Menu



Ya Esposos

Ya Esposos
Se casaron, ya son TRES: ella, él y el matrimonio.


Por: Dr. Alberto Abdala | Fuente: Catholic.net



 


El matrimonio – HIJO DE ELECCIÓN- es un hijo muy especial, diferente de todos los otros hijos (biológicos) porque fue ELEGIDO. Esto lo diferencia de toda la existencia humana
Se encontraron y se agradaron tanto como para compartir toda la vida juntos, haciéndose tantas promesas y tantos proyectos...

Ese hijo especial, por ser elegido, no como todos los hijos (biológicos) que vendrán necesita también ser ALIMENTADO (ver tomo I)y EDUCADO.

No es un hijo que se lo” ve crecer”, a este hijo se lo SIENTE CRECER, SE LO GOZA CRECER y es motivo de enorgullecimiento su PRESENCIA REFLEJADA EN CADA UNO DE LOS ESPOSOS
Se ven padres llevando hijos biológicos en brazos o sillones de ruedas, por no poder andar; llevando hijos a escuelas diferenciadas por graves deficiencias, etc, etc y nunca o por excepción se abandona un hijo biológico.
¿Por qué tanto cambio de conducta y sentimientos para con el hijos de elección?

¿POR QUÉ NO SE HACE POR EL LA MITAD DE LO QUE SE HACE POR UN HIJO BIOLÓGICO AUNQUE SE TENGA DOS O TRES MÁS HIJOS?

La explicación es fácil, porque al hijo elegido no se lo vé; por eso hay que enseñar a sentirlo y cuando “enferma” hacer por él – el único en el hogar” más de lo que se hace por un hijo biológico porque ESE HIJO DE ELECCIÓN ES EL MEJOR GUARDIAN DE LOS HIJOS BIOLÓGICOS Y ESTO ES OTRA DE SUS MULTIPLES CARACTERÍSTICAS POSITIVAS.
Si tanto se quiere a los hijos biológicos no los priven del hijos de elección – matrimonio- pues no solo él los trajo al mundo sino que también él es su máximo guardián y orgullo.

PIENSEN EN ELLO CUANDO TRATEN DE MATAR AL MATRIMONIO.

Los esposos deben ser más responsables del matrimonio que generó los hijos que como padres.
Se les enseña, a los hijos, todo lo posible como alimentarse, como estudiar, como cuidarse en todo aspecto físico, psíquico, etc, etc
Pero no se les enseña cómo mantener y perfeccionar lo más importante de la vida: EL MATRIMONIO.

Ese hijo de elección (M) que sufrirá todo lo que le suceda a los dos esposos. Se debe enseñar que todo lo bueno y agradable será para los dos esposos, para el M. Pero lo mismo lo desagradable se lo debe compartir, aclararlo y REPETIR: todos los problemas de salud simples o graves serán matrimoniales. Una operación, un accidente, una enfermedad que le cambie la salud a uno de los esposos lo debe vivir el M.
Como se mantiene- ALIMENTA el matrimonio- y EDUCA el matrimonio, está en el Tomo I, nadie debiera casarse sin saber esto.

Ningún esposo debe separarse de la esposa por una operación ginecológica: fibroma, cancer de mama o lo que fuera, lo mismo ella porque él padece de hipertensión, diabetes, infarto.
Todas las enfermedades, sin excepción, son enfermedades matrimoniales que no deben hacer cambiar lo matrimonial de ninguno de los dos esposos.

EL M –HIJO DE ELECCIÓN- EXISTE PORQUE LOS ESPOSOS LO MANTIENEN.

Hay una EDUCACIÓN MATRIMONIAL (Tomo I)que hay que enseñar a los adolescentes, más importante que manejar auto; sin embargo se esmera en ello y se exige un carnet para conducir ¿por qué? Porque el coche dará comodidad, alegrías, etc; pero más, mucho más dará el M, pero se lo deja
que crezca como un yuyo, guiado por las hormonas; grave error.

Debemos enseñar a los adolescentes – ver Tomo I- a conocer, descubrir y desarrollar todas las virtudes y vivir como seres superiores LA VIDA MATRIMONIAL QUE DEBE SER TAN IMPORTANTE QUE LA PRESENCIA DE LOS HIJOS BIOLÓGICOS SEA UN DETALLE MAS EN LA EXTRAORDINARIA VIDA MATRIMONIAL Y NO LO MAS IMPORTANTE.

Eso es valorar el M que elegimos y será nuestra vida hasta que la muerte nos separe y no los hijos. Así también deben saber valorar los hijos al M de los padres, sin olvidar que el M se hereda, es decir, es decir que los hijos a su turno, deben hacer lo mismo en propio beneficio.

ESO ES VALORAR EL “HIJO DE ELECCIÓN” (EL M) Y QUE SERÁ DE LOS ESPOSOS POR VIDA, NO LOS HIJOS
A ESE HIJO TAN ESPECIAL QUE NACIO EL DIA ELEGIDO PARA EL CASAMIENTO PIDIENDO LA PROTECCIÓN DE DIOS Y DE LAS LEYES SE LO DEBE –SE REPITE- ALIMENTAR para que no muera de inanición (hambre) y EDUCAR para que sea como los dos esposos quieran que sea.

¿Con qué se lo alimenta? Con amor
¿Cómo se lo educa? Con la experiencia diaria de ambos esposos en máxima paciencia y tolerancia tratando de armonizar sus interioridades (ver el capítulo Interioridades)
¿Cuál su máximo escenario? La intimidad matrimonial (Ver Tomo I)

Cuanta obligación a las autoridades para brindar a los adolescentes esta enseñanza indispensable, insustituible para lograr M feliz, deseo máximo de todos los esposos pero nadie colabora para ello.

Las autoridades esgrimen leyes que condenan a los esposos; a la inversa: enseñando como debe ser el M esas leyes represivas serian innecesarias.

NADIE SE PREGUNTO ¿QUÉ SERIA DE LA ESPECIE HUMANA SI NO EXISTIERA EL MATRIMONIO?

Preguntas y comentarios al autor de este artículo

 

 

 









Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |