.
Hacer amor; no "hacer el amor"
Escritores Actuales / Abdala Alberto

Por: Dr. Alberto Abdala | Fuente: Catholic.net

¿Por qué se sigue usando "hacer el amor" para indicar la máxima entrega de los esposos? Se sigue enseñando con el ejemplo en T.V., películas, revistas, etc., lo estrictamente fisiológico... ¿donde quedó el hombre, el animal con espíritu... por qué orgullosamente nos decimos la única creatura con espíritu, con alma...?

En su máxima unión, en su máxima manifestación de trascendencia de lo orgánico a lo espiritual, al crear amor; no corregimos nuestros adjetivos y lo calificamos como corresponde y lo enseñamos a ser vivido y más aún a ser recordado como el paso "supremo" del hombre (con alma) a lo máximo espiritual y en ese momento evadido de la realidad casi toca el más allá, lo etéreo, lo espiritual, lo único, exclusivo humano; logrado por el milagro del matrimonio en su máxima manifestación de intimidad matrimonial y ahí en ese momento HACE AMOR.

Enseñar como meta no lo orgánico de las relaciones sexuales matrimoniales, que se cumplen según un patrón heredado, sino que mientras se va cumpliendo ese ciclo estereotipado, los esposos en cuerpo y alma buscan y logran su mayor intimidad, se contemplan, se elogian (la palabra contribuye a la máxima entrega): son esposos que HACEN AMOR; amor exclusivo de ese matrimonio y no "EL AMOR" genérico, sinónimo de relacionase sexuales. Hacen" el amor" como lo hacen todas las parejas del mundo, porque los instintos de especie son los mismos en todos los seres que a ella pertenecen. LOS ESPOSOS JAMAS PERMITIRÁN ESO. SE ELEVAN SOBRE SUS INSTINTOS Y SUS RELACIONES SON HUMANAS, SON MATRIMONIALES Y MAS AUN SON PERSONALES, PROPIAS DE ESE MATRIMONIO Y DE NADIE MAS.

Esto es muy repetido por su valor e importancia porque dignifica al matrimonio.

Los esposos, en sus relaciones sexuales, HACEN AMOR cuando cumplen con todos los detalles especificados en el capítulo de intimidad matrimonial. Los amantes, las parejas HACEN EL AMOR sinónimo de tener relaciones sexuales tipo extra-matrimoniales.

Cuando se pasa de lo físico a lo espiritual, es la etapa matrimonial, de esposos de las relaciones sexuales matrimoniales. Ahí sí no hay monotonía, nada estereotipado, porque lo psíquico y espiritual es inagotable y es personal por eso es íntimo. Es vivir ese momento exclusivo de muchas coincidencias: matrimonio normal en intimidad matrimonial normal con relaciones sexuales matrimoniales normales y con suficiente evolución para poder, elevándose sobre lo físico: clímax, orgasmo físico, vivir la plena intimidad de esposos buscando hacer una las dos interioridades, el orgasmo de conciencia.

Nunca el ser humano será tan libre, tan pleno, tan infinito.

Ese momento es distinto a cualquier otro momento, de duración efímera; pero los esposos gozarán sus beneficios perpetuándolo en la mente; disfrutarlo con gestos y palabras exaltando la perfección sexual matrimonial que así generó amor: HIZO AMOR.

Hacer amor es privilegio exclusivo de esposos que se esmeran en ello porque es el sustento del matrimonio; mientras que "hacer el amor" es simplemente tener relaciones sexuales con fines eróticos y placenteros que no requieren mas que la capacidad orgásmica de un hombre y una mujer o aún dos del mismo sexo.

Cuanta diferencia entre "hacer el amor" y "hacer amor" Los esposos cumpliendo todos los requisitos ya explicados hacen amor, es su privilegio y para ello deben estar en cuerpo y alma en su intimidad matrimonial mientras que parejas, amantes, homosexuales, prostitutas hacen el amor o sea tienen relaciones sexuales instintivas, eróticas.

La relación sexual matrimonial que "hace amor" se la debe buscar, procurar, lograr, etc. sino no sale de lo simplemente erótico aunque sea fisiológicamente normal (como las relaciones extra-matrimoniales.)

Hay que enseñar primero a humanizar las relaciones, luego hacerlas matrimoniales y por último hacerlas exclusivas de cada matrimonio. Vivido así ese momento, recordarlo, comentarlo entre los esposos para mejorarlo y para agradecerlo al matrimonio que es el único que da esa posibilidad.


HERMOSO Y GRATIFICANTE DESAFIO DEL MATRIMONIO.

Importantísimo:

1.- recordarlo, porque será en palabras tiernas, cálidas, llenas de amor conyugal.

2.- describirlo porque facilitara su repetición y se prolongará su recuerdo permitiendo modificar lo necesario para que sea cada vez más de ambos esposos.

3.- agradecerlo al matrimonio - único capaz de generarlo- porque dignifica, valoriza los esposos que lograron vivir ese momento, sintieron su impulso especial y la necesidad de volver a vivirlo en "cuerpo y alma".

Hicieron amor propio de ese matrimonio, no el "amor común" a otros matrimonios sino exclusivo de ellos. "Hacer el amor" es la expresión menos obscena para decir "relaciones sexuales". Cualquier pareja hace el amor; solo los esposos bien preparados con todos los requisitos y conocimientos necesarios, en intimidad matrimonial "hacen amor" que requiere concentración, pasión y amor conyugal sumado a todos los otros requisitos.

Tener orgasmo físico (que también se logra con simple masturbación) es "hacer el amor" sinónimo de tener relaciones sexuales; pero para "hacer amor" se necesita:

- esposos que se amen

- intimidad matrimonial normal

- preparación y conocimientos

- cumplir todo lo necesario que exigen las relaciones sexuales matrimoniales

- llegar al orgasmo físico que es solo un elemento más para llegar al orgasmo de conciencia

- elevarse al orgasmo de conciencia con intervención de "la palabra"

Así se HACE AMOR CONYUGAL.

¿Cuándo -ella y él- que acaban de conocerse, como se ve en las películas llenan esos requisitos? NUNCA, ello sí hacen el amor; solo los esposos tienen el privilegio de "hacer amor" porque lo necesitan para mantener su matrimonio; el resto como parejas, amantes, etc., hacen el amor o sea tienen relaciones sexuales.

Solo los esposos -repito- cumpliendo lo detallado "hacen amor" que mantiene vivo el matrimonio.

En matrimonio las relaciones sexuales matrimoniales no son solo descargar tensión, satisfacer un deseo, etc.,. El matrimonio exige más pero da todas las posibilidades para lograrlo, solo que hay que explicarlo, enseñarlo para que todos los esposos puedan vivirlo. ES EL MÁXIMO VINCULO DE UNIÓN MATRIMONIAL. Muchos matrimonios llegan a ese momento y no lo viven plenamente porque no saben interpretarlo.

Terminar una relación sexual matrimonial sin que la esposa logre el orgasmo y quedarse dormido no es de esposo. Los esposos deben saber vivir plenamente el momento de máxima intimidad que se alcanza en máxima entrega, en mutua contemplación, sin la ansiosa meta del orgasmo y donde el clímax que llega solo, indica que no habrá más excitación y ahí mirándose a los ojos con las palabras más tiernas de cariño viven plenamente su momento de esposos, HACEN AMOR.

Nadie se apresure a la crítica para defender su propia situación de pareja, amante, etc. porque solo el matrimonio sirve de ejemplo a los jóvenes, lo demás no es defendible y no porque a una pareja "le conviene" como vive es para generalizar ni es el mejor logro humano.

Sé que se criticará que también los amantes pueden hacer amor, etc., etc. pero nadie dejará de creer que matrimonio es la máxima demostración de amor y es lo máximo que un hombre puede ofrecer a la mujer que ama.

Nadie afirma que el matrimonio no es exigente en tiempo, conducta, conocimientos, etc., etc., todos los días y cada día. Pero llegar al matrimonio es una decisión personal en responsabilidad. El ser humano no tiene otra alternativa valida en su vida; la solución es estar bien preparado para semejante empresa -estar educado para el matrimonio con los conocimientos necesarios- Sabiendo como es el matrimonio el que no se anime a semejante o no se sienta capaz de ello que no contraiga matrimonio.

Comentarios al autor: [email protected]