Menu



Italia

Rincones de Roma
Hay muchísimos rincones de Roma que merece la pena visitar y que, regularmente, los turistas dejan de lado


Por: www.enroma.com | Fuente: www.enroma.com



Jardín de los Naranjos

Muchísimos turistas vienen a Roma y, si tienen poco tiempo, va a ver algunos lugares famosos como San Pedro, el Colosseo... Pero hay muchísimos rincones de Roma que merece la pena visitar y que, regularmente, los turistas dejan de lado. Uno de estos es el Jardín de los Naranjos. Está en la zona llamada Aventino, donde hay algunas preciosas basílicas y dos pequeños jardines. Uno de esos es el Jardín de los Naranjos desde el que se puede disfrutar de uno de los más bellos panoramas de Roma. Es el típico jardín para las ´parejitas´. ¡Allí es tan fácil enamorarse! (Walter Inglese)

La primera vez que fui al Parque de los Naranjos tenía poco más de once años. Era un día maravilloso de primavera. Llegué a la cima de la colina y entré en el jardín a través de una puerta muy pequeña: tras esta puerta hallé un jardín encantador. Había senderos de grava, grandes floreros, árboles centenarios y perfumados, bancos y estatuas. Allí se disfruta de una serenidad y una atmósfera especial. (Katia Scannavini)

  • Mapa de la zona del Paque Savello



  • El Colosseo

    Hace mucho tiempo, aún niña, me enamoré del Anfiteatro Flavio, conocido como Colosseo. Esta construcción representa desde siempre uno de los emblemas de la grandiosidad y del poder de la Antigua Roma.

    De todos los monumentos y obras de arte con que Roma fue embellecida el Colosseo se presentó ante mis ojos de niña como una construcción mágica que me encantó. Después, durante los estudios, supe que el Colosseo fue iniciado por Vespasiano el año 72 d.C. y lo terminó su hijo Tito en el 80 d.C. A mediados del s. V un terremoto lo dañó y Valentiniano IV lo restauró. Durante los siglos XV y XVI fue saqueado y su mármol fue empleado para realizar otras construcciones. En esta época alcanzó su máximo deterioro. En 1750 fue declarado lugar sagrado por Benedicto XIV al ser un lugar en el que fueron martirizados algunos de los primeros cristianos. Después, bajo Gregorio XVI y Pío IX, fueron ejecutados notables trabajos de restauración y refuerzo del monumento. (Giovanna Marotta)


Al lado del Colosseo está la interesantísima Domus Aurea, los Palacios de Palatino y los super conocidos Foros.

  • Mapa de la zona del Colosseo



  • Basílica de San Pedro

    Al poco de llegar a Roma fui al Vaticano, a conocer uno de los lugares más bonitos de Roma: La Basílica de San Pedro.

    Antes de entrar estuve durante más de media hora ante la Iglesia sin poder creer que estaba realizando uno de mis sueños. Aún cuando cierro mis ojos me acuerdo de la fuerte emoción que sentí en aquel momento. La emoción era tan fuerte que me puse a llorar.

    Entonces empecé a caminar muy despacio mirando todo a mi alrededor, sin creer del todo que estaba allí.

    No pude subir a la Cúpula porque ese día había demasiada gente pero me siento feliz de haber realizado uno de mis sueños. (Sionalia Dos Santos)




  • Mapa de la zona del Vaticano



  • La Fuente de las Tortugas y el Barrio Judío

    El barrio judío está lleno de joyas recubiertas literalmente por las callejuelas que las esconden. Salir del bullicio de Largo Argentina y dirigirse hacia el centro del barrio es una liberación. Sentir el agua de la Fuente de las Tortugas es una mano santa que, como la de los mozalbetes esculpidos, anima y sostiene al caminante.

    Toda la plaza Mattei es un oasis de la Roma más genuina. En ella se dan cita palacios, esculturas renacentistas como las de Giacomo della Porta, la viejas casas apiñadas, los negros adoquines y la fresca y maravillosa agua de la ciudad. Con el viento a favor, puedes sentir el olor de almendras tostadas y mil delicias pasteleras que realizan en la esquina de via Reginella y Portico Ottaviani...y así, con un dulce sabor de boca, es más fácil ascender hacia el bullicio y la espectacularidad del Campidoglio.


  • Mapa de la zona del barrio judío



  • El Gianicolo a las doce

    Bajo la estatua de Garibaldi todos los días un cañonazo saluda a los Romanos como ciudadanos de la nueva capital tras la unificación de Italia.

    Todo el Gianicolo es un lugar estupendo para ver Roma a tus pies. Puedes luego continuar hacia la Academia de España con el maravilloso chiostro del Bramante y, descendiendo, llegar hasta el Trastevere.


  • Mapa de la zona del Gianicolo



  • El Barrio del Coppedé

    Un arquitecto sorprendente da nombre a este barrio del norte de Roma. En torno a la fuente de Piazza Mincio surgen casas que parecen sacadas de cuentos de hadas, con espacios y decoraciones llenos de fantasía. Son casas con un ambiente de misterio, de capricho irracional y de una complicada grandiosidad, como sueños en la concreta realidad de una zona de la alta burguesía de la ciudad. Este barrio está situado entre los parques de Villa Ada, de Villa Torlonia y Villa Borghese. La mirada que queda un poco confundida y enredada en las locas formas de estas casas luego puede descansar en la naturaleza y líneas clásicas de estas villas.




  • Mapa de la zona del barrio Coppedé



  • El "Agua Toffana"

    A inicios del s. XVII, cerca de la actual cabecera del puente Mazzini en la parte trasteverina, vivía una famosa meretriz originaria de Palermo, Giulia Toffana. Era famosa por la fórmula del homónimo veneno "l´acqua toffana". La mujer lo aconsejaba "onde le sfortunate mogli si liberassero della tirannia degli insoffribili mariti, senza inimicizia fra le famiglie, senza macchia della reputazione per mezzo di una morte desiderabile....". Girolama Spera, conocida como "l´astroliga della Longara", hija de Giuliana, se desembarazó así de unos 600 maridos antes de ser denunciada y ajusticiada en Campo de´Fiori.


El Puente que une via della Lungara con via Giulia fue proyectado por los ingenieros Viani y Moretti. Su construcción se inició en 1904 y se terminó en 1908. Mide 109,70 metros de largo y 20 de ancho. En sus inmediaciones, sobre la orilla del Trastevere, se encuentra el edificio del Regina Coeli, el Palazzo Orsini y el jardín botánico. (Foto y texto de Paolo Sarandrea)

  • Mapa de la zona del Ponte Mazzini



  • La Isla de la Medicina

    Según la leyenda al principio la isal era una gran nave en la que había viajado la serpiente de Esculapio traída desde Epidauro para que librase Roma de una terrible epidemia de peste. La isla tiene, de hecho, un gran parecido con una nave y los romanos, con los trabajos realizados para evitar la erosión y al colocar un obelisco en el centro de la misma a modo de mástil, contribuyeron a aumentar este efecto. La serpiente, símbolo de la medicina, fue colocada en el fregio del templo de Esculapio, primer edificio importante de la isla, pasando luego al actual hospital de S.Giovanni di Dio "Fatebenefratelli".

    La isla consagrada a la medicina en el 62 a.C. está unida a las orillas del Tíber con el "Ponte Fabricio" y el "Ponte Cestio". Desde la "popa", además, se pueden admirar todavía los restos de otro puente que unía la Urbe con el Trastevere, el "Pons Aemilius", actualmente conocido como "Ponte Rotto".

    El puente Cestio toma su nombre de Lucio Cestio, hermano de Caio -el que hizo construir la Piramide Cestia destinada a ser su tumba- y fue construido entorno al 46 a.C. cuando César parte para su campaña en España. Fue reconstruido en el 370 d.C. por Simmaco, Prefecto de Roma, con materiales provenientes del Teatro de Marcello y sucesivamente por Graziano que lo rebautizó según dice la inscripción: "pontem felicis nominis Gratiani". En 1193, según nos cuenta el epígrafe del parapeto izquierdo, fue restaurado por "Benedetto sommo senatore dell’alma Urbe". El tal Benedetto Carushomo(Carissimi) fue el que se levantó en armas contra Celestino III y conquistó el Campidoglio gobernando durante dos años. En 1892 se concluyó el puente actual dándole su primitivo nombre.

    El puente Fabricio toma su nombre del supervisor de las vías L.Fabricio que en el 62 a.C. decidió su construcción en sustitución del puente de madera que existía desde el 192 a.C. En la inscripción del mismo "curator viarum" se lee: "L[ucius] Fabricius C[aii] F[ilius] Cur[ator] viar[um] faciundum coeravit". Sobre el arco central se lee también "Idemque probavit". La otra inscripción "probaverunt", colocada sobre el arco que se apoya en la orilla izquierda del río, nos indica que en el 21 a.C. los cónsules Marco Lollio y Quinto Lepido aseguraron su solidez. Un dato curioso de la administración romana: los encargados de la construcción de un puente tenían que garantizar durante 40 años la solidez de su obra y sólo tras este período de tiempo podían recuperar el depósito cautelar que habían entregado. El hecho de que el puente haya sobrevivido hasta nuestros días demuestra la eficacia de tal medida. La denominación de"ponte dei quattro capi" se debe, en cambio, a la columna rematada en cuatro cabezas que se encuentra en el balaustre inicial del puente. (Foto y texto de Paolo Sarandrea)


  • Mapa de la zona de la Isla Tiberina



  • Villa Borghese "Lugar cosmopolita"

    "Chiunque tu sia, o straniero, purché uomo libero, non temere qui punto le catene
    delle leggi. Passeggia dove vuoi, cogli ciò che desideri, ritirati quando ti aggrada.
    Tutto qui è disposto per il godimento degli stranieri prima ancora che per il proprietario." ("Quien quiera que seas, oh extranjero, siempre que seas un hombre libre, aquí no tienes por qué temer las cadenas de las leyes. Pasea por donde quieras, coge lo que quieras y vete cuando te apetezca. Aquí todo está dispuesto para el placer de los visitantes antes aun que para el proprietario.")

    Con estas palabras, escritas a finales del siglo XVIII, Marco Aurelio Borghese abría las puertas de su casa a todo el mundo.
    Por su avenidas pasearon Goethe, Chateaubriand, M.me de Staël, Stendhal... y todavía se puede percibir su atmósfera cosmopolita.

    La Galería Borghese, con su colección de esculturas; la Plaza de Siena, escenario
    del concurso hípico anual y en la que el francés Arban, en 1842, hizo un vuelo en montgolfiera (todavía hoy podemos subirnos en un globo aerostático en Villa Borghese); la Fortezzuola (ex casa del Gallinaro) donde antaño había avestruces, gacelas y leones, y que, actualmente, alberga el museo del escultor Pietro Canonica; el Jardìn del lago y su pequeña isla artificial con el templo de Esculapio... y muchos otros lugares llenos de encanto y cultura. (Foto y texto de Paolo Sarandrea)


  • Mapa de la zona de Villa Borghese



  • El Balcón del Alcalde

    Pocos lugares pueden gozar del privilegio de una vista tan maravillosa como la que se puede admirar desde el despacho del Alcalde de Roma. Contemplar tanta historia y belleza ha de enorgullecer al ´Primo cittadino´. Pero también, la contemplación de tales restos memorables de un extraordinario pasado tiene que suscitar una gran resposabilidad ante los trabajos de la administración pública. Seguramente no puede dejar indiferente asomarse al balcón y encontrarse ante los Foros, sentirse responsable de una ciudad con más de 2700 años de historia y que en su tiempo fue el centro de una gran área cultural fundadora de las estructuras institucionales del Occidente. (Foto y texto de Paolo Sarandrea)





 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |