Menu



El tiempo del matrimonio

El tiempo del matrimonio
Es sagrado, no puede ser menoscabado, interrumpido, boicoteado ni alterado por nadie so pena de perjudicar al matrimonio.


Por: Dr. Alberto Abdala |



Es sagrado, no puede ser menoscabado, interrumpido, boicoteado ni alterado por nadie so pena de perjudicar al matrimonio (ver: intimidad matrimonial.)

El matrimonio que voluntariamente y pidiendo la protección de Dios y de la ley se realiza, que es capaz de tanto como ninguna otra sociedad, exige para mantenerse "vivir" su intimidad matrimonial; que es el tiempo del matrimonio.

Las exigencias de la vida actual casi no dejan tiempo para nada que no sea trabajo y preocupaciones, dos elementos diarios de todo ser humano que al incidir sobre él le restan predisposición anímica y física para una correcta y beneficiosa intimidad matrimonial.

Por razones de perfección (el ser humano debe estar en perfecto estado psicológico para una correcta intimidad matrimonial) el primer tiempo que se suspende en el diario vivir es el "del matrimonio", no el de caminar, correr, deportes, reuniones, etc.; porque la correcta intimidad matrimonial exige el mejor estado psíquico y físico para poder cumplir con semejante perfomance (Ver: intimidad matrimonial, etc.)

¿Por qué para el matrimonio se reservan las últimas y mas cansadas horas del día (de la noche)? Lógicamente el hombre y la mujer desean más descansar que introducirse física y psicológicamente en la intimidad matrimonial a pesar que es lo más importante en la vida matrimonial.

Después de cenar (a veces más que bien y con algo de alcohol), del cansancio, de la T.V. o del paddle, etc. agotado por el sueño , al ir a dormir casi instintivamente como algo que merece ese estado tan disminuido, recuerda el matrimonio.

Las mejores horas del día, fuera del trabajo, son para paddle, squash, yoga, natación, naipes, etc.,etc. y el matrimonio ¿para cuándo?

Es cierto que no hay un horario fijo (no debe haberlo) para la intimidad matrimonial sino que espontáneamente el matrimonio se introduce en ella; pero los otros horarios le quitan -al matrimonio- las mejores horas del día.

Hay más, en ese estrecho del "no mejor tiempo del día" con frecuencia hay interrupciones por múltiples causas: hijos, teléfono, etc., etc. sin contar que ni él ni ella se despojan de las preocupaciones del día, para vivir con libertad la indispensable intimidad matrimonial. Muchos esposos, con muy buen criterio, pasan un fin de semana en otra ciudad para poder vivir su intimidad matrimonial.

Así y todo el generoso matrimonio sale victorioso, ¡con qué poco se conforma! y no de la mejor calidad vive y se prodiga en felicidad que solo él puede brindar y los esposos lo recompensan con horarios insólitos, organismos agotados, preocupados y un tiempo que con frecuencia termina abruptamente.

La T.V. tiene su horario, el paddle más todavía, ni que decir gimnasia o natación y se vuelve "muerto" a casa: a cenar, una ducha y a la cama porque al otro día hay que trabajar. ¿Y el matrimonio?. Lo olvidaron los dos.

Mientras no le demos su tiempo al matrimonio, no le exijamos nada.

¡Qué agradable sería, en las mesas redondas de T.V.cuando se compara el matrimonio (EL INCOMPARABLE) especificar: "matrimonio al que se le da el tiempo que necesita y merece..." (ver: el llamado del matrimonio)

EL TIEMPO DEL MATRIMONIO NO ES IR A CENAR, NO UN REGALO; ES LA INTIMIDAD MATRIMONIAL (no siempre con relaciones sexuales) que es lo más íntimo y exclusivo de los esposos (ver intimidad matrimonial) donde se reencuentran con lo "infinito" en plena libertad.

No basta ser buena madre; ser buen padre; primero deben ser buenos esposos, recordando que no son pocas las obligaciones a cumplir para merecer ese título. Todas las obligaciones de ser esposos que prometieron delante de Dios y de las leyes, cumplirlas; lo que no se recuerda que es una obligación de cada día, por vida: así de exigente es el matrimonio pero también así de digno, noble, jerarquizante, infatigable, humilde y generoso lo es. (ver: El matrimonio es...)

Se debe inculcar en los jóvenes el concepto de "tiempo del matrimonio" (Ver: Intimidad matrimonial) que es intimidad matrimonial en lo físico y en lo psicológico (en cuerpo y alma). Es más importante que ir al tenis, sin embargo, para el deporte cuántos equipos y preparativos previos

¿NADIE IMAGINA CUANTA FELICIDAD GENERARÍA UN MATRIMONIO A QUIEN SE LE DEDICARA TANTO TIEMPO COMO A LOS DEPORTES O LA MITAD DEL TIEMPO DE LA T.V.?; ¡cuánta felicidad retribuiría un matrimonio a quien se lo atendiera como un partido de paddle...!

¿Qué perfomance tendría un deportista que jugara al paddle a última hora del día, después de abundante cena, dos horas de T.V. y con sueño agotador?

Las satisfacciones personales no siempre lo son para el matrimonio. Infinitos y diarios ejemplos: ganar un torneo, jornada de caza o pesca, eventos deportivos, etc. Pero el abnegado, pródigo y generoso matrimonio sufre las consecuencias de todo lo negativo que le pase a los esposos en lo anímico, económico, social, político, salud, etc.

ENTONCES LA CONDUCTA DE LOS ESPOSOS DEBE SER NO SOLO LO QUE HONRA AL MATRIMONIO SINO TAMBIÉN EN LO QUE LE DA VIDA: EL TIEMPO DEL MATRIMONIO.

Necesitan los esposos preocuparse por su intimidad matrimonial en horarios, frecuencias, condición anímica, etc., etc. por ello la importancia de la "independencia" del matrimonio dentro de la familia. Que todos sepan que hay un ente vivo que no es familia, que NO es hijos: ES MATRIMONIO que ocupa un tiempo que necesita para subsistir un tiempo especial, no ropa especial, no gala solamente un estado afectivo muy especial de los esposos que no puede ni debe ser subordinado al deseo sexual porque no solamente eso no es todo, sino que sería disminuir la importancia de la intimidad matrimonial.

El "tiempo del matrimonio" aparece en forma súbita, inesperada, pero cuando se presenta merece el mayor de los respetos, máxima atención con exclusión de todo otro problema, circunstancia u obligación. Ella y él están en TIEMPO DE MATRIMONIO, están viviendo SU matrimonio, lo más sagrado e importante del ser humano que nadie los obligó a realizar y que generosamente más que nada ni nadie retribuye nada menos que con felicidad a cambio de unos pocos minutos que se le otorgue que son, a la vez, de máxima satisfacción.

ESE TIEMPO -EL MEJOR- EL MAS REDITUABLE DE LOS TIEMPOS DEL SER. HUMANO NO MENOSCABARLO, QUE NO SEA TIEMPO DE SEGUNDA CLASE O DE RELLENO POR NO TENER NADA QUE HACER PORQUE SE ESTÁN DESVALORIZANDO LOS MISMOS ESPOSOS Y DESVALORIZANDO SU PROPIO MATRIMONIO.

Cuando aprendan a vivirlo, lo provocarán, lo buscarán porque ahí se sienten esposos "en cuerpo y alma", viven SU MATRIMONIO, porque el resto del día serán: mamá, papá, la señora, el señor, etc. No necesitan los esposos más que estar solo en una habitación, en el campo, en el auto, paseando en una playa, etc., etc. y que se opere el milagro de amor: reaparece el mismo sentimiento que los llevó al matrimonio solo que ahora lo están viviendo. La repetición de esa circunstancia es la esencia que nutre y mantiene al matrimonio, generando felicidad, superando lo físico, lo fisiológico: es el amor que vence al tiempo.

Dios otorga a los esposos todo lo necesario para vencer al tiempo: amor e hijos. El amor del matrimonio mantiene la juventud de los sentimientos que se renuevan día a día como cuando eran jóvenes y los hijos son la prolongación de los padres. La intimidad matrimonial es el tiempo del noviazgo que se prolonga al matrimonio; porque en esa intimidad se recuerda los hermosos momentos vividos de novios; recuerdos que generan nuevos sentimientos de amor.

FÓRMULA MÁGICA PARA UNA VEZ LOGRADO UNO (amor) O AMBOS (amor e hijos) NO IMPORTE MAS EL TIEMPO; HA SIDO SUPERADO POR EL MILAGRO DE AMOR DEL MATRIMONIO. ¡QUIEN PUEDE HACER TANTO!

Preguntas y comentarios al autor de este artículo

 

 

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |