Menu


45 años de Humanae Vitae. Auxilio de la Iglesia en los tiempos modernos
Muchos matrimonios, incluso católicos, hoy en día ven a la Iglesia como retrógrada, sobretodo en cuanto a sus enseñanzas respecto a la sexualidad, la castidad, el matrimonio, la procreación y la vida.


Por: Cecilia Esther Rdguez. Galván | Fuente: Humanae Vitae



45 años de Humanae Vitae. Auxilio de la Iglesia en los tiempos modernos.

 

En 1998 mons. Charles j. Chaput, Arzobispo de Denver escribía esta oración: “…mi oración es sencilla: que el Señor nos conceda la sabiduría para reconocer el gran tesoro que se encierra en nuestra doctrina sobre el amor conyugal y sobre la sexualidad humana, la fe, la alegría y la perseverancia para vivirla en nuestras familias y el valor, que Pablo VI tuvo, para predicarla de nuevo.


La Encíclica Humanea Vitae no es la que mejor recibimiento ha tenido en el tiempo, «Se trató de un sufrido documento de nuestro pontificado —dijo Pablo VI en 1978 al colegio cardenalicio— no sólo por el grave y delicado argumento tratado, sino también, y tal vez más, por un cierto clima de expectativa según el cual, entre los católicos y en el círculo más amplio de la opinión pública, se había generado la idea de presuntas concesiones, o facilidades, o liberalizaciones de la doctrina moral y matrimonial de la Iglesia», así pues lo que esta expone no fue aceptado incluso en el interior de la Iglesia, pero ha demostrado que el valor que el pontífice tuvo no ha sido en vano, guiado por el Espíritu Santo supo exponer la realidad de las amenazas que enfrentaba la institución matrimonial y familiar, y, conforme a sus palabras la Iglesia doméstica y la persona humana se encuentra hoy en una crisis no solo de fe sino de la razón.

Muchos matrimonios, incluso católicos, hoy en día ven a la Iglesia como retrógrada, sobretodo en cuanto a sus enseñanzas respecto a la sexualidad, la castidad, el matrimonio, la procreación y la vida.

Y sin embargo ¿qué madre es aquella que no cuida a sus hijos?, Nuestra madre la Iglesia contempla el paso del tiempo y con la gracia de Dios nos concede enseñanzas que ayudan a sobrellevar la tribulación, madurar en ella y encontrar en ella un sentido mediante la unión con Cristo y ser luz en medio de las tinieblas.

Los nietos de quienes vivieron la revolución sexual y la presentación al mundo de la Encíclica Humanae Vitae son hoy nuestros jóvenes y matrimonios jóvenes, dos generaciones que viven en una confusión, a menudo inconscientes de su propio patrimonio moral, estos jóvenes se encuentran anhelantes de un sentido que les brinde trascendencia, de un sentido de comunidad, de pertenencia, y de un amor que tenga una sustancia real, profunda y completa.

Por tanto la Iglesia hoy se encuentra ante una evangelización distinta, y en un mundo complejo y un ambiente que tiende agresivamente a atacar a la Familia y a la Vida a causa de sus desafíos. Sin embargo la Iglesia hoy, como en cualquier otra época, posee las respuestas para colmar los espacios vacíos creados por una confusión de los tiempos, y un alejamiento consciente y progresivo de Dios.

Lo cierto es que a pesar de que el mundo critica y busca salidas a la enseñanza de la Iglesia, de que propone excusas y mentiras que comienza a creer como verdades, porque quienes las han propuesto han desaparecido, pero sus ideas han evolucionado para el dolor humano, esta enseñanza divina no solo no cambia, sino que ha sido clarificada por el medio científico, esto impulsa a entender a la reflexión sobre el valor que posee, y si dentro del ser humano no existe una crisis de la razón es capaz de asimilar la Verdad que se muestra con mayor facilidad.

Esta encíclica que se centra en el amor conyugal y en la paternidad responsable expande su alcance a la familia y a la transmisión de la vida, pues el amor conyugal se describe dentro de un proceso global que abarca desde la unidad y participación total hasta la acogida recíproca, la promesa de amor fiel, exclusivo y libre y la apertura al don inestimable de la vida.

La unidad corporal y espiritual que refuerza Humanae Vitae es la base por la cual la Iglesia y en particular el cristiano lucha o debe luchar por eliminar todo aquello que lo separe y que lo ponga en riesgo de perder su valor, es decir el error de considerar al ser como un objeto que se puede comprar, donde se somete al otro a los deseos e intereses propios destrozando su dignidad y la propia.

 



 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Antiguo Testamento 25% de descuento
Nuevo Testamento 25% de descuento