Menu


El secreto de Juan Pablo I
Nos preguntábamos: ¿qué tiene este Papa que cautiva a católicos y no católicos?


Por: Jaime Septién Crespo | Fuente: El Observador



Este domingo 28 de septiembre se cumplen 25 años de la muerte de Juan Pablo I, el llamado «Papa de la sonrisa». Profético, su pontificado duró, apenas, 33 días. Pero, como la obra periodística de John Reed, fueron 33 días que conmovieron al mundo. Había un secreto, celosamente guardado por Albino Luciani. Y que le hizo producir una sacudida inmensa en la Iglesia: su amor por la Virgen María.

El papa Luciani tenía a María consigo: Comencé a amar a la Virgen María aun antes de conocerla... por las noches, frente al fuego de la chimenea, en las rodillas maternas, la voz de mi madre rezando el Rosario... Y esa fuerza, nacida antes que el lenguaje, inundó al pequeño Albino, al sacerdote, al obispo, al patriarca de Venecia y al Papa. También a todos los católicos que vivíamos por aquel entonces, del 26 de agosto al 28 de septiembre de 1978.

Y que lo vivimos como un vendaval. La sonrisa del papa Luciani enhebraba la bondad sabia del papa Juan (XXIII) y la sabiduría bondadosa del papa Pablo (VI), dos titanes del Concilio Vaticano II, y dos baluartes de la defensa de la fe católica en tiempos de indudable confusión. Nos preguntábamos: ¿qué tiene este Papa que cautiva a católicos y no católicos? ¿De dónde saca el aura especialísima que lo ciñe? La confesión es de su hermana Antonia, todavía con vida: del Rosario.

Cuando Charles de Foucauld decía: El amor se expresa con pocas palabras, siempre las mismas, Albino Luciani lo traducía al rezo del Rosario: siempre las mismas palabras, siempre diferentes, pero al final un ruego que yo defino así: «haznos como tú, Madre santísima, benditos, puros, íntimos, seguros de nuestra fe, deseosos de expandirla, llenos de Gracia y receptores, en el tránsito de la muerte, de tu bendición».

El secreto de Juan Pablo I es el de todos los santos, confiar los marineros del cuerpo y del alma a la capitanía de la Virgen. En la barca del Rosario. Una barca que, en las rodillas, desde muy pequeños, nos pone nuestra madre. Para que la navegación sea segura, y lleguemos a la otra orilla con el temblor emotivo de cuando zarpamos. Era la sonrisa de su madre y de la Madre de todos la que en Albino Luciani brillaba: ¿habrá mejor tesoro?


Comentarios al autor

 

 

 

 



 


Periodismo católico para la familia de hoy. El Observador

 

 

 



 

 

 

 

 

Suscríbete
para recibir este servicio en tu e-mail

 

 

 

 

 

 

Si tienes alguna duda, conoces algún caso que quieras compartir, o quieres darnos tu opinión, te esperamos en los FOROS DE CATHOLIC NET donde siempre encontrarás a alguien al otro lado de la pantalla, que agradecerá tus comentarios y los enriquecerá con su propia experiencia.



 

 

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Antiguo Testamento 25% de descuento
Nuevo Testamento 25% de descuento