Menu



La primera relación

La primera relación
Los jóvenes esposos tiene que saber que sus propias relaciones evolucionan mejorando su calidad hasta hacerse gratificantes para ambos esposos y ser verdaderas relaciones sexuales matrimoniales.


Por: Dr. Alberto Abdala |



Mucho se ha publicado sobre el tema y a todos los niveles; aquí sólo conceptos prácticos sin teorizar y sobre todo para que los jóvenes no se carguen de complejas inhibiciones en sus primeras relaciones sexuales que pueden ser decepcionantes, más para ella. Aquí, por supuesto, se detalla la primera relación matrimonial en esposa que no ha tenido experiencias sexuales previas.

No es el texto dedicado a las frustraciones que puede sufrir una joven en los comienzos de las relaciones por falta de conocimientos de ambos, por no tener la preparación correspondiente y por los múltiples temores (a ser vista, a embarazo, a infecciones, etc. etc.) Todo ello atenta contra una relación gratificante y lo más importante que experiencias así dejan inhibiciones y cicatrices psíquicas, a veces muy duraderas e importantes por inmadura conducta de ambos.

Los jóvenes esposos tiene que saber que sus propias relaciones evolucionan mejorando su calidad hasta hacerse gratificantes para ambos esposos y ser verdaderas relaciones sexuales matrimoniales.

Ya se explicó en detalles las relaciones; ella cree que él está informado y él tiene deseos pero no conocimientos. Una vez más se pone en evidencia la necesidad de la "educación para el matrimonio" no en charlas aisladas sino en programas bien organizados (Ver: "Enseñanza de la educación matrimonial...") Las más actuales estadísticas indican que la mujer está más actualizada que el hombre y de seguir así pronto ella le indicará a él como actuar; así como está exigiendo "su orgasmo."

EL DEBE SABER (ver relaciones sexuales matrimoniales )que es la primera relación de ella, que es dolorosa, que no será satisfactoria y que vive un momento de nerviosidad; solo el cariño y la preparación previa la conducen a la realización ; entonces con toda muestra de cariño y mucha suavidad, con máximo respeto al pudor con la joven bien estimulada (estimulación erótica) para que esté físicamente preparada para ser posible la penetración (vagina humedecida y él con buena erección. Todos estos detalles preliminares estarán a cargo del esposo ya que es el responsable de despertar y perfeccionar la sexualidad de la esposa y proceder con amor y no en forma instintiva que desagrada a toda mujer. La penetración es el momento de más dolor y temor a la supuesta hemorragia por defloración (ruptura del himen, delicada membrana que cierra parcialmente la entrada a la vagina y que al desgarrarse por la penetración del órgano viril produce una pequeña pérdida de sangre, sin consecuencias).

El mal comportamiento del esposo (comportamiento instintivo) en estos momentos, tan emotivos para la esposa crea disfunciones sexuales crónicas (mala evolución de la sexualidad de la esposa) que pueden hacer de ella una mujer inhibida y de continuar esa actitud improvisada e instintiva (tipo animal) llega a la frigidez o falta de deseo sexual.

Repito: el esposo debe estar bien informado, actuar como esposo ya que es el responsable de la evolución sexual de su esposa.

La joven esposa que tiene el derecho de vivir a pleno su sexualidad debe saber todo lo referente a las relaciones sexuales matrimoniales (Ver: Relaciones sexuales matrimoniales)). No se alarme la joven porque sus relaciones al comienzo son de poca calidad; debe saber que él la debe conducir (si lo sabe) a perfeccionar su sexualidad, exigirle que sean verdaderas relaciones sexuales matrimoniales y no cargar con la culpa de relaciones incompletas, desagradables, etc. La que da el nivel de calidad de las relaciones sexuales matrimoniales es ella, porque para el hombre siempre las relaciones son agradables. En el capítulo correspondiente se detallan los derechos de la esposa.

En resumen: si los dos son inexpertos: recurrir al médico para que los informe.

Ella desinformada pero él no: no hay problemas solo deberá recordar que debe respetar el pudor de la joven esposa, que es un momento único que ella no olvidará jamás, recordando que está con SU ESPOSA, que las relaciones deben ser de pleno amor y sin egoísmo. No generar trauma psicológico que será muy importante para la buena evolución sexual de ella.

La inversa: ella tiene conocimientos pero él está desinformado es una situación que compromete su condición de hombre: es más que prudente consultar con el médico. Ya se explicó que la mujer está accediendo a más información por mayor interés y dedicación a la lectura de temas al respecto y que el varón se está desactualizando según todas las estadísticas. Lo que el hombre aprende en la calle sirve para la calle no para el matrimonio ni mucho menos para relaciones con su esposa. La luna de miel -(de la que tantas esposas se quejan y no desean repetir) no debe ser una pasión desordenada, una orgía sexual deshumanizante porque a eso ninguna mujer lo tolera y mucho menos es de su agrado. Las relaciones sexuales matrimoniales deben ser la máxima demostración de amor conyugal que está por encima de todos los otros amores humanos.

No tema la esposa su primera relación: con el amor conyugal y buscando la mutua satisfacción, conocedor cada uno de sus derechos y obligaciones harán de las relaciones sexuales verdaderas relaciones sexuales matrimoniales.

SE INSISTE EN ESTE TEMA PORQUE LAS ESTADÍSTICAS INDICAN EL MAYOR NUMERO DE MATRIMONIOS SEPARADOS ES EN LOS DOS PRIMEROS ANOS Y CASI SIEMPRE POR RELACIONES SEXUALES INMADURAS, DESORDENADAS, ETC.

Un comentario que se repite en este texto- por su importancia y gran difusión- es lo referido a revistas pero más a videos que muestran relaciones sexuales humanas. Unos videos con fines eróticos y otros como videos "de información". Justo es aclarar que en ninguno de ellos se los presenta como relaciones sexuales matrimoniales.

Estos tan difundidos videos son REALIZADOS POR VERDADEROS PROFESIONALES DEL SEXO; no por hombres y mujeres comunes y mucho menos esposos. Son profesionales que muestran un sexo instintivo sin inhibiciones ni pudor; sin muestras de amor ni de alegría; cumplen un trabajo del que viven. Se muestra en todos ellos una pareja en una carrera desenfrenada al orgasmo, con un solo fin: genrar erotismo.

Todo esto no es "matrimonial"; en matrimonio los esposos se quieren, se desean, quieren la mutua satisfacción. Las relaciones sexuales matrimoniales son suaves, como ella lo desee; el diálogo y los gestos son de ternura y amor ya que su fin es demostrar y generar amor conyugal.

SERÍA MUY IMPORTANTE MOSTRAR EN VIDEOS VERDADERAS RELACIONES SEXUALES MATRIMONIALES PARA QUE LOS JÓVENES TENGAN UN PATRÓN DE COMPARACIÓN.

 

 


Preguntas y comentarios al autor de este artículo

 



 

 

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |