Menu


Canónigo José Melgares Raya, sacerdote de los jóvenes
In Memorian del Canónigo José Melgares Raya, fallecido en Jaén, el 6 de Febrero de 2007


Por: Joaquín Garrido | Fuente: http://www.baezaforos.com



24 años tenía don José cuando vivió el momento más importante de su vida... Ese 29 de junio, mientras los labios se abrían para que su boca proclamara "este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo", sus manos elevaban por primera vez al Amor que habría de guiar sus pasos, cortos pero firmes, por el camino del sacerdocio.

53 años ha pasado don José desde entonces en un ir y venir de Baeza a Jaén, donde ha sido coadjutor de la parroquia de Cristo Rey, capellán del turno de la Adoración Nocturna de S. Ildefonso, capellán del sanatorio médico "Cristo Rey", consiliario de la Agrupación de Cofradías y Hermandades, profesor de religión en el instituto Virgen del Carmen, profesor de seminaristas, co-fundador de la Hermandad de Ferroviarios, fundador del grupo de niños Tarsicios, consiliario diocesano de jóvenes y hombres de Acción Católica, archivero capitular diocesano, canónigo de la Catedral de Jaén, con residenciae en la Catedral de Baeza, en la que fundó y es capellán del turno de jóvenes de la Adoración Nocturna "Corpus Christi".

20 horas de trabajo diario también han permitido a este estudioso infatigable elaborar varios libros, numerosos artículos científicos, artículos de prensa, conferencias y charlas, entrevistas Y como consecuencia de todo ello, la infinidad de homenajes y reconocimientos públicos, ¡hasta una calle tiene el Canónigo Melgares Raya a los pies de la Catedral de Baeza!

Son infinidad las vivencias, experiencias vitales, horas dedicadas al trabajo y al servicio a la Iglesia las que concurren en este sacerdote baezano, pero de todos los calificativos que pueden acompañar a esta historia vital, el que más se adapta a lo que ha sido una de sus facetas más fructíferas, benéficas, y por las que muchos le recuerdan y le adoran es su labor de compañero, confidente y consejero de los jóvenes. Son cientos los que han encontrado a su vera la escucha necesaria ante la duda, la incertidumbre o la desesperanza; cientos los que han oído por su palabra sencilla pero firme la llamada que Dios les hacía a una vida entregada, son incalculables las parejas de jóvenes que desde su bendición matrimonial han cimentado sobre roca la que sería su futura iglesia doméstica en la familia.

Por todo ello, este hombre -que se aleja de nosotros con paso cortito pero ágil- es llamado por muchos "sacerdote de los jóvenes".

Este artículo se redactaba dos meses antes de la muerte de nuestro querido padre, don José Melgares, a quien el pueblo de Baeza quiere dar un pequeño homenaje con el nombramiento, a título póstumo, de Hijo Predilecto. Para ello, se ha redactado un Manifiesto, al que quisiéramos sumar el mayor número de adhesiones y que dice así:

"El pueblo de Baeza, haciéndose eco del evidente clamor popular de sus habitantes, solicita que le sea concedido el Título de Hijo Predilecto de la Ciudad de Baeza, a título póstumo, al M. I. Sr. Dr. D. José Melgares Raya, Canónigo de la S.I. Catedral de Baeza.

Y entre la interminable lista de razones que concurren en su persona para que se lleve a efecto esta solicitud, manifiesta que:

Habiendo nacido en la ciudad de Baeza, ha destacado de manera extraordinaria por sus cualidades humanas y sacerdotales y otros méritos personales.

Del mismo modo, resultan ser de indiscutible consideración en el concepto público los servicios prestados en beneficio de Baeza, materializados en su dedicación y entrega, en grado extraordinario, al impulso, fomento y conservación del patrimonio histórico, cultural y religioso de la ciudad

Patrimonio de la Humanidad.
En Baeza, Febrero de 2007."

Puede firmarse vía web desde www.baezaforos.com donde, además, incluimos una sección especial sobre don José Melgares para la publicación de los testimonios que nos van llegando de numerosas personas en las que don José ha dejado un recuerdo imborrable.
 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |