posibilidad de donarnos ni siquiera 10 centavos de dólar, pues son personas que viven al día y no cuentan con recursos suficientes. Pero… seguramente habrá otros que sí puedan ayudarnos con un poquito más: tal vez un dólar, dos o cinco…

Necesitamos ayuda, de verdad. Llevo cinco años pidiendo apoyo a diferentes personas, amigos y conocidos y ya no tengo a nadie más a quién recurrir, pues he agotado mi lista de contactos. Confío en que la Providencia de Dios se manifestará en la generosidad de ustedes, nuestros visitantes.

Si usted puede ayudarnos, envíenos un dólar o su equivalente en la moneda local de su país, por cualquier medio: postal, bancario o electrónico. Toda la información de cómo puede hacernos llegar este donativo, la puede encontrar haciendo clic en: https://es.catholic.net/ayudanos

Les agradezco de antemano. Estoy segura de que Dios los recompensará dándoles mucho más.

Lucrecia Rego de Planas.
Dirección
Catholic.net







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |