Menu


I. “Otra comunicación es posible”
Carta-Declaración del 1er. Encuentro por los Derechos de la Comunicación en las Américas.


Por: Carta-Declaración del 1er. Encuentro por los Derechos de la Comunicación en las Américas. | Fuente: Compartiendo.col



El I Foro Social de las Américas, realizado en Quito, Ecuador, entre el 25 y el 30 de agosto de 2004, fue el espacio para abordar el tema de la comunicación como un proceso social y político interactivo y participativo, en una serie de eventos organizados bajo uno de los cinco ejes temáticos del foro: Comunicación y Cultura.
 
La necesidad de impulsar el debate, la reflexión y la acción alrededor de la comunicación como un derecho humano fundamental llevó a diversas redes regionales y mundiales de comunicación a articular sus visiones y propuestas en el Encuentro por los Derechos de la Comunicación en las Américas.
 
Dicho evento reunió, por dos días, a activistas de medios, periodistas, comunicadores, indígenas, jóvenes, grupos de mujeres, académicos e intelectuales, estudiantes, entre otros, y culminó con la presentación y difusión de la carta “Otra comunicación es posible” en apoyo a la Campaña por los Derechos de la Comunicación en la Sociedad de la Información, CRIS, cuya visión de la ‘sociedad de la información’ está fundada en “el derecho a la comunicación como medio para afianzar los derechos humanos y fortalecer la vida social, económica y cultural de las personas y las comunidades”.
 
A continuación transcribimos la citada Carta-Declaración:

 


 
CARTA DECLARACIÓN: “OTRA COMUNICACIÓN ES POSIBLE”
 


Las organizaciones latinoamericanas de comunicación que promueven los derechos de la Comunicación, reunidas en la ciudad de Quito en el marco del Foro Social de las Américas, se dirigen a comunicadoras y comunicadores, miembros de la sociedad civil y a la opinión pública en general, para manifestar lo siguiente:
 
Reconocemos la creciente influencia de la comunicación y de las nuevas tecnologías de la comunicación y la información. Sin embargo, denunciamos que continúa la avasalladora concentración de la propiedad y de la producción de contenidos en muy pocas manos, que desde hace décadas coincide con la misma concentración que experimentan los medios de producción, comercialización y finanzas.
 
Nos preocupa profundamente que esta tendencia a la concentración empresarial en el sector de la comunicación y la progresiva transformación de la información en mercancía implica una negación de estos derechos de la comunicación: amenaza el derecho a la información y a la libertad de expresión, a la diversidad y a la pluralidad mediática. Esta situación convoca a todos los sectores comprometidos con la democracia a estar vigilantes y a asumir la necesidad de democratizar la comunicación.
 
La gente, los pueblos, las naciones y comunidades requieren otra comunicación. Una comunicación donde la palabra individual y colectiva de todas las personas, dicha desde su particular horizonte simbólico, tenga valor; donde su decisión de construir condiciones de dignidad y justicia pueda ser verbalizada y, por tanto, profundamente asumida; donde la opinión, desde cualquier identidad que provenga, tenga peso proactivo en el conjunto de la sociedad.
 
Entendemos a la comunicación como un derecho humano fundamental que nos asiste desde que nacemos y que todas y todos debemos ejercerlo a lo largo de la vida con igualdad de oportunidades. Por esa naturaleza, la comunicación debe servir para la inclusión social, para que a través de ella se expresen los conflictos y diferencias en diálogo con todos los pareceres, en la búsqueda del bien común.
 
Por ello invitamos a comunicadores y comunicadoras, medios de comunicación, organizaciones de la sociedad civil, personas y entidades con sensibilidad social, a unir esfuerzos para hacer de la comunicación y de las tecnologías de la información instrumentos útiles al desarrollo humano integral, democrático, sostenible y sustentable, afirmando los siguientes aspectos:
 
1. Una comunicación que se base en el reconocimiento del otro, de aquel o aquella que tiene otra cultura, otra identidad política, otra orientación sexual, otro color de piel, otra edad, otro nivel económico, para así impulsar una cultura de paz.
 
2. Una comunicación orientada a desarrollar sujetos ciudadanos y ciudadanas, que dispongan de los instrumentos necesarios para diagnosticar, proponer, decidir, ejecutar (en cuanto sea posible) y evaluar las políticas públicas que convengan a todas y todos los actores sociales que intervengan en cada caso.
 
3. Nuevas tecnologías de la comunicación y la información (TIC), cuyo desarrollo se oriente en prioridad a cerrar la brecha educativa, económica, científica y de oportunidades que existe entre ricos y pobres.
 
4. Medios de comunicación, comerciales y comunitarios, con responsabilidad social e inspiración democrática, que privilegien la defensa y promoción de lo público, porque lo público permite el ejercicio de una cultura deliberativa que confronta y acepta diversas posiciones para hacerlas dialogar y construir acuerdos basados en la discrepancia sobre los conflictos que vivimos, pero asumiéndolos.
 
5. Marcos regulatorios y legales de comunicación e información que apunten, principalmente, al ejercicio de los derechos de la comunicación de los pueblos sin discriminaciones ni exclusiones, y que superen sus parámetros puramente económicos y técnicos.
 
6. Ciudadanos y ciudadanas ejerciendo su derecho de vigilar a los medios, y éstos asumiendo su obligación de responder positivamente a las críticas que se les haga, puesto que, aún siendo privados, su esfera es pública. Para esto es necesario multiplicar las experiencias de veedurías u observatorios ciudadanos de medios.
 
7. La comunicación es un derecho y no una actividad comercial. En este sentido, rechazamos cualquier intento de considerar las diversas formas de ejercicio de los derechos de la comunicación simplemente como servicios audiovisuales o informáticos y como medios de carácter comercial, tal como se pretende imponer en la Organización Mundial del Comercio, OMC, y en tratados regionales como el ALCA y los Tratados de Libre Comercio.
 
8. Finalmente, renovamos nuestros compromisos de construir y fortalecer redes ciudadanas de comunicación o de medios con sentido público de la comunicación para ayudar a construir un pensamiento autónomo y más comprometido con la democracia y el planeta, un pensamiento cuyo fundamento es la solidaridad y la responsabilidad histórica.
 
Quito, 29 de Julio, 2004

Redes latinoamericanas de comunicación en apoyo a la Campaña CRIS (1). ALAI - ALER - AMARC - Proyecto Monitor de Políticas TIC (2) en LAC de APC - OCLACC - Radipaz - WACC - ADITAL
(1) CRIS: Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información.
(2) TIC: Tecnologías de la Información y las Comunicación.

 
Fuente:
Sitio Web http://lac.derechos.apc.org/ y http://www.signis.org.ar/







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Antiguo Testamento 25% de descuento
Nuevo Testamento 25% de descuento