Menu


Educar para ver
Enrique Martínez-Salanova Sánchez y María Amor Pérez Rodríguez hablan de la educación mediática y el cómo formar receptores críticos.


Por: Enrique Martínez-Salanova Sánchez y María Amor Pérez Rodríguez | Fuente: Aulacreativa.org - Network-press.org



 Los más pequeños entran en el lenguaje icónico, inconscientemente, desde la televisión y el bombardeo mediático, nada más nacer; un poco más tarde, el ordenador les inicia en el tratamiento imaginativo y les introduce en un mundo vertiginoso de imágenes y símbolos del que ya no se van a desprender mientras vivan. La imagen en movimiento posee para los más pequeños una extraordinaria atracción.

La familia y la escuela, todo el sistema educativo, debe abordar la problemática didáctica y de aprendizaje que exige el tratamiento de la imagen en el aula, puesto que en la Educación Primaria es muy importante el conocimiento y la interpretación de ésta, dada la cantidad de elementos icónicos que los medios y las tecnologías de la información y comunicación les transmiten. Además de la pintura, el dibujo, el modelado y las dramatizaciones, y otras formas de expresión y comunicación mediante imágenes más tradicionales, la fotografía, la televisión, el vídeo, y sobre todo, el cine, en nuestros días, constituyen el modo más habitual para el uso de este código, que ellos utilizan de manera profusa y a menudo inconsciente sin que la comunicación se realice con posibilidades adecuadas de respuesta.

En este sentido, parece necesario plantearse una educación de «sus miradas» a las imágenes que rodean e invaden su mundo para que puedan comprenderlas y al mismo tiempo sean capaces de comunicarse a través de ellas y les capaciten para el espíritu crítico en cuanto a sus mensajes.

Es por ello por lo que los objetivos que debemos perseguir estarían encaminados a:

Comprender las posibilidades de la imagen en movimiento, en este caso cinematográfica, como elemento de representación y utilizarla para expresar ideas, sentimientos y experiencias.

Expresarse y comunicarse produciendo mensajes diversos, utilizando para ello los códigos del lenguaje de la imagen.

Conocer los medios de comunicación que utilizan la imagen para la creación de sus mensajes, los contextos en los que se utilizan, de manera que puedan apreciarse críticamente.

Sensibilizarse ante la interacción de los sistemas de comunicación verbal y no verbal.

Nos centraremos en la utilización del cine por ser éste un medio de expresión y comunicación, con múltiples posibilidades, no sólo de transmisión, sino estéticas y plásticas, culturales, etc., basado en el uso de la imagen en movimiento.

Sobre el cine está casi todo escrito al mismo tiempo que todo está por escribir. El cine es movimiento, arte, historia, lenguaje, magia, música y documento. Responde con sus imágenes al crecimiento de culturas vivas, a los avances del mundo, a los descubrimientos tecnológicos y a los nuevos lenguajes. El cine se va adaptando a los requerimientos y gustos de nuevas oleadas de gente joven que acude a las salas con el deseo de entrar en contacto con relatos, problemas y modos de ser y de pensar que vayan con su tiempo.

Al mismo tiempo, directores y realizadores jóvenes aportan experiencias frescas al arte cinematográfico construyendo estructuras comunicativas, que se adaptan a cada momento histórico y cultural. El cine antiguo cobra con los años dimensiones insospechadas al ser reflejo y documento de otras épocas. El cine, nuevo arte nacido a finales del siglo XIX, ha adquirido su madurez durante todo el siglo XX y nos sorprenderá con su creatividad durante éste. Las grandes empresas de la industria cinematográfica, presentan todos los años unos cuantos productos especialmente dirigidos a los más pequeños.

Por otra parte el cine compendia los elementos de la comunicación convirtiéndose en elemento insustituible, tanto como recurso didáctico y fundamento educativo para llegar a la investigación, como clave metodológica de los diseños curriculares vigentes y actividad fundamental en todos los niveles educativos, desde los iniciales hasta el universitario. Por todo ello es necesario que los procesos de socialización y de educación cuenten con él, desde el principio, como imprescindible elemento cultural.

Esta guía didáctica pretende que, siguiendo métodos y propuestas que se plantean en los actuales diseños curriculares, los niños y niñas de Primaria, puedan aprender a ver el cine, analizarlo, descubrir valores que quedarían ocultos de no tratarlos en el aula, y comenzar desde edad temprana a localizar los elementos que el cine aporta a la sociedad, desde una perspectiva de trabajo interdisciplinar que abarca contenidos de diferentes áreas.

Maestros y maestras disponen en esta guía, de un completo sistema de trabajo, al que se acompañan en forma de anexos documentos básicos sobre cada uno de los temas que trasversalmente pueden tratarse en las aulas, así como de otros documentos y orientaciones, sobre cine, temáticas complementarias y sugerencias para búsqueda bibliográfica y en Internet, que permitan entrar de lleno en la maravillosa experiencia cinematográfica. Los alumnos descubrirán el cine y lo investigarán, apreciando sus posibilidades de diversión y de aprendizaje, sus engaños y realidades, de manera que puedan ser sensibles a su arte, críticos con sus encantos e inves tigadores de sus contenidos, su lenguaje y su historia.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Antiguo Testamento 25% de descuento
Nuevo Testamento 25% de descuento