Menu



Los pastorcillos de Fátima

Los pastorcillos de Fátima
Primera beatificación de niños no mártires


Por: . | Fuente: Zenit.org



Juan Pablo II ha elevado a los altares a Jacinta y Francisco.
Se trata de hecho de la primera beatificación de niños que no son mártires, de ahí la necesidad del todo peculiar de probar el ejercicio de sus virtudes cristianas de manera verdaderamente ejemplar.

En lo que respecta a su carácter, eran muy distintos: Francisco, más bien reflexivo, reservado, bueno, flexible, conciliador, siempre dispuesto a ceder con tal de que no hubiera conflictos; Jacinta era sin embargo una niña vivaz, sensible, pero también --como la describe la propia Lucía-- susceptible y caprichosa, que fácilmente se encerraba en un enfado cuando había cualquier disputa. Según cuenta Lucía, prima de los niños en el Carmelo de Coimbra, Francisco y Jacinta ni siquiera parecían hermanos, a no ser por sus facciones. En cuanto a la fisonomía espiritual --muy importante en el contexto de una beatificación-- hay que destacar
que los dos tienen que decir a sus contemporáneos algo de mucha importancia y
lo hacen como niños, porque permanecieron como auténticos niños, aunque progresaron notablemente en su madurez y profundización del espíritu cristiano. Así lo explica a los micrófonos de Radio Vaticana el Postulador
de la causa de beatificación, el padre Paolo Molinari: «Su ejemplo nos dice que los niños tienen el corazón abierto al Señor y permanecen dóciles y atentos a las invitaciones de Dios, pueden y deben crecer constantemente en el auténtico amor personal a Jesucristo, con un sincero y activo amor
hacia las demás personas».

Les encantaba jugar y llevaban a pastar a las ovejas que les habían sido confiadas. Según las tradiciones familiares, debían recitar el Rosario.
Con la espontaneidad y la sencillez de los niños, para tener más tiempo para jugar, habían encontrado ingeniosamente el modo de recitarlo de una manera muy veloz, diciendo sólo «Ave María, Ave María, Ave María...». Así lo despachaban en dos minutos y el resto del tiempo lo dedicaban a jugar…

«Esto revela toda la autenticidad de la infancia --continúa explicando Molinari--: permanecen como verdaderos niños aunque , después de las apariciones y, por lo tanto, dada la docilidad a las mociones de la gracia
de Dios, intensifican su modo de orar y por ello no sólo rezan el Rosario de manera apropiada, sino que encuentran incluso tiempo para dedicar a la meditación de los misterios del Señor».

Ello se hace evidente en particular en Francisco, quien se ha impresionado sobre todo por la tristeza de Jesús en Getsemaní por los pecados de los hombres. Francisco desarrolla un amor personal al Señor, sintiendo intensamente la necesidad de hacerle compañía para consolarle en esta tristeza y por lo tanto hacer sacrificios de reparación y conseguir que los hombres se conviertan.

Jacinta, por su parte, con su delicadeza de corazón, tiene compasión hacia éstos y así se sacrifica, ofrece sus oraciones, intensifica todo su modo de vivir cristiano para obtener que aquellos que ofenden al Señor cambien de vida y se reduzcan también todas las penas que deberían derivarse del pecado. Ambos rezan y ofrecen su propia vida particularmente para obtener la paz: su existencia transcurre de hecho en los últimos años de la primera guerra mundial.

«El mensaje de estos dos niños --dice el padre Molinari--, me parece decisivo: es el de una intensificación de la vida espiritual, y por lo tanto también de una auténtica oración, orientada sin embargo a los otros: no se trata de un intimismo espiritual que no es ciertamente el verdadero cristianismo. Todo lo que hacen, incluida su oración y sus sacrificios,
está dirigido al bien de los demás y a obtener que el mundo cambie, que la
sociedad se transforme, para que los hombres no sigan sus instintos malvados y su egoísmo, sino que piensen mejor en vivir según los deseos de Dios».







Compartir en Google+




Consultorios
Reportar anuncio inapropiado |

Antiguo Testamento 25% de descuento
Nuevo Testamento 25% de descuento