Menu



Interioridad

Interioridad
Esta es la clave de la unidad por siempre en el matrimonio.







Es lo que unirá para siempre a los esposos, no la pasión amorosa, que como función tiene debilitamiento y fin por envejecimiento o enfermedad y será reemplazada por este deseo tan intimo, tan propio de cada uno que lentamente comenzó desarrollándose desde el día que iniciaron el noviazgo, esa fuerza que hace que los esposos –los verdaderos esposos- no puedan vivir más que estando juntos.

Es lo que los filósofos llaman INTERIORIDAD, es la esencia de la existencia, sin pretender filosofar que no es el fin de este texto.
Este sentimiento se agranda y es más fuerte a medida que el M envejece, crece la interioridad y decae la pasión. Es tan fuerte, exige tanto amor a los esposos que los mantiene más unidos que cuando eran jóvenes.

La pasión es genética, es función, se la debe enseñar para que sea matrimonial (ver tomo I)
La interioridad se la debe enseñar antes del noviazgo para que los novios sepan su valor e importancia y que crecerá a medida que la pasión se debilite como función que es.

La interioridad comprendida por filósofos y pensadores se debe saber sentir al llenarla de “especiales sentimientos”:PATRIA, DIOS, RELIGIÓN, MATRIMONIO, ETC.

Religión: siente dentro, el ser humano, la fuerza rectora especial que gobierna y sustenta al ser humano, DIOS,Patria; es tan fuerte este sentimiento que es imposible la existencia sin este sentimiento.

MATRIMONIO es la máxima representación del amor, esa sensación humana exclusiva que maneja toda la existencia dándole un significado real, positivo a la interioridad que llega casi a representar físicamente.

Es en ese deseo de querer representar la fuerza interiorque despierta el M con hechos, acciones, conducta, palabras, hijos, poesías, cantos, etc, etc. Por ello el M es infinito, cada día despierta de modo distinto, cada día produce nueva creación, cada día obliga a aumentar las demostraciones de amor para calmar la interioridad imposible de colmar pero si de satisfacer, aunque sea por un momento, porque la poco tiempo vuelve sentirse que el M llama a nueva demostración de amor a través de diferentes formas de cariño.

Así vive el verdadero M queriendo colmar su interioridad y solo puede satisfacerla a través de permanentes demostraciones de amor matrimonial. Enseñar eso a los jóvenes, que aprendan a sentir su interioridad vacia y que solo puede ser satisfecha con amor a Dios, a la patria, al M, sentimientos que arraigarán toda la vida junto a otros de existencia efímera. Este texto dista de ser para filosofar sobre el tema, tampoco mis condiciones son para ello, solo pocos conceptos con palabras muy simples para que tengan una idea sobre este tema los que lean este texto.

Gran misión –no fácil de cumplir- enseñarla, para que sea meta que da una ORIENTACIÓN MAS QUE POSITIVA QUE BUSCA FELICIDAD a través de la mejor conducta humana en todo sentido.

Jamás será clonado un M que es un sentimiento que se sustenta en la IM y enraíza en la interioridad de los esposos junto al sentimiento de Dios, patria para siempre.

La unión matrimonial es cada día más fuerte por la interioridad que es psicológica, es inagotable, crece y se fortalece con los años de vejez creada por el señor para hacer tal union entre los esposos que toleren cualquier calidad de vida matrimonial.

Los hijos deben observar y comprender como sus padres se toleran y se quieren aún más en enfermedad, a veces, muy graves porque ellos tendrán que hacer lo mismo en el tiempo correspondiente cuando sean esposos ancianos.
Ya, afortunadamente, nadie piensa que solo el sexo une al M por la facilidad de lograr sexo, por ser función que se agota, por el peligro de infecciones, etc en oposición las interioridades de los esposos, que son inagotables se unen tanto que entre las dos, en la vejez, forman una sola. Ya no hay adversidad, estado de salud, economía, etc, etc que los pueda distanciar. Esa es la fuerza inagotable y cada vez más fuerte a medida que envejecen a pesar de todos los inconvenientes propios de esa edad
En la interioridad se desarrolla el máximo nivel afectivo del M junto con los sentimientos más íntimos del ser humano. El comienzo del afecto matrimonial es muy fácil de satisfacer, más común, más general: regalos, caricias, relaciones, etc, etc. todas demostraciones físicas palpables pero La afectividad sustentada por la interioridad es el máximo nivel imposible de colmar solo satisfacer, rápidamente exige renovación. Hace que demuestre que el M está vivo, evolucionando y trata de demostrarlo creando diferentes formas de hacerlo con palabras, acciones, etc, etc. hasta llegar a imponerse reemplazando completamente a la función sexual ya agotada por edad o enfermedad tanto en él como en ella.

Esta fuerza nacida en la interioridad de los esposos crea permanentemente actitudes que los esposos realizan sin meditarlo solo movidos por esa fuerza nacida en el interior del ser humano haciendo en los esposos la unión de sus interioridades siendo ya imposible vivir el uno sinn el otro. es la fuerza matrimonial máxima, es la máxima integración matrimonial.

Ya los esposos no se miran con ojos críticos, no se molestan en lo más mínimo; ahora solo saben vivir juntos, ingresaron a la existencia de máxima aceptación, de máximo mutuo entendimiento, ya no hay desacuerdos ni desavenencias ni posibilidad de “poder y saber vivir el uno sin el otro”. Estén como estén en salud, economía y en todos los aspectos solo saben vivir juntos y eso los colma de felicidad. Solo el M es capaz de generar esta situación. Viven una sola interioridad y si la muerte los separa el que queda ya no quiere más vivir solo, no puede seguir viviendo falta su otra mitad.
Este fin es el del verdadero M. es la evolución que hay que enseñar que existe. que se debe procurar alcanzar lentamente. su sendero es el del más puro amor matrimonial.

Comienza con el amor joven mezclado en su demostración con la atracción sexual (máxima demostración de amor presente – Ver tomo I) Pero este amor de interioridad crece en la medida que la pasión disminuye como la fisiología lo impone; ocupa su lugar haciendo que las dos interioridades busquen ser una sola
Es difícil entender esto cuando se es joven pero se puede explicar para que quede en ellos la idea de su existencia, llegarán a esa edad y lo recordarán.

Dios organizó así el m: primero amor con participación física dominando la im.(ver tomo i) y al disminuir esa función aumenta la fuerza de la interioridad que crece hasta dominar la i.m. y asi para siempre, hasta que la muerte los separe.

Dios ha creado el m y lo ha protegido como solo el puede hacerlo, es nuestra obligación enseñarlo porque todos los unidos en m. tienen derecho a ello. Puso en la especie humana primero lo más simple, lo instintivo, la pasión que necesita la enseñanza para que sea matrimonial y a medida que esta disminuye y se agota crece el amor en su interioridad que NO SE AGOTA, NO ES FUNCION.

Se repite, no es fácil que los jóvenes lo entiendan pero es obligación enseñarlo para que vivan a pleno su M sin preocupación de cómo será la vejez. Dios lo ha dispuesto así para que los esposos sean felices “toda su vida# porque no es el sexo que une al M. Los esposos al aumentar en edad disminuyendo la pasión crece su interioridad con la intención de unirse tanto que parecen ser una sola persona. Así esto ya no tiene fin hasta que la muerte los separe
Esto deben saberlo los novios; deben estar tan compenetrados – no solo por el sexo- que se agotará en la vejez que siempre estará en condiciones de enfrentar cualquier adversidad estando siempre juntos amándose.

Que entiendan esto los jóvenes hijos será muy bueno así copiarán el comportamiento del matrimonio de sus padres mayores y ancianos.
NO HAY NADA AL AZAR EN EL M, LA UNION DE LOS ESPOSOS ESTA MAS QUE ASEGURADA.

1°.- Elección al conocerse

2°.- Noviazgo para conocerse profundamente y coordinar el futuro

3°.- Casamiento para formar el M sabedores de la evolución del mismo y la conducta de cada esposo teniendo así asegurada la felicidad.

DIOS LO DISPUSO ASI, SOLO DEBE SER ENSEÑADO (Ver Tomo I)

La interioridad es infinita, en ella se ubican sentimientos muy especiales como Dios, patria, M, etc. que son tan especiales que no pocas veces provocan reacciones especiales: llanto, insomnio, palpitaciones, etc.

Así el M ocupa un lugar de preferencia ¡qué lejos quedó la sola atracción sexual! Se agotó, como función biológica fue superada por la fuerza tan especial, poderosa, inagotable que nace de la interioridad.

La interioridad es lo máximo de la afectividad del ser humano que genera una fuerza matrimonial que termina solamente con la muerte. Es tan extraordinaria y propia de cada matrimonio que genera en él todo lo necesario para superar cualquier adversidad por rave o imposible que parezca.

Los esposos se han integrado, forman una sola interioridad, no saben ni quieren vivir mas que juntos, nada tiene tanta fuerza- en este nivel matrimonial- que sea capaz de interponerse entre ella y el.

Ya no necesitan las simples demostraciones de amor como: caricias, atenciones, obsequios, etc, etc. NO, ya ese nivel fue superado, están en el máximo nivel, se han integrado tanto QUE VIVEN COMO UNA SOLA UNIDAD SABIENDO QUE SE PERTENECEN MUTUAMENTE.

Es lo más común que al morir un anciano no demora mucho en fallecer ella con marcada demostración de angustia; la inversa también es frecuente. Imposible seguir viviendo sin el (o la) compañero (a)

Este complejo psicológico hay que explicarlo a los jóvenes, no para que no vivan como tales sus años correspondientes sino para que los disfruten y los vivan como que tienen un fin (su función sexual) y será reemplazada por el dominio de la fuerza nacida en sus interioridades QUE DEBIERON CULTIVAR DESDE JÓVENES.

Es la máxima protección que tendrán en los años de ancianos y cuando más comprometida está la salud y más necesitarán de atenciones muy especiales que ellos mismo sabrán y querrán prodigarse.

Ninguna sociedad es capaz de arremeter emprendimientos que si es capaz de enfrentar y superar un matrimonio. Su pujanza es especial.
Se repiten conceptos porque es necesario que los jóvenes y aún los no tan jóvenes tengan una idea del M en vejez,Interioridad es donde están albergados los sentimientos más fuertes, esa fuerza que hace que los esposos no puedan vivir más que juntos.

La pasión amorosa decae con la edad, la interioridad aumenta con la edad. se la debe enseñar a sentir al llenarla de especiales sentimientos; dios, religión, patria, matrimonio.

Preguntas y comentarios al autor de este artículo

 

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |