Menu


La comunicación entre Jesús y la Hemorroísa
¿Cómo es posible que no se abran verdaderos canales comunicativos en el ámbito de la comunicación interhumana? El P. Felipe Santos explora en el Magisterio de la Iglesia la respuesta a esta interrogante.


Por: P. Felipe Santos sdb | Fuente: .




El borde de su manto.
La multitud se reúne en torno a Jesús y lo apremia desde cualquier parte.

De pronto pregunta Jesús: ¿Quién me ha tocado? Los discípulos le decían: Ves que la gente te está apretujando y preguntas, ¿ quién te ha tocado?

El miraba en torno suyo para descubrir a la persona que lo había hecho. La mujer, asustada y temblando, - pues sabía lo que le había ocurrido -, se acercó, se postró ante él y le confesó la verdad. El le dijo: Hija, tu fe te ha curado. Vete en paz y sigue sana.

¿Qué ha pasado aquí?

Al pensar en los medios de comunicación social, me he sentido fascinado por esta página comunicativa de Jesús con la hemorroísa. Leo en ella tres realidades que caracterizan nuestra civilización, tan condicionada por los medios de masas: la masa, la persona y la comunicación.

1) La masa: es la multitud anónima que rodea a Jesús. Muchos lo tocan incluso físicamente, y no sucede nada; no se distingue a ninguno, nadie asume un papel de relieve; ninguno aparece con un rostro o un deseo propio. Es la imagen de las masas que se califican como disfrutadores pasivos de los medios de masas.

2) Las mujer: entre la masa hay una persona que emerge. Tiene su proyecto de vida, una voluntad precisa y sobre todo una gran fe. Jesús le dirá: Hija, tu fe te ha salvado. Tiene tanta confianza en Jesús que piensa que sólo tocarle el manto, se curará. Por eso, estando metida en la misma multitud, vive un proceso de intensa personalización; entra en contacto auténtico con Jesús, contacto del que el mismo Jesús es consciente y hasta lo dice públicamente. De la masa ha salido una persona.

Este emerger de la persona ha acaecido mediante la comunicación de la curación que hace Jesús a la mujer. Pero, a diferencia de otras veces en las que la comunicación es directa ( Jesús habla, ordena y toca), aquí es suficiente tocar el borde del manto para establecer la posibilidad de un encuentro.

...También mediante los medios de comunicación social es posible una verdadera comunicación humanizadora y salvífica. Es necesario favorecer el proceso de la salida de la masa para que las personas dejen de ser disfrutadores anónimos de los mensajes y de las imágenes masificadas, y entren en una relación personal como receptores dialogantes, activos y vigilantes.

¿Cómo es posible que no se abran verdaderos canales comunicativos en el ámbito de la comunicación interhumana, de la comunicación entre la Iglesia y la sociedad, de la comunicación entre las personas humanas y el Magisterio divino?, ¿ cómo es posible que mediante el televisor ( entendido como el símbolo de los demás medios) puede uno en contacto con la fuerza salvadora de Jesús?

Si te gustó el texto y quieres comentarlo con su autor da un click aquí

 

 


* Para mayor información, visita nuestra biblioteca virtual.

* ¿Qué opinas sobre el tema? Comparte tu opinión.

* ¿Dudas, inquietudes? Pregúntale a un experto

* ¿Te gustó nuestro servicio? Suscríbete a nuestro boletín mensual

 



 

 

 

 

 



 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Antiguo Testamento 25% de descuento
Nuevo Testamento 25% de descuento