Menu



Amor matrimonial

Amor matrimonial
Las manifestaciones de amor deben ser en amplísima correspondencia...


Por: Alberto Abdala | Fuente: Catholic.net




Para introducirnos en este tema lo mejor es leer los dos conceptos siguientes

1°.-Cualquier sacrificio personal es poco para bien del matrimonio.

2°.-El M. no acepta rigidez de conducta: horario, exigencias, monotonías, etc. cuando despierta es lo máximo de los esposos, no se cambia por nada.

Sí hay conceptos muy repetidos en este texto para que puedan ser leídos aún los que no tienen el hábito de la lectura
Nada ni nadie debe poder ocupar el tiempo del matrimonio aunque sean las mas sutiles manifestaciones las que se han hecho presentes entre ella y el.

Esto tiene mucha importancia para la evolución del M y poder cumplir con ello significa que se le ha dado al M el valor que tiene: lo máximo entre ella y él. Los dos lo deben atender a pleno en cualquier de los esposos que se presente; el amor matrimonial es la semilla que comienza a germinar. Jamás apagar la llama del amor matrimonial es la misma fuerza que los llevo al noviazgo, es la misma fuerza que los llevo al casamiento, es la misma fuerza –ahora madura- que los llevo a vivir en matrimonio y que por infinitos motivos aflora recordando a los esposos que el m. esta vivo, presente y que deben demostrar su fuerza y vigencia; jamás rechazarla y peor aun negarla, nada es superior a ella. ELLA ES TAN IMPORTANTE COMO EL LLANTO DE UN BEBE QUE PIDE ALIMENTO.

Esta fuerza matrimonial así aflorada está marcando el nivel afectivo matrimonial. NO es de la familia, no es de los hijos, es del M y su inicio nada tiene que ver con el ambiente familiar de ese momento porque ES MATRIMONIAL EN EXCLUSIVA.

Esta sutileza matrimonial debe ser enseñada y aprendida por todos los esposos y esposas así cuando aflore estimularla lo máximo posible.
Ese abrazo, esa caricia ese beso, etc en apariencia fuera de lugar y motivo es REPRESENTACIÓN DEL MAS PURO AMOR MATRIMONIAL, nace en lo mas profundo de la interioridad del esposo (a)y lo lleva a manifestarse con una palabra, un gesto, un acto.

Su origen y pureza es matrimonial pleno y está marcando- se repite- no solo el nivel afectivo matrimonial del momento sino en su evolución, la dirección del camino que llegara, en su repetición, a vivir un tiempo de im máxima pureza del M.; tiempo que ya fue explicado tantas veces, donde los esposos se sienten, nuevamente, no solo novios sino también unen sus interioridades llegando a la mayor armonía matrimonial; pensar que ello comenzó con una caricia, un beso, es decir, con esa demostración de amor matrimonial aparentemente fuera de lugar pero su repetición y aceptación fue la levadura que originó – al llegar la noche- un rápido y beneficioso ingreso en la I.M.

Así el ingreso a la IM no es instantáneo, la mayoría de las veces su ingreso es la suma de una serie de muy sutiles acciones o palabras vividas u oídas durante el día por efecto del amor conyugal que así demuestra que está vivo, es dinámico, está creciendo.

Unas veces es en él que se manifiesta y lo demuestra como fue explicado –con palabras o gestos (caricias, besos, abrazos) otras veces esa fuerza se manifiesta en ella obligándola a las mismas demostraciones de amor conyugal.
La respuesta del otro esposo ante esas sutiles manifestaciones deben ser en amplísima correspondencia ya que están marcando la exteriorización del amor matrimonial; los esposos sabedores de ello lo deben vivir en plena armonía y felicidad.

Esto debe ser enseñado a los adolescentes, repetido infinidad de veces para que lo esperen, lo cultiven, se sientan más que satisfechos cuando ello ocurra así sabrán actuar en correspondencia. HAY MAS y lo más propio y destacado que esto NO TIENE VEJEZ, no es función fisiológica que se agota, no es sexo vencido por los años o enfermedad, ES DE CONCIENCIA, ES DE INTERIORIDAD, no envejece ni se agota, es también una manifestación de lo que une a los esposos “hasta que la muerte los separe”
Si nadie lo explica, nadie lo enseña los novios y esposos no lo intuyen ¡cuántos comienzos de MANIFESTACONES DE AMOR MATRIMONIAL se pierden por falta de respuesta correspondiente por IGNORANCIA de lo que se está iniciando en la interioridad de uno de los esposos. El otro esposo se sentirá sorprendido por el gesto y acción del esposo movido por el amor matrimonial; pero si sabe que ello puede ocurrir para avivar la fuerza del amor conyugal, pondrá toda su atención en corresponder con ternura y alegría sabiendo que su M está vivo, está presente, está evolucionando, ocupa la interioridad de ella y de él.

Se debe explicar a los adolescentes (futuros novios esposos) que el amor matrimonial no solo se presenta en I,M, NO, se presenta en sutilezas en cualquier momento pero por circunstancias de familia o de trabajo solo pueden ser correspondidas con un gesto de aprobación y agradecimiento siendo, al llegar la hora del reposo el tiempo y el lugar (dormitorio) de brindarse en su máxima demostración y libertad (Ver tomo I)¿Cuánto ha crecido un M que vive estos episodios y los sabe gozar?
Es obligación enseñar a los novios, futuros esposos, a vivir como fue explicado estos sutiles comienzos de manifestaciones del amor matrimonial. La vorágine del diario trabajo y preocupaciones familiares hacen que poco o nada de lugar quede para el abnegado M que quiso revelarse con una sutil manifestación de amor en gran número de veces no entendida ni valorada cuando no interpretada como una fuerza sexual.

No es sexual porque se da con frecuencia en M de ancianos y se da más en M donde no hay problemas en sus RSM.como máxima demostración de amor presente.

Esta demostración de amor matrimonial es, la mayoría de las veces muy sutil, de rápida aparición sin participación de función alguna y tampoco pide aceptación; directamente se presenta y expresa el nivel afectivo de uno de los esposos que siente la necesidad de hacerlo conocer al otro esposo (a) sin esperar recompensa ni agradecimiento pero necesita, aunque sea, un gesto de aceptación por simple que sea, como retribución y así ese inicio no se perdió, al contrario, crecerá y a no dudar se repetirá y así se establecerá un nivel afectivo, en ese M, más que agradable y de MULTIPLES POSITIVAS CONSECUENCIAS QUE ABARCARÁ TODA LA FAMILIA.

Así de generoso e infinito es el M; solo que esta manifestación por poco conocida y sutil pasa muchas veces sin ser reconocida perdiéndose el comienzo de la afectividad matrimonial. Se repite esto debe ser explicado y repetido hasta que los adolescentes, futuros novios y esposos lo tengan bien presente porque todo lo que favorezca al M será también beneficioso a hijos y familia; así de generoso es el M.

Preguntas y comentarios al autor de este artículo

 

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |