Menu


Responsabilidad Social y Desempeño Profesional en el contexto Globalizado
Hoy en día, el mundo está viviendo en una nueva época, marcada por el poderoso fenómeno de la globalización. Pasamos de la sociedad industrial a la sociedad de la información y de ésta a la sociedad del conocimiento, con rapidez y profundidad desconocidas


Por: Lic. Víctor Hugo Arias Fratelli | Fuente: .



Los desafíos para el Profesional Periodista en el Siglo XXI.

Hoy en día, el mundo está viviendo en una nueva época, marcada por el poderoso fenómeno de la globalización. Pasamos de la sociedad industrial a la sociedad de la información y de ésta a la sociedad del conocimiento, con rapidez y profundidad desconocidas en la historia humana.

Hoy en día nadie niega que vivimos una etapa de importantísimos cambios. El desarrollo de nuevas fuentes energéticas, el paso de un mercado de compradores a uno de vendedores, las telecomunicaciones, la informática, el surgimiento de nuevos entornos de trabajo ya no circunscritos a la oficina tradicional, a la fábrica, son sólo algunos de los “heraldos” que anuncian los nuevos tiempos y que encrespan aún más a la enorme ola – en clave de Toffler- que se acerca veloz y amenazante en todo orden de cosas y, entre ellas a las informaciones, al conocimiento.

Hoy en día el valor de la información es innegable y el que tiene acceso a ella, tiene el verdadero poder y los que suministran información son los comunicadores sociales, es por ello que el periodista en este caso; sobre todo el de opinión tiene la gran responsabilidad de actuar con Ética, dentro de los principios morales, de la verdad y la justicia; aunque parezca utópico así debe ser.

Las relaciones internacionales, la información hoy en día conocida internacionalmente en forma inmediata, gracias a los poderosos medios tecnológicos de la información; hacen que ésta deba ser manejada adecuadamente por parte de los comunicadores sociales.

Definitivamente que el siglo XXI, está íntimamente relacionado con la revolución del conocimiento que es la piedra angular del actual orden internacional . Pero este conocimiento no sólo tiene que ser visto como capacidad de crear, adaptar e innovar continuamente bienes y servicios , capitales y personas en el tiempo y en el espacio, sino que debe coadyuvar a la mejora, a la obtención del gran sueño mundial que abrigamos todos los cristianos de tener UN MUNDO MAS JUSTO MÁS CRISTIANO, MÁS HUMANO

México, como todos los países del mundo, vive la marejada del efecto de la globalización, caracterizada por la desaparición de las fronteras geográficas, culturales, económicas y financieras, generando crisis, desajustes y ajustes en los monopolios u oligopolios e instan la libre competencia basada en la actividad y abierta al exterior.

Es bueno recordar que hoy en día no solo se escribe, opina para una pequeña comunidad, en un punto lejano del planeta Tierra; si ha Marco Polo le tomaba meses y hasta años hacer conocer su mercadería e informar de lo que pasaba en su país, hoy todo ello ha cambiado, sólo se necesitan segundos para hacer conocer a toda la Aldea Global lo que pasa en un país, en un área geográfica.

Lejano están los días del telégrafo, del teletipo,de la carta escrita a puño y letra, de los diarios que eran impresos y tardaban días y hasta semanas en el ser conocido en otros países, con excepción de la radio que es el medio más cotidiano y que siempre está presente en cualquier lugar. Medios de los cuales el periodista de hoy en día cuenta y que por lo tanto tiene la gran responsabilidad de utilizarlos adecuadamente , tiene la alta responsabilidad social en el desempeño de su profesión que debe ser acorde a las exigencias que le dicte la Ética y sobre todo de la fe y doctrina cristiana en bien de la humanidad, no solo por capricho, sino por convicción de hacer o restituir un Mundo mejor HOY.

Por ello consideramos que la globalización y los valores éticos en el profesional periodista católico constituye la principal preocupación en los estados a nivel mundial.

Ante la expectativa que generan los medios tecnológicos de difusión, de canal para hacer llegar la información a todos los confines del planeta en contados segundos, consideramos que estos medios deban ser administrados adecuadamente con criterio, con ética cristiana, que vaya más allá de la simple ética nacida de la filosofía; “de ese amor a la sabiduría”, sino en el amor en Cristo Jesús para lograr un mundo más cristiano, más humano, donde halla justicia y paz para todos.

El desafío que presenta la profesión del Periodista Comunicador Social Católico, se debate en una competencia que no tiene antecedentes ajenos a la doctrina cristiana, el arremetimiento de la información del mundo, de los centros de información que solo buscan el lucro, la plusvalía, el sensacionalismo, el hacer noticia, la manipulación de los instintos y las actitudes de la mass media mundial, hacen que el Comunicador católico, tenga hoy la difícil y noble misión de generar información y conocimiento con ética, con ponderación en medio de un mundo que se mueve entre los siete pecados capitales, en donde el rompimiento de los valores tiende a ser cosa común y corriente..

Esta situación es determinante para que uno de los aspectos preponderantes en la profesión del Periodista como es el actuar con calidad profesional y preparación de acuerdo a los cambios, se encuentre en constante evolución, adecuándose a un mundo cambiante y en donde debe predominar la ética

Por ello el Periodista Católico debe tener en cuenta su vital presencia como Comunicador Social, en donde debe primar la ética,el Cristianismo, combatiendo si cabe el término, contra las fuentes del poder que minimizan, soslayan a los principios cristianos tratando de hacer creer en la mass media de que son sólo teorías, y que las costumbres modernas, que el poder, el dinero, la diversión desenfrenada, las aberraciones sexuales, la droga, que la fe, las Sagradas Escrituras son solo asunto del pasado y que en la vida moderna ello ya no tiene cabida.

Para terminar debemos considerar que los medios de comunicación deban ser utilizados adecuadamente, sin extremos, sin chauvinismos, sin excesos, buscar el equilibrio para hacer de este Mundo un LUGAR CRISTIANO, HUMANO CON JUSTICIA Y PAZ PARA TODOS; y esto no debe ser entendido solamente como una utopía.


* Para mayor información, visita nuestra biblioteca virtual.
* ¿Qué opinas sobre el tema? Comparte tu opinión.
* ¿Dudas, inquietudes? Pregúntale a un experto
* ¿Te gustó nuestro servicio? Suscríbete a nuestro boletín mensual







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |