Menu


Padre Martín Enrique Ávalos Magaña
Mi formación durante el bachillerato con los padres salesianos despertó en mí un deseo de formar algún día un grupo musical


Por: . | Fuente: http://www.padremartin.org.sv



Mi formación durante el bachillerato con los padres salesianos despertó en mí un deseo de formar algún día un grupo musical, sobre todo para poder evangelizar a los jóvenes. Cabe mencionar que solo era un deseo ya que no poseíamos los medios, ni las personas que pudiesen involucrarse en este proyecto.

En 1993 fui nombrado párroco de la parroquia La sagrada Familia de Turín en Ahuachapán, es el municipio más pequeño de ese departamento, era mi primera parroquia y contaba con 30 años. Ese año nació Radio Luz y comencé a colaborar con dicha radio y dar mis primeros pasos en los medios de comunicación. Mi primer programa fue “La hora de la gracia” que era una enseñanza sobre la eucaristía y orábamos por los enfermos. El programa duró aproximadamente como 4 años. En esos años tuvimos en la radio 1090 de Atiquizaya un espacio con un programa que se llamó “Razón de vivir” y llegamos a todo el departamento de Ahuachapàn, lo conducíamos Andrés Lozano, René Contreras y su servidor.

El contacto con la radio me fue llevando en la línea de la música y ya en 1993 realizamos en Turín la “primera pascua juvenil” invitamos a unos músicos y algunos solistas y nos reunimos como 500 jóvenes en el costado poniente del templo (esa noche llovió y tuvimos que refugiarnos en el templo antiguo).

En 1994 junto con Alfredo Velis compramos un par de guitarras de madera y un par de panderetas y comenzamos a visitar los oratorios del Ciprés, las pozas, el tablón (cantones de san Lorenzo) y otros más. Por las noches dábamos cursos bíblicos y luego animábamos con los cantos que conocíamos más o menos. La semilla se había sembrado, faltaba tiempo, esfuerzo, pero sobre todo perseverancia y sacrificio.

Conocimos a un ministerio que nos ayudó mucho se llamaba "Sembradores de verdad" y considero que fueron de los pionero en este género, cuando en la Iglesia se hablaba poco o nada de los ministerios de alabanza. Saúl Cestoni era el director y se convertiría en el primer director del grupo.

En una mañana de domingo nos reunimos en una casa en Atiquizaya con un grupo de jóvenes para soñar despiertos, buscar bienhechores, hacer proyectos y tuvimos nuestro primer ensayo. Oramos, pedimos el espíritu santo y Dios nos confirmó que bendeciría su obra…..la semilla había germinado….recuerdo algunos nombres: Mauricio Rivas, Pati de Rivas, René Contreras, Alfredo Velis, Saúl Cestoni, Lilian Ibarra, Rosa Elena Figueroa. Roxana, Dalila Peñate, Nuri orellana, etc….luego se agregarían otros.

Una noche en la casa de Mauricio Rivas en Atiquizaya mientras hacíamos proyectos y ensayábamos algunos cantos, el Señor nos inspiró el nombre que tendría nuestro ministerio y después de algunos momentos el señor nos dijo “Dei Verbum” (palabra de Dios) El nombre hacía alusión al documento del Concilio Vaticano II que nos habla sobre la revelación divina; y efectivamente eso queríamos ser una manera de dar a conocer a un Dios vivo.

En esos días nos enjaranamos con una batería, un bajo, un teclado. Confiando en la providencia Divina que nunca nos ha abandonado.
Comenzamos a ser invitados a participar en parroquias y otros lugares y poco a poco le servimos al Señor de esa manera.

En junio de año 1997 comenzamos una nueva etapa en la ciudad de Atiquizaya; después de una intervención quirúrgica el Señor me envió a trabajar a dicha parroquia. Hubo un tiempo de incertidumbre ya que era una parroquia donde no había espacio para esta forma de evangelizar, pero Dios nos dio los medios. Algunos jóvenes que eran de Turín (la mayoría) ya no siguieron en el ministerio y Dios fue llamando a otros jóvenes para que se involucraran.

Junto a la música comenzamos a implementar un sistema de evangelización, los jóvenes que formarían parte del ministerio y este servidor fueron los primeros en vivirlo y luego fueron otros y otros, hasta que la parroquia se organizó y la música se convirtió en un verdadero ministerio dentro de la comunidad parroquial. En estos días se incorporó Isidro Rosas como director musical, esto nos ayudó a darle mayor profesionalismo y crecimiento musical. Junto a este esfuerzo comenzamos a producir nuestra música y comenzamos a dar a conocer al Señor por medio de la música.

Pasados un par de años el Señor nos llevó por la línea de adoración eucarística, experiencia que comenzó a cambiar nuestra vida y la vida de muchas personas que desde entonces han participado en nuestras ministraciones. Dios nos llamó y de eso estamos convencidos.Después de casi 6 años de servir en Atiquizaya el Señor nos envió en octubre del año 2002 a la parroquia Universitaria Inmaculada Concepción de María (UNICO) donde continuamos sirviendo al señor por medio de algunas actividades. Hemos servido a parroquias, movimientos, asociaciones, etc.

Dios por medio de la carta de Juan Pablo II sobre la eucaristía nos ha confirmado el culto que le damos de adoración y son muchas las bendiciones que el Señor ha derramado en muchas personas por medio de la presencia real de Jesús en la hostia consagrada.

Visita mi sitio web en: http://www.padremartin.org.sv







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |