Menu


La conversación entre esposo y esposa
Libro El buen amor en el matrimonio. Horacio Bojorge


Por: Horacio Bojorge | Fuente: El buen amor en el matrimonio



1.- LA CONVERSACIÓN ENTRE ESPOSO Y ESPOSA
Para comunicarse mejor


Tomo este fragmento de un diálogo radial que mantuve con Sandra y Miriam en Radio Familia, Murialdo, Mendoza y que publiqué por entregas en el Blog del Buen Amor. Publico también algunos comentarios útiles de dos visitantes.

Miriam.- En la segunda parte del libro “La Casa sobre Roca” Usted toca un tema que a mí me gusta mucho: la amistad matrimonial.
Padre Horacio - Sí, porque la amistad es el nombre del amor. Pero es amor recíproco y por eso debe ser en las dos direcciones. No basta con que uno quiera al otro.
Miriam - Me gusta cuando dice que el varón tiene que saber escuchar a la mujer… A nosotros nos cuestan otras tantas cosas pero al varón le cuesta escuchar a la mujer. Quizás porque hablamos demasiado.
Padre Horacio - Sí, o porque él mismo no se da cuenta de que eso forma parte importantísima del ministerio del esposo. Un médico que no escucha al paciente no puede diagnosticar. Y como él es médico de su esposa debe escuchar el alma de su esposa, ponerle el oído para ver dónde está el mal si es que hay mal y dónde está el bien si es que hay bien. Porque la esposa muchas veces va con su alma al esposo esperando una claridad que ella no consigue tener acerca de sí misma y que el esposo, cuando vive en estado de Gracia, puede dársela. Él tiene la Gracia de decirle: “Lo que te pasa es tal cosa”. Y ella dice: “Realmente es así”. No porque se lo dijo él, sino porque fue como un reflector la razón del esposo proyectándose sobre la oscuridad del alma de la esposa, permitiéndole a ella ver, verse, ver en su interior, leer su propia alma.
Podemos dar otra comparación y decir que el oído del esposo es como un espejo donde ella se ve. La mujer necesita un espejo, siempre necesita un espejo. Sin espejo le cuesta mucho arreglarse. Y necesita el oído del corazón del esposo como un espejo de su alma para poder verse en lo que el esposo entiende de ella.
Sandra - Eso es lo que muchas veces nos cuesta a nosotros: poder reconocernos a través de ese espejo.
Padre Horacio.- Eso hay que enseñarlo en el noviazgo. Y si la novia le da relaciones prematrimoniales, el varón está super-distraído del alma de ella. Está pensando en su cuerpo; de su alma, aunque quiera, no puede interesarse. Y la novia no se da cuenta porque su sexualidad está integrada con su amor mientras que en el joven la sexualidad se desintegra y cada vez se desintegra más si no entra en la integración de la castidad, que es una virtud que exige del varón el sacrificio de su pasión sexual por amor a ella.
Miriam - Sin duda. Y por otro lado este “Sí” al que usted hacía referencia al principio que es la renovación de la amistad matrimonial diariamente.
Padre Horacio.- Así es, diariamente.
Miriam - Por eso uno no se explica cómo matrimonios de 20 ó 25 años se separan. En verdad yo creo que el problema empezó mucho antes porque no se cultivó esa amistad.
Padre Horacio.- Se fue corrompiendo. Las heridas se fueron enconando. O quizás hubo una falla en los cimientos, al comienzo, y cuando llegó la prueba, la casa no resistió.
Esta imagen de la casa sobre roca es muy importante y es en el noviazgo donde se pone el cimiento: practicar la Palabra de Cristo. Y si no les importa Su Palabra y ellos saben más que Dios, porque el Mandamiento lo tienen claro pero no lo cumplen, lo que es muy común entre los jóvenes, luego pagan cara esa soberbia.

Comentario de David

Hola padre: verdaderamente esta idea suya del espejo es fabulosa, nunca se me hubiera ocurrido. También quiero aportar algo: el marido es responsable del alma de la esposa para evitar que el demonio haga con ella lo que hizo con Eva. No es bueno que la esposa quede sola. Por otro lado la esposa es responsable del cuerpo del marido porque el varón es el alma de la esposa y la esposa es el cuerpo del marido. Es decir: que la esposa pueda ser el médico de su marido y el marido el sacerdote de ella.
Escuchar a la esposa es importante porque ella es la mejor consejera del marido (igual que la Virgen) mientras también es importante que la esposa escuche al marido ya que su marido está llamado a ser su maestro (igual que Jesucristo). También es importante aquí acordarnos de que el marido es cabeza de la mujer y la mujer es el corazón de su marido, por eso el marido es el maestro de la cabeza de su esposa y la esposa es la consejera del corazón de su marido... y todos felices ¿o no?

Comentario del Doctor Jorge.

El marido debe escuchar a la esposa, pero esto requiere que ambos pongan de su parte. El marido ha de saber que la mujer tiene un patrón de comunicación circular que es diferente al de él, que es horizontal, por eso él debe poner de su parte para evitar distraerse ni debe tratar que su esposa se comunique en forma horizontal, porque no es su naturaleza. Y la mujer ha de tratar de concentrar sus ideas fuerza en los primeros minutos, para luego desarrollarlas. Con voluntad y la ayuda de Dios todo es posible.

Padre Horacio:

Estimado Dr. Jorge: Muy interesante e instructivo su comentario. ¿Sería tan amable de explicarnos un poco mejor lo que entiende por patrón de comunicación circular de la mujer y horizontal (¿lineal?) del varón? Y ¿sería tan amable de exponer más detalladamente lo que Usted considera que la mujer debe "poner de su parte" para ser escuchada y entendida por el esposo?
Yo me he referido en la conversación radial a lo que es deseable como actitud del varón ante una buena disposición de la esposa. Por lo visto, Usted ve, con razón, otro lado de la relación a la que yo no me referí. ¿Qué es lo que Usted tiene en mente al hacer su comentario? Creo entender que a veces a la mujer puede no interesarle abrir su alma, ya sea por autosuficiencia, ya sea por falta de esperanza de ser comprendida (a veces por una historia de desilusiones en ese sentido) otras veces porque ella misma no es capaz de escuchar al esposo. Es difícil hacer justicia a todos los requisitos para una comunicación ideal entre ambos. Pero podemos ir sumando y aproximándonos.

Doctor Jorge:

Apreciado en Cristo Padre Horacio, Gracias por sus palabras. Mi intención ha sido complementar lo bien expresado por usted.
Existe en el Cerebro humano una estructura llamada el cuerpo calloso, que en la mujer es mucho más ancho que en el varón. Este cuerpo calloso comunica los hemisferios derecho e izquierdo. Es decir que para la mujer le es más natural relacionar simultáneamente la parte lógica (del hemisferio izquierdo) con la emotiva (del hemisferio derecho), y a eso llamamos comunicación circular. En el varón este cuerpo callosos es más estrecho y no permite estas conexiones, así que o transmite con lógica (hemisferio izq.) o emotiva (hemisferio der.), eso es comunicación horizontal.
Así una conversación típica entre dos papás (vamos a ponerles Juan y Pedro) que se encuentran puede ser:
- Hola Juan, te cuento que mi hijo Pedrito está en el equipo de fútbol del colegio.
- Hola Pedro, ¡Qué bueno! ¿Cuándo juega?
- Este domingo
- Entonces este domingo lo iré a ver para alentarlo
La misma situación entre dos mujeres (vamos a ponerles María y Cecilia) podría ser:
- Hola María, te cuento que estoy muy contenta que mi hijo Pedrito está en el equipo de fútbol del colegio. Está que no cabe en sí
- Hola Cecilia, ¡Qué bueno! En cambio mi hijo Juanito está muy triste porque a él no lo eligieron
- Sí, lo entiendo es que el entrenador no sabe tratar a la gente, es muy agresivo
- Así es dicen que tiene problemas personales. Pero en fin, voy a decirle a Juanito para que vayamos a hacerle barra a Pedrito ¿Cuándo juega?
- Este domingo, está emocionadísimo
- Entonces este domingo iremos para alentarlo y que se sienta con más confianza
Así cuando la mujer le habla al varón, después de dos o tres minutos el varón suele pensar que su esposa lo está “sermoneando” y no es así, o se suele distraer, porque el mensaje que recibe implica parte lógica y emotiva, por eso es que muchas veces después del tercer minuto ya pierde la concentración.
Por eso yo siempre recomiendo a las señoras que en los dos ó tres primeros minutos traten de concretar y luego desarrollar lo que ya se dijo, y a los hombres que traten de repetir las ideas fuerza a ver si han captado bien, pero que nunca esperen que su cónyuge cambie su mecanismo de comunicación, porque le es propio de acuerdo a la estructura de su cerebro.
Es más, no es conveniente que cambien, porque así diferentes como son se complementan y potencian como matrimonio.

Padre Horacio:

Muy estimado Dr. Jorge: Agradezco mucho su generosidad en dedicar el tiempo a dejar este nuevo comentario en el blog. Enseña mucho y será sin duda muy útil a los visitantes que lo lean. Sus observaciones desde la morfología o anatomía del cerebro masculino y femenino, reflejan, a mi parecer, lo que la Sagrada Escritura nos dice en su lenguaje simbólico propio cuando presenta a Dios ´amasando´ del barro al varón, ´construyendo´ en cambio a la mujer de hueso del varón.

 



Artículo patrocinado.

Gracias a nuestros bienhechores y su generosa ayuda, hacemos posible la publicación de este artículo.

¡Dona Aquí!






Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |