.
La publicidad y la comunicaciĆ³n
Escritores Actuales /Santos Felipe

Por: P. Felipe Santos SDB | Fuente: .


La publicidad es un hecho en los medios de comunicación social. Sin ella no podrían subsistir. En España, desgraciadamente, todas las cadenas de TV y las radios privadas se surten de anuncios en abundancia. Ya es una exageración.

Por cada cuarto de hora, más o menos, ponen unos ocho minutos de anuncios. Por eso hay que acudir continuamente al zapping. Pero sabedoras de este aparatito, se ponen de acuerdo para hacer publicidad a la misma hora. No hay quien se libre, salvo que se apague el televisor.

La publicidad, decía Pablo VI, condiciona el desarrollo integral del hombre, directa o indirectamente, e influye en su vida cultural...Se inspira en ciertas visiones del mundo que exigen de los cristianos que den un juicio y tengan una forma de actuar ante ella.

La Iglesia ve con buenos ojos la capacidad creativa del hombre. La publicidad puede convertirse en un sano y eficaz instrumento para la ayuda recíproca de los hombres. Otro aspecto de la publicidad es el informativo. La publicidad debe ser verdadera, prudente, respetuosa para con el hombre y sus valores esenciales.

La publicidad promueve determinados intereses que, aunque legítimos, deben tener en cuenta el bien común y la situación del desarrollo integral del destinatario o receptor, su ambiente cultural y económico, y su grado de desarrollo educativo.

Como es bien conocido, el mensaje publicitario se orienta a un convencimiento eficaz, y se difunde mediante el asesoramiento de precisos conocimientos psicológicos y sociales, formas y modos altamente persuasivos.

Aquí se impone la exigencia de respetar a la persona humana, su derecho-deber para una elección responsable, su libertad interior, todos los bienes que, de ser violado, le llevarían a dar rienda suelta a sus tendencias que deterioran al hombre y que hasta llegan a comprometer su capacidad de reflexionar y de decidir.

La amplitud del fenómeno publicitario, con sus implicaciones morales y religiosas, hay que tenerlo muy en cuenta. No se deben crear ansiedades irrealizables en la gente que, por otra parte, compite por tener como los más poderosos.


Si te gustó el texto y quieres comentarlo con su autor da un click aquí


* ¿Qué opinas sobre el tema? Comparte tus observaciones con otros miembros de la comundad interesados en charlar sobre el artículo.




* Para mayor información, visita nuestra biblioteca virtual.

* ¿Qué opinas sobre el tema? Comparte tu opinión.

* ¿Dudas, inquietudes? Pregúntale a un experto

* ¿Te gustó nuestro servicio? Suscríbete a nuestro boletín mensual