Menu



El matrimonio se hereda

El matrimonio se hereda
El matrimonio lega a los hijos toda su forma de ser.


Por: Dr. Alberto Abdala |



Otra herencia muy importante es que el matrimonio lega a los hijos toda su forma de ser. Los hijos aprenden imitando: las hijas tomarán los hábitos de la madre y los varones imitarán al padre que sumado a la herencia física aumentará aún más el parecido.

Hijos de un hogar feliz viven en permanente positiva evolución. El niño aprende por enseñanza o imitando, lo primero en la escuela lo segundo en el hogar. Lo que imita en el hogar la escuela no puede proporcionarlo. Por eso, repito: los esposos son los actores, escenario el hogar, espectadores los hijos: que siempre sea para el aplauso. Es por todos conocido, primero por los maestros, el cambio que experimentan los alumnos cuando los padres se separan.

Es otra generosa condición del matrimonio, ser heredado por los hijos a quienes dio vida, pero la herencia significa que imitarán el matrimonio de los padres cuando ellos se casen; no que se llevarán el matrimonio de sus progenitores.

Las escenas de cariño y demostración de amor de los padres son muy instructivas y necesarias que los hijos las vivan y asimilen. La espera ansiosa con amor del padre que regresa a la casa o de la madre que también trabaja, la cortesía del padre para con la esposa, la ayuda del padre a la madre dentro del hogar, el léxico, la generosidad, todo absolutamente todo se grava en la mente de hijos. Fácil imaginar el drama de los hijos con el padre alcohólico. Peor aún imaginar la angustia de los hijos presenciando peleas de los padres.

Muy contraproducentes son las discusiones (peleas) entre los esposos -que pueden llegar a la violencia física- que casi siempre son presencia de los hijos que quedan aterrados: la hija grava en la mente la imagen del padre violento, agresivo que llevará a su futuro matrimonio y el hijo imitará, en alguna manera, al padre. Más aún la reconciliación matrimonial -casi siempre- se hace en intimidad matrimonial sin presencia de los hijos que al otro día no entienden como los padres se reconciliaron; no comprenden los patrones de conducta del matrimonio que generoso y humilde permite la reconciliación.

Tarea ardua, diaria y permanente la de los padres que hacen o sirven de modelo a los hijos que contribuye a su formación. Desde que los hijos están en condiciones de aprender los padres son sus mejores modelos, cuando no IDOLOS. La maestra en la escuela enseñara a leer, escribir, escuchar y todas las materias pero a los padres les toca lo más difícil, lo que por ahora no se explica: la formación personal, la conducta, el cariño interpersonal, la auto-estima, el pudor y sobre todo el amor del matrimonio. Todo lo que sea convivencia en el hogar los hijos lo asimilan y para siempre.

Por todo esto, la presencia de los hijos exige una conducta del matrimonio de sus padres y los padres tienen esa responsabilidad: saber que alguien -uno o mas hijos- los observa asimila y copiará en el futuro. Así no heredar nada negativo es la responsabilidad del matrimonio.

Así los hijos no solo son los continuadores de los padres sino también LOS MODELADORES DEL MATRIMONO que muy poco se comenta y se tiene en cuenta. Los padres tiene la obligación de controlar toda su conducta en la sociedad y el hogar: léxico, impedir situaciones conflictivas, comentarios reñidos con las buenas costumbres y miles de aberraciones posibles porque los hijos los están observando y heredando.

Es un equilibrio establecido al más íntimo nivel: los padres se controlan mejorando el nivel del matrimonio para que los hijos -observadores permanentes- tengan una buena formación que en este aspecto sólo el matrimonio de los padres puede brindarles por más facultades que frecuenten. Para una buena formación profesional se los manda- a los hijos- a las mejores facultades, aún al extranjero; pero para una buena formación afectiva de futuros esposos se descuida el diario vivir del hogar. NADIE AFIRMA QUE EL MATRIMONIO ES FÁCIL Y SIN RESPONSABILIDADES.

Todo está bajo la mirada ávida de aprender de los hijos como comen, como duermen, como se visten, conversan, etc. etc. como se festejan las fechas importantes del hogar, etc., etc. todo lo que pasa en el hogar deja su marca en la mente de los hijos y eso será la base de su futuro matrimonio.

Esto tiene que ver directamente con el periodo de noviazgo: es el momento de conocer no solo el novio (a) sino de conocer los respectivos hogares de los novios, de donde proceden y se tendrá una muy clara visión del futuro hogar; una mezcla de los dos hogares de donde proceden.

POR ELLO ES TAN IMPORTANTE QUE EL MATRIMONIO CONSERVE SU INDEPENDENCIA DENTRO DE LA FAMILIA PARA QUE LOS HIJOS VEAN Y COPIEN EL MATRIMONIO QUE LES DIO VIDA. CUANDO LOS JÓVENES ESPOSOS DECIDEN COMENZAR A FORMAR FAMILIA DEBEN PENSAR EN TODO LO ANTERIOR.


Preguntas y comentarios al autor de este artículo

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |