> English
> Français
> Italiano
El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Sexualidad y Bioética | sección
Células madre o troncales o estaminales | categoría
Células madre embrionarias y ética | tema
Autor: Natalia Lopez Moratalla
Clonación de celulas madre
Descripción de lo que es la clonación terapéutica y sus consecuencias éticas, más un extenso análisis de las diferentes fuentes y usos de células estaminales adultas y de cordón umbilical.
 
Clonación de celulas madre
Clonación de celulas madre
Aspectos biomédicos de la clonación humana y células madre
Capitulación:
I Las terapias de reemplazo y trasplante celular

1.1. Terapia Génica
1.2. Terapia celular con células madre
1.3. Obtención de células madre por clonación
1.4. Reprogramación genética
1.5. Terapias combinadas
1.6. Obtención de órganos o tejidos


II Fuentes de células troncales humanas y potencial terapéutico

2.1. Células madre pluripotentes de embriones humanos
2.1.1. Totipotencialidad de las células madre del embrión
2.1.2. Uso de las células fetales troncales humanas: enfermedad de Parkinson
2.2. Células troncales de tejidos y órganos de adulto
2.2.1 Células troncales del tejido adiposo
2.2.2. Células troncales del cerebro
2.2.3. Células troncales neurales del bulbo olfatorio
2.2.4. Células troncales en el ojo: cornea y retina
2.2.5. Células troncales en el folículo del pelo y células troncales de la piel
2.2.6. Células troncales en el páncreas de animales. Potencial uso en la terapia de la diabetes mellitus.
2.2.7. Células musculares inmaduras
2.3. Células troncales progenitoras hematopoyéticas de adulto
2.3.1. Células troncales de la sangre del cordón umbilical
2.3.2. Celulas madre hematopoyéticas del mesénquima

Bibliografía consultada


I Las terapias de reemplazo y trasplante celular


En los últimos años los avances en la Genética humana, la Biología Molecular y Celular, y la Terapia Génica han dado lugar a un cambio considerable en los planteamientos terapéuticos, de forma que los nuevos tratamientos de la Terapia Celular (modificación genética y la maduración y transplante de células troncales, o las combinaciones de ambas( se presentan muy prometedores. A su vez, la aplicación clínica de la técnica de fertilización in vitro en los hombres, y la Biología Celular del Desarrollo han permitido conocer más a fondo los pasos iniciales de la embriogénesis, lo que ha abierto la manipulación de los embriones de mamíferos. Por otra parte, las técnicas de producción de animales transgénicos (animales en los que se había introducido un gen extraño durante las primeras etapas de su desarrollo embrionario(, impulsó el aislamiento, cultivo y modificación genética de las células del embrión de mamíferos de muy pocos días.

Con mayor o menor intensidad, los tejidos y órganos humanos tienen capacidad para repararse y regenerarse por sí mismos. Diversas enfermedades humanas, incluidas el Parkinson, alteraciones cardiacas, diabetes, etc., implican una degeneración celular irreversible. Por ello se busca un método que permita producir, utilizando mecanismos similares a los que usa el organismo de forma natural, células humanas intactas in vivo, o bien in vitro, y en este caso transplantarlas o inyectarlas al paciente, para reparar los tejidos u órganos que se han alterado. Esta reparación de tejidos se basa fundamentalmente en la utilización de células madre o troncales (stem cells). Son células que se caracterizan porque tienen la posibilidad de madurar y diferenciarse hacia tipos celulares específicos, y por poseer una capacidad ilimitada de perpetuarse por multiplicación. Aunque queda un largo camino por recorrer, diversos intentos con ratón, y alguno con humanos, indican ya que es posible una medicina reparadora (Kaji E.H. y Leiden J.M., 2001)


1.1. Terapia Génica

La identificación de genes implicados en enfermedades humanas, y el desarrollo de nuevos vectores capaces de dirigir los genes deseados a diferentes tejidos in vivo, han dado lugar a nuevos y significativos progresos en el área conocida como Terapia Génica. Con este tratamiento se trata de modificar algunos genes en el interior de las células y producir así el efecto terapéutico deseado. Las modificaciones genéticas pueden llevarse a cabo en cultivo, y las células manipuladas se administran después al paciente; o, pueden implicar procesos de modificación de células in vivo (Mulligan R.C., 1993; Fuchs E., y Segre J.A., 2000).

La mayor parte de los estudios que se han realizado hasta la fecha pretenden reemplazar un gen defectuoso por una copia normal; es éste el caso de enfermedades causadas por la alteración de un sólo gen; así ocurre con del gen regulador transmembrana en el epitelio respiratorio de enfermos con fibrosis quística (Knowles M.R., et al., 1995), o el gen del receptor de LDL en el hígado de pacientes con hipercolesterolemia familiar (Grossman M., et al., 1994). También se usan estos procedimientos en terapias antitumorales en que se introducen genes capaces de producir una reacción citotóxica, como el de la timidina quinasa del virus herpes simple (Vile R.G., et al., 2000) o genes angiogénicos, como el factor de crecimiento vascular endotelial, en el tratamiento de la isquemia cardiomiopática (Losordo D.W., et al., 1998). Se investigan las bases genéticas de enfermedades complejas, multigénicas, como la diabetes mellitus o la enfermedad de Alzheimer, con el fin de corregir y reemplazar las células nerviosas, o las células beta del páncreas destruidas.


1. 2. Terapia celular con células madre


Las células madre más características son las células embrionarias primitivas totipotentes que se generan tras las primeras divisiones del cigoto, constituyendo el organismo embrión y que si por algún motivo se separan, cada una de ellas podría dar lugar a otro individuo. Desde los estados más precoces comienza el proceso de diferenciación celular de forma que las células de cualquier organismo recorren trayectorias biológicas diversas que las hacen células "diferenciadas"; esto es, con características morfológicas y funcionales especializadas.

El embrión, después de las primeras divisiones, se reorganiza y en su interior comienza a formarse una cavidad, el blastocele; las células del embrión, que entonces se llama blastocisto, empiezan a diferenciarse en dos tipos: el trofoblasto que forma una envuelta externa, y un grupo compacto de células en la parte interna, que recibe el nombre de masa celular interna y de las que se derivarán todas las células del embrión, del feto y del organismo adulto. Son éstas las llamadas células madre pluripotentes, por su capacidad de originar múltiples tipos celulares.

Por último, las células madre multipotentes se encuentran en los diferentes tejidos adultos y pueden dar lugar a distintas estirpes celulares, dependiendo de factores externos.

Algunos descubrimientos han revolucionado recientemente la Biología de las células troncales y han mostrado el potencial clínico de éstas células para paliar diversas enfermedades humanas. En primer lugar se han detectado células troncales (que mantienen la capacidad de proliferar y madurar hacia diferentes tipos celulares tanto in vitro como in vivo( en órganos, como el cerebro (Johansson C.B., et al., 1999; Morrison S.J., et al., 1999; Doetsch F., et al., 1999) y el músculo (Gussoni E., et al., 1999), que se pensaba, hasta hace poco tiempo, que carecían de potencial regenerativo. Estudios con animales han sugerido que las células con capacidad de proliferación en el sistema nervioso central desempeñan un papel importante en los procesos de memoria y aprendizaje (Goldman S.A. y Nottebohm F., 1983); y además cultivadas y transplantadas al sistema nervioso central son capaces de diferenciarse a neuronas maduras.

Igualmente las células progenitoras inmaduras del músculo esquelético (mioblastos) han podido cultivarse in vitro y después de transplante se han diferenciando y repoblando la zona muscular dañada (Beauchamp J.R., et al., 1999). En segundo lugar, se ha comprobado que estas células madre de adulto, especificas de órgano, tienen una gran plasticidad y una vez aisladas se diferencian a una variedad de tipos celulares. Por ejemplo, en experimentos con animales se ha demostrado que las células madre neurales se diferencian para dar linajes hematopoyéticos (Bjornson C.R., et al., 1999), de forma semejante a como lo hacen las procedentes de la médula ósea pasan a tipos no-hematopoyéticos, incluyendo el músculo esquelético (Ferrari G., et al., 1998), microglía (Eglitis M.A.,1997) y astroglía (Kopen G.C., et al., 1999) en el cerebro, y a hepatocitos (Petersen B.E. et al. 1999). Estos hechos sugieren la posibilidad de que las células madre de la medula ósea se puedan llegar a transplantar en tratamientos de enfermedades como distrofia muscular, Parkinson, infarto, o fallo hepático.

En tercer lugar, otros trabajos se han dirigido hacia la diferenciación de células troncales embrionarias pluripotentes humanas (ES), aisladas de la masa celular interna del embrión en los primeros días de desarrollo (blastocisto), que se han diferenciado in vitro hacia una amplia variedad de tipos celulares (Thomson, J.A., et al., 1998; Shamblott M.J., et al. 1998; Nagy A., et al., 1993). Estas células muestran, en condiciones de cultivo adecuadas, una ilimitada capacidad de replicación al mismo tiempo que mantienen la capacidad de dar diferenciación original; así, una vez reimplantadas a un blastocisto contribuyen a la formación de los órganos del organismo resultante, o asociadas entre sí vuelven a producir la envoltura celular externa del blastocisto, el trofoblasto, originando un embrión clónico del inicial.

Ensayos con roedores han indicado que es posible ese tipo de tratamiento, ya que el transplante de células madre embrionarias, diferenciadas a oligodendrocitos y astrocitos, fue capaz de regenerar la mielina en varias zonas del cerebro de animales que padecen las alteraciones equivalentes de la alteración humana desmielinizante conocida como enfermedad de Pelizaeus-Merzbacher (Brustle, O., et al., 1999). Las células embrionarias pluripotenciales, diferenciadas in vitro, podrían suponer un potencial terapéutico, que siempre arrastraría la ilicitud ética de la destrucción de embriones humanos.


1.3. Obtención de células madre por clonación


La mayor demostración de la plasticidad de células de adulto, y otro paso fundamental para poner en marcha la medicina reparadora, fueron los experimentos de clonación que permitieron el nacimiento, en 1997, de la oveja "Dolly", que se llevó a cabo por transferencia del núcleo de una célula somática de la glándula mamaria a un oocito desnucleado (Wilmut I., et al.,1997).

Se demostró así que la información genética del núcleo de una célula diferenciada puede ser artificialmente reprogramada y desdiferenciada hasta recuperar la información de una célula totipotente capaz de emitir el mensaje genético completo y dar origen a un nuevo individuo. De esta forma se ha hecho posible generar in vitro células troncales con potencial terapéutico a partir de un número pequeño de células diferenciadas del paciente a tratar (por ejemplo una muestra de piel o biopsia muscular), sin el problema de rechazo inmune de cualquier transplante que proceda de células de donante. Conocido con el ambiguo nombre de "clonación terapeutica" este tratamiento supone la creación de un hermano clónico del paciente, que se destruiría en una etapa inicial de su desarrollo embrionario para convertirse en donante de las células de su organismo; por ser un clon del paciente, con igual dotación genética que él, evitaría el problema del rechazo del injerto celular. La clonación terapéutica está encaminada a crear embriones para ser utilizados como material con fines terapéuticos. De forma similar, las células de la masa interna del blastocisto, a las que nos hemos referido antes, conocidas como células madre pluripotenciales embrionarias pueden usarse para clonación ("paraclonación" o clonación por gemelación) de un embrión en estado de blastocisto.

Las firmas Stem Cells Sciences y Biotrasplant consideran que el problema ético de la clonación terapéutica podría resolverse utilizando óvulos de animales, especialmente cerdos, filogenéticamente muy cercanos a los seres humanos. En este sentido, ya en 1998, científicos de Advance Cell Techonology, transfirieron material genético humano a óvulos de vacas, consiguiendo un embrión que se dejó vivir solamente unos días; y Stem Cells Sciencies informó el 6 de noviembre de 2000 que habían realizado un experimento similar utilizando óvulos de ratones. Para tratar de justificar éticamente su experimento, la empresa afirmó que los óvulos de ratones no aportaban material genético al híbrido, aunque el 3-4% del material genético del nuevo ser proviene del ADN mitocondrial suministrado por los óvulos.


1.4. Reprogramación genética


Se ha iniciado el desarrollo de una técnica alternativa a la clonación terapéutica que consiste en fusionar una célula somática del paciente con una célula "aceptora" –una célula madre embrionaria, que contiene las señales adecuadas–, de forma que se desarrolle directamente al tipo celular que necesita el paciente. El precedente es una investigación, dirigida por Azim Surani (Tada M., et al., 1997) y llevada a cabo por investigadores de la "Wellcome/CRC Institute of Cancer Research and Developmental Biology" en Cambridge; fabricaron una célula híbrida de ratón entre un timocito y una célula madre embrionaria germinal (precursora de los gametos) que fue capaz de diferenciarse a una amplia variedad de tipos celulares de forma semejante a una típica célula madre embrionaria. Se pretende de este modo desdiferenciar células somáticas adultas hasta células madre embrionarias; posteriormente se cultivarían para obtener células del tejido original, o de otro tejido. En el Congreso de la Sociedad Británica de Fertilidad, celebrado el 23 de febrero de 2001, investigadores de la firma comercial PPL Therapeutics, en la que participa también el Instituto Roslin, informaron que habían logrado transformar células adultas de piel de vaca en células madre multipotentes, y habían obtenido de ellas células de músculo cardiaco.

Es éste un gran paso para la posibilidad de crear células de diversos tejidos a partir de células adultas de otros, sin tener que recurrir a las células madre embrionarias y por tanto eliminando los graves problemas éticos que conlleva el uso de las mismas.


1.5. Terapias combinadas


Una combinación de las Terapias Génica y Celular puede ser útil para el tratamiento de algunas enfermedades. Por ejemplo, el implante de células madre de músculo esquelético, previamente modificadas genéticamente para que expresen y secreten proteínas, como la eritropoyetina o la hormona de crecimiento, permitiría un aporte estable de proteínas con capacidad terapéutica a la circulación sistémica; de igual forma células del miocardio o del hígado a las que se les inserta una copia del gen que tienen defectuoso pueden ser útiles en el tratamiento de pacientes con mutaciones heredadas en un gen, como la hemofilia o la distrofia muscular (Barr E. y Leiden J.M., 1991; Ye X. , et al., 1999; Bohl D., et al., 1997 ).

Durante años se ha intentado introducir copias normales del gen de la distrofina para producir la proteína normal en el músculo de pacientes con distrofia muscular de Duchenne (Morgan J.E., 1994). También en el laboratorio de Kunkel se inyectaron mioblastos sanos procedentes de un familiar, pero el gen que codifica esta proteína se dejó de expresar al cabo de seis meses (Gussoni E., et al., 1997).

Más recientemente este equipo ha publicado el resultado positivo de tratar ratones con este tipo de enfermedad con células madre de la médula ósea y musculares (Gussoni E., et al., 1999). En este sentido los avances que se están dando para conocer la expresión selectiva de genes en células con fenotipo troncal son muy prometedores (Phillips R.L., et al., 2000; cfr. Ihor Lemischka y G. Christian Overton; http://stemcell.princeton.edu); se usa la técnica de sustracción de genes de genotecas de células troncales de las de células diferenciadas y se ha identificado ya mas de 2000 genes activos en estas células. Se podría evitar, corrigiendo las células, la proliferación de las sanguíneas en leucemias. Las células madre de la médula ósea son muy aptas para la transferencia de genes: gracias a su capacidad de hematopoyésis aportarían un suministro de células sanguíneas modificadas genéticamente. Se ha descrito una proteína de señalización intercelular ("sonic hedgehog") que estimula el crecimiento de células madre de adulto y se plantea su uso en tratamiento de tumores en que los enfermos han sufrido quimioterapia o radiación y reemplazar así su sistema inmunitario (Bhardwaj G., et al., 2001).

Otra posibilidad de terapia combinada se basa en la capacidad de las células madre de migrar a sitios específicos. Esto permite utilizarlas también para transportar fármacos hasta diversos tejidos patológicos, o lesionados, según se comprueba en las interesantes investigaciones de Karen Aboody (Aboody K., et al., 2000) en las que inserta en células madre un gen capaz de reducir diversos tipos de tumores. Inyectando estas células madre portadoras del gen en distintos lugares del cerebro de ratas, demuestra que las células madre inyectadas emigran hacia el tumor, lo rodean y eliminan un gran número de sus células patológicas, disminuyendo así el tamaño del tumor.


1.6. Obtención de órganos o tejidos


La conversión en cultivo de células madre obtenidas de tejido adulto hacia células de diferentes tejidos, conduce en general a una masa amorfa del nuevo tejido o a su inserción en el tejido al que se transplantan. No parece aún asequible la formación de órganos completos a partir de estas células madre (McCarty M., et al., 2000); tendrían para ello que crecer sobre un esqueleto de fibras sobre el que las células que se van generando puedan ordenarse; así se está intentando la creación de tejido cardiaco humano.


II Fuentes de células troncales humanas y potencial terapéutico


El año 1999 se ha considerado el año de reinado de las células troncales y se afirma que las células pluripotenciales adultas han "destronado" a las embrionarias en lo que se refiere a las posibilidad de su uso con fines terapéuticos (Keller G. y Snodgrass H.R., 1999; Pedersen R.A., 1999; Weissman I.L., 2000).

En 1998, dos equipos de investigadores (Thomson, J.A., et al.,1998; Shamblott et al., 1998) consiguieron madurar células extraídas de embriones humanos y las desarrollaron en el laboratorio con la capacidad de convertirse en células de los distintos tejidos. El debate suscitado por la destrucción de embriones de los que se obtienen las células pluripotentes ha potenciado la orientación de muchos otros trabajos hacia células madre de organismos adultos. Los primeros frutos se recogieron a principios del año 1999, cuando un grupo de científicos italianos y canadienses (Bjornson, C.R. et al., 1999) demostraron que las células madre neurales de organismos adultos son capaces de diferenciarse a células del sistema hematopoyético.

Este hallazgo confirma que las señales del entorno donde se sitúan las células troncales condicionan su función futura y por ello una célula madre adulta puede abandonar su función originaria y adoptar una nueva capacidad.

La Terapia Celular podrá llevarse a cabo de diferentes maneras:
a) mediante inclusión en el propio tejido lesionado de fracciones "sanas" de ese mismo tejido,
b) por inclusión en el tejido dañado, o en el torrente circulatorio del paciente, de células madre de ese mismo o de otro tejido. Las células madre son capaces de migrar y de diferenciarse a células del tejido correspondiente.

Con estos tratamientos se han obtenido ya resultados clínicos patentes y manifiestos en áreas como los trasplantes de médula ósea o el tratamiento de quemados con queratinocitos cultivados en el laboratorio. Es, por tanto, esperable que las estrategias derivadas de la utilización de células pluripotenciales de embriones y de adulto alcancen los objetivos que la investigación básica y clínica tiene planteados. Y es muy deseable también que los científicos sean capaces de rechazar las amplísimas ofertas financieras para producir y usar embriones humanos, o clonar al paciente, y de emplearse de lleno en las potentes reservas de células madre pluripotentes o multipotentes del organismo (cfr. comentarios en Perry D., 2000; Young F.E., 2000; Gao Z., et al., 2001; Vogel G., 2001).


2.1. Células madre pluripotentes de embriones humanos


En el experimento del equipo de Thomson (Thomson, J.A., et al., 1998) se aislaron las células directamente de la masa celular interna de blastocistos humanos recibidos como embriones excedentes de clínicas de fecundación in vitro.

Las células aisladas se cultivaron en un estrato de fibroblastos de ratón irradiados, donde se multiplican y confluyen hasta la formación de colonias llamadas "cuerpos embrioides" (Itskovitz-Eldor, J., 2000) con las tres capas germinales. Por cultivos repetidos de las células de las colonias obtenidas se consigue una línea con capacidad de multiplicación indefinida que conserva las características de células troncales durante meses y años.

En los experimentos del equipo de Gearhart (Shamblott et al., 1998) las células troncales se aislaron de fetos abortados; concretamente de la región del feto destinada a desarrollarse a gónadas y formar las células germinales. A pesar de la diferente fuente de obtención las células madre pluripotenciales que se obtuvieron son muy similares.

Las células aisladas del blatocisto (embrionic stem, ES) humano (Bongso A., et. al., 1994) mantienen la telomerasa (Betts D.H. y King W.A. 1999) por lo que se replican de forma indefinida. Se diferencian reguladas por los factores del medio (Watt F.M. y Hogan B.L., 2000) y están muy relacionadas con el primitivo ectodermo (Evans M. y Kaufman M.,1981).

Estas células ES difieren de las llamadas del carcinoma embrionario (EC), presentes también en el embrión temprano y que transferidas a animales se desarrollan in vivo para dar teratomas tumorales (Andrews P.W.et al., 1984); y difieren también de las embrionarias de la línea germinal (EG) descritas en 1998 (Shamblott M.J., et al., 1998).

Se han conseguido líneas celulares a partir de las del embrión temprano (H9.1 y H9.2) que retienen las propiedades de estas incluida la capacidad de proliferar, generar teratomas in vivo, y diferenciarse a células que derivan de las tres capas germinales (Amit M., et al., 2000). Más aún, las células madre del embrión expresan en la membrana antígenos característicos de las primeros estados del desarrollo embrionario, tales como el SSEA-3 y SSEA-4 (Thomson J.A. y Marshall V.S., 1998), que mantienen las interacciones especificas entre ellas, por lo que cuando se retiran de los lechos biológicos en que crecen y se ponen en cultivo forman, entre los 7 y 14 días, embriones en estado de mórula y blastocisto y diferencian un trofoblasto (Itskovitz-Eldor J., et al. 2000).


2.1.1. Totipotencialidad de las células madre del embrión


Las células madre del embrión se diferencian para dar una gran variedad de tipos celulares (Rathjen P.D., et al. 1998; Keller G.M., 1995): cardiomiocitos, progenitores hematopoyéticos, miocitos esqueléticos (Doetschman T.C., et al., 1985), células musculares (Baker R.K., y Lyons G.E.,1996; Rohwedel J., et al., 1994; Drab M., et al., 1997), adipocitos (Dani C., 1999), condriocitos (Poliard A., et al., 1995) células endoteliales (Risau W., et al., 1988), melanocitos (Yamane T., et al., 1999), neuronas y células de la glía (Brustle O., et al., 1999; Bain G., et al., 1995) y por último células de los islotes beta pancreáticos (Soria B., et al., 2000). Y se desarrollan además hasta dar endodermo primitivo (Abe K., et al., 1996) expresando genes restringidos de las células madre de las tres capas germinales (Schuldiner M., et al., 2000).

Si bien la novedad de los artículos científicos de los equipos de Thomson y Gearhart de 1998, a los que nos hemos referido, consistía en que se habían cultivado por primera vez células madre de embriones humanos durante un tiempo y que estas células demostraban capacidad de diferenciarse, las informaciones divulgadas en algunos medios llevaban a concluir erróneamente que los científicos estaban a punto de dominar la síntesis artificial de órganos para trasplantes.

El debate suscitado por la destrucción de embriones continúa presentando, y urgiendo, esta investigación como el mejor método para curar enfermedades que como la de Parkinson, Alzehimer, la diabetes o el infarto de miocardio padecen un elevado número de personas. Sin embargo, y además de los inconvenientes éticos, justamente por la pluripotencialidad, que es totipotencialidad, de las células embrionarias troncales están sin resolver las técnicas que permitan dirigirlas en la dirección deseada para el transplante terapéutico y también está por controlar su proliferación indeterminada (Shamblott M.J., et al., 2001); de hecho, provocaron tumores en los experimentos realizados en animales.

Hay que averiguar también si las células humanas derivadas de su diferenciación tienen el fenotipo deseado y son capaces de funcionar fisiológicamente de forma correcta: por ejemplo si las células beta del páncreas originadas responden a la glucosa como deben, o si son normales los cardiomiocitos o las neuronas dopaminergicas de ratón (Wobus A.M., et al., 1991).

Más aún estas células provocan rechazo inmunológico por parte del receptor, por provenir de un donante diferente genéticamente. Para eliminar el rechazo no es del todo adecuado usar las terapias inmunosupresoras por el peligro de no poder hacer frente a infecciones o combatir posibles tumores en una situación de bajas defensas del organismo.

Se trabajan diferentes vías (Kaufman D.S., et al., 2000) como eliminar los antígenos MHC extraños, o reemplazarlos (Grusby M.J. et al., 1993), o usar la clonación por transplante del núcleo de una células del paciente para generar una línea de células madre del embrión clonado compatible inmunológicamente con el paciente de cuya célula se tomó el material genético nuclear (First N.L. y Thomson J., 1998).

Aunque en el mes de julio de 2001 un grupo de investigadores estadounidenses, del Instituto Jones en el estado de Virginia, ha creado embriones humanos y los ha destruido después de unos días para aislar las células madre pluripotentes, lo habitual hasta entonces había sido usar para este fin los embriones "sobrantes" de la fecundación in vitro.

Sin embargo, en febrero del mismo año se publicó el resultado de un amplio estudio (Ertzeid G., et al., 2001) que ponía de manifiesto que los embriones humanos procedentes de la fecundación de un óvulo obtenido en un proceso de estimulación ovárica encaminada a una multiovulación resultan alterados: menor capacidad de implantación en el útero y malformaciones en diversos órganos. Estos datos suponen la seria recomendación de no activar el ovario, como una etapa más del proceso de fecundación artificial, y por tanto sólo fecundar uno, o a lo sumo dos, óvulos e implantarlos a continuación.

Y en el sentido del tema que tratamos aquí, el estado físico de estos embriones, supone un nuevo factor negativo a tener en cuenta para la decisión de usar o no sus células para terapias celulares, que se agrega al problema moral de destruir seres humanos.


2.1.2. Uso de las células fetales troncales humanas: enfermedad de Parkinson


Las células madre que más se han investigado han sido las nerviosas y se ha descubierto que la nestina, una proteína que se encuentra sobreexpresada en el sistema nervioso en desarrollo, es clave para la diferenciación celular a neuronas, astrocitos y oligodendrocitos.

Esta proteína se ha encontrado también en el cerebro del adulto. La posible aplicación clínica de este hallazgo se centra en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson (Brustle O. y McKay R.D., 1996).

Los ensayos con ratas en este sentido han demostrado que si se insertan células pluripotenciales, tratadas previamente para que produzcan niveles altos de dopamina, se consigue una reducción en los síntomas de dicha lesión neurológica (Studer, L.et al. 1998). No obstante, la necesidad de aumentar el control de esos injertos, para su uso en humanos es patente.

López Lozano, en Madrid, ha efectuado desde 1988, trasplantes de tejido de mesencéfalo de fetos a pacientes con Parkinson (López-Lozano, J.J., et al., 2000); de los 42 pacientes a los que se ha realizado este tipo de intervención, el 60% han mostrado una mejoría clínica en un período de más de 7 años. Pero, en el primer estudio a doble ciego realizado en 40 pacientes de Parkinson, (Freed C.R., et al. 2001) se ha comprobado que es muy escaso el efecto beneficioso que las células fetales inyectadas en el cerebro de pacientes con Parkinson tienen sobre la evolución clínica de su enfermedad: consiguieron en los pacientes más jóvenes, menores de 60 años, un incremento del 20% en la producción de dopamina y una reducción en los síntomas clínicos del Parkinson, que se mantenía a los 36 meses del trasplante; pero no se obtuvo mejoría en los pacientes de edad más avanzada, incluso en éstos los efectos fueron negativos (en un 15% de los pacientes se dio una superproducción de células fetales, y fabricaron a su vez tal cantidad de una sustancia química relacionada con el movimiento, que los pacientes se retorcían y se sacudían incontrolablemente).

La conclusión que se extrae es que los resultados son tan inciertos que se debería limitar este tipo de experimentos al laboratorio.


2.2. Células troncales de tejidos y órganos de adulto


El equipo de Angelo L. Vescovi (Bjornson C.R., et al., 1999) demostró que las células madre no tienen que proceder necesariamente de embriones para que sean capaces de diferenciarse y dar células especializadas.

Las células troncales de adulto están presentes en una gran variedad de tejidos del cuerpo humano, con frecuencia en cantidades pequeñas, su número disminuye la edad, y no se han encontrado aún en algunos de ellos, como por ejemplo en el corazón y en los islotes pancreáticos. Sin embargo, en un medio de cultivo adecuado proliferan y se diferencian hasta dar una variedad de tipos celulares de forma más controlada que las células madre embrionarias y fetales; en este sentido el que las células madre de adulto sean más multipotentes que pluripotentes se convierte en una ventaja terapéutica.

Al mismo tiempo la ausencia de rechazo inmunológico, al ser propias, aporta una gran ventaja para transplantes celulares.

Las alteraciones genéticas hereditarias, que están en la base de algunas enfermedades, estarían también presentes en las células madre por lo que en tales casos habría que recurrir a una terapia celular y genética combinada (Watt F.H. y Hogan B.L., 2000). Por otra parte, existe también la posibilidad de transformar, desdiferenciándolas, células somáticas de adulto hasta células madre, que posteriormente pueden cultivarse para obtener células de su propio tejido o de otro. Sin embargo, las experiencias en este punto, son aún escasas.


2.3.1 Células troncales del tejido adiposo


Hedrick y sus colegas decidieron buscar estas células en la grasa porque al igual que las troncales de la médula ósea se desarrollan a partir de la misma capa de tejido embrionario, el mesodermo, y los tejidos que tienen el mismo origen tienen propiedades comunes; han encontrado, y aislado, abundantes células en el material que se elimina en los tratamientos de liposucción, con capacidad de diferenciarse hacia otras especializadas comparable a las embrionarias: hueso, condrocitos (células de cartígalo), musculo y adipocitos maduros (Zuk P. A., et al., 2001).

Para diferenciarlas a hueso las cultivaron en un medio que contiene calcio, fosfato y vitamina C. Y variando los nutrientes han sido capaces de obtener cartílago, músculo, o más células grasas.

Se plantea la posibilidad de obtener condrocitos, a partir de adipocitos humanos procedentes de liposución; tras cultivar estas células de cartígalo, sobre una matriz tridimensional, se ha obtenido una estructura similar al tejido cartilaginoso, lo que sin duda puede ser un paso importante y posiblemente el primer paso para la solución de lesiones de cartílagos de pacientes utilizando su propia grasa.


2.3.2. Células troncales del cerebro


Muchas de las enfermedades del sistema nervioso resultan de una perdida de células neuronales y las células maduras no se dividen para reemplazar las alteradas.

Por ejemplo, en la enfermedad de Parkinson mueren las neuronas que producen dopamina, en la de Alzheimer las responsables de la producción de ciertos neurotransmisores; en la esclerosis lateral amiotrofica mueren las neuronas motoras que activan los músculos y en la esclerosis múltiple se pierden las células de la glía que protegen las fibras nerviosas. En las lesiones de la médula espinal, en el trauma cerebral e incluso en un infarto cerebral, mueren otros tipos de neuronas.

La posibilidad de crear tejido nervioso nuevo a partir de células madre, restaurando así las funciones neuronales, supone una esperanza de tratamiento de estas enfermedades.

En el cerebro de adultos se encuentran células troncales (McKay R.D.G., 1997; Svendsen C.N., et. al., 1998), localizadas en los ventrículos laterales y en núcleo dentado del hipocampo, capaces de dividirse y de dar origen a neuronas (Doetsch F., et al., 1999). Estas células troncales neurales responden a neurotropinas (Johe K. et al. 1996).

Jeffrey Kocsis, de la Universidad de Yale, comprobó que en muchas ocasiones las lesiones de la médula espinal no cortan completamente a las fibras nerviosas que discurren a lo largo de toda ella, por lo que, en teoría, podrían repararse, ya que las células madre pueden migrar a lo largo de la médula espinal (Janoskuti L. et al., 2000).

Otros de los beneficiarios del tratamiento con células troncales pueden ser los pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular. Las células pluripotentes cerebrales se pueden regenerar, ya que están presentes en el cerebro a lo largo de toda la vida. De esta forma, la isquemia en sí misma estimula las nuevas neuronas, lo que puede ser una respuesta protectora que facilita la función de la memoria.

También las células madre pueden migrar hacia regiones cerebrales puntualmente dañadas. Barbara Tate (Mitchell J.K., et al., 2001), ha comprobado en ratas con Alzehemier experimental, que las células madre inyectadas se desplazan hasta la parte del cerebro lesionada, depositándose sobre la placa de Alzeheimer, al igual que en los experimentos con animales; estos datos sugieren que estas células madre neurales podrán ser útiles para reparar lesiones cerebrales como la adrenoleucodistrofia, o la esclerosis múltiple que entrañan disfunciones globales del cerebro y no sólo enfermedades como el Parkinson debidas a alteraciones localizadas.

La cantidad y la localización cerebral de estas células madre suponen una limitación para su uso terapéutico; sin embargo existen otras fuentes de células madre humanas, como la médula ósea, y que son capaces de reprogramarse en el laboratorio para dar células nerviosas inmaduras.

También las células troncales, obtenidas de cerebros de personas muertas y cultivadas in vitro (Palmer T.D. et al., 2001) , son una nueva fuente potencial para el tratamiento del Parkinson y otras enfermedades neurodegenerativas.

Las células madre neurales presentan un gran potencial en tratamientos antitumorales como vehículo capaz de alcanzar el cerebro de genes adecuados. Así, transfectadas con el gen que codifica la IL-4 se han transferido a ratones con gliomas (Benedetti S., et al., 2000).

Otros trabajos se han dirigido a restaurar el cerebro, haciendo proliferar y diferenciarse in situ las células madre neurales. La simple adición de un factor de crecimiento las estimular (Kondo T. y Raff M., 2000; Tuszynski, 2000); y de esta forma los investigadores esperan aportar los componentes colinérgicos de las neuronas perdidas en los enfermos de Alzheimer.

Otro trabajo (Fallon J. et al., 2000) muestra que la infusión del factor denominado factor de crecimiento transformante (alfa-TGF) a ratas con la enfermedad similar a Parkinson induce una proliferación rápida de células madre neurales, seguida de su migración y diferenciación a neuronas; las ratas tratadas muestran un descenso de los síntomas.

Se está tratando además de conseguir un incremento de la supervivencia de las células transplantadas inhibiendo el proceso de muerte programada (Schierle, G.S. et al., 1999).

Estos datos predicen una estrategia alternativa a los transplantes celulares como metodología para tratar las enfermedades neurodegenerativas. Pero además, y como comentaremos después, las células madre neurales, no sólo generan neuronas, o glía, sino que pueden generar células que normalmente se originan desde una línea germinal diferente, al adquirir características variadas de diferenciación dependiendo de la exposición a las señales epigenéticas apropiadas en los tejidos (Galli, R., et al., 2000).

Se ha descrito además que los oligodendrocitos pueden ser reprogramados, dando lugar a células madre neurales adultas progenitoras que generan los multiples tipos celulares del cerebro (Kondo T. y Raff. M., 2000).


2.2.3. Células troncales neurales del bulbo olfatorio


En 1992, Reynolds and Weiss describieron la presencia de una zona de células troncales neurales durante el desarrollo del cerebro de roedores; es una zona de intensa proliferación y la progenie de células madre en parte muere y otra parte da lugar a progenitores neuronales que migran hacia el bulbo olfatorio.

Se han identificado y aislado células madre en ratón, que se han diferenciado a neuronas y propagado en cultivos durante varios meses.

También se han aislado células madre derivadas del bulbo olfatorio de hombre adulto que han crecido y establecido una línea celular troncal neural (Giombimid S., et al., 2000). Estas células se diferencian para dar los tres tipos clásicos de células nerviosas (neuronas, astrocitos, y oligodendrocitos(, en respuesta a factores de crecimiento tales como el factor básico de fibroblastos, beta-FGF, y el epitelial, EGF.

El descubrimiento de una intensa regeneracion potencial del bulbo olfatorio y la posibilidad de expandir células madre neurales autólogas ofrecen una fuente excelente de células para transplante en terapias dirigidas a varias enfermedades neurodegenerativas, mediante una simple bulbotomía parcial: Alzheimer, esclerosis multiple, Parkinson, lesiones cerebrales.

Estas células troncales podrían obtenerse también de personas muertas (Roisen F. et al., 2001; Liu N. et al., 1998) y posteriormente inducir su expansión y diferenciación in vitro para aportar neuronas, transplantables a pacientes.


2.2.4. Células troncales en el ojo: cornea y retina


En los años 1980 se encontraron células troncales en la cornea, en el área llamada limbus, en la intersección entre la superficie externa del ojo, la cornea, y la superficie del globo ocular al interior.

El transplante de células madre limbales, en que una pequeña muestra del ojo del paciente en buén estado, o de un donante no relacionado con él, puede restaurar la visión perdida por agentes químicos o enfermedades (Chuck R. et al., 2001).

Como muestran los trabajos de Chuck este transplante de células madre a la cornea ha corregido en muchos pacientes la enfermedad conocida como síndrome de Stevens-Johnson, que cursa con ceguera.

Pacientes con problemas de retina necesitarán transplantes de células troncales y/o activación de sus propias células con factores de crecimiento. En ratas se han aislado ya células madre de la retina (Ahmad I., et al., 1998) lo que representa un signo positivo de las posibilidades de regeneración retinal.


2.2.5. Células troncales en el folículo del pelo y células troncales de la piel


Las células madre epiteliales son células progenitoras primitivas que permiten el continuo recambio de la piel humana a lo largo de la vida.

El 90% de la piel está cubierta de pelo. Los folículos del pelo pasan continuamente por un ciclo con tres estadios: crecimiento, degeneración y reposo (cfr. McCoy S. y Evans, A.1999) .

Tras el periodo, de varios años de duración, de crecimiento las células de la parte más baja del folículo, el bulbo, dejan de producir el pelo, degeneran y mueren. El folículo entra entonces en reposo y el pelo cae. La base del pelo forma una clara bola al final que después de varios meses en reposo se refuerza y produce un nuevo pelo.

Se encuentran en el folículo del pelo células troncales (Sun T-T., y Lavker R., 2001), que serán excelentes dianas para terapias génicas en enfermedades de la piel como la alopecia areata, en que el sistema inmunitario ataca grupos de folículos de pelo y los "fuerza" a permanecer en estado de reposo con la consiguiente perdida del pelo.

Lavker señala que sus datos sugieren que ciertos tipos de cáncer de piel surgen probablemente de las células troncales de la epidermis, ya que estas células y su progenie se localizan cerca de la superficie de la piel y son por tanto fácilmente alcanzables por los cancerígenos químicos; la terapia génica que modifique estas células podría tener un papel en tratamientos antitumorales y también para combatir enfermedades como la psoriasis.


2.2.6. Células troncales en el páncreas de animales. Potencial uso en la terapia de la diabetes mellitus.


La diabetes juvenil (tipo 1) es una enfermedad de etiología autoinmune caracterizada por la destrucción de las células del páncreas productoras de insulina.

Se han hecho esfuerzos por lograr transplantes de islotes pancreáticos beta para restaurar la producción y secreción de la hormona, pero están limitados tanto por el número de donantes como por la toxicidad de los tratamientos inmunosupresores requeridos para evitar el rechazo.

Se ha conseguido diferenciar células madre del embrión de ratón a células productoras de insulina en respuesta a la glucosa. Transplantadas a ratones diabéticos revirtieron la enfermedad durante un corto periodo de tiempo (Lumelsky N., et al., 2001; Lee S.H., et al., 2000).

Se han descubierto células madre que pueden generar células productoras de insulina; las precursoras de los islotes existen solamente en los conductor pancreáticos y cuando se exponen al estimulo de factores de crecimiento, pueden diferenciarse en nuevas células de islotes que pueden migrar (Zulewski H. et al., 2001) Se ha visto que las progenitoras de los islotes expresan nestina y se ha visto también células conteniendo nestina en los conductos pancreáticos, confirmándose así la localización de estas células madre.

Por ello se plantea la posibilidad de tomar células nestina positivas de un paciente, hacerlas crecer y volverlas a inyectar.


2.2.7. Células musculares inmaduras


Un especial interés tiene la obtención de células musculares. El equipo de Vescovi en el 2000, ha demostrado que el aislamiento y clonación de células madre nerviosas derivadas de ratones y humanos podría producir celulas musculares inmaduras in vitro e in vivo y que después los miocitos pueden trasplantarse en animales adultos.

Precisamente se ha demostrado que las células madre de adulto y no justamente las embrionarias pueden diferenciarse a células de músculo cardiaco incluso en venas en raton (Orlic D., et al., 2000). Cuando los mioblastos esqueléticos se inyectan en músculo cardiaco de un animal que ha sufrido un ataque cardiaco las células madres significativamente inducen la función cardiaca y la capacidad de ejercicio.

Las células troncales (especialmente las de la médula ósea) podrían ser utilizadas para prevenir o incluso reparar alteraciones del corazón en humanos que han sufrido un ataque o un infarto de miocardio; la inyección de células troncales de este origen les permite llegar al corazón y vasos del animal con lesiones de corazón y revierten estas alteraciones.

La conversión miogénica in vitro requiere la exposición directa al mioblasto y se bloquea si las células neurales se encuentran apiñadas. En el trabajo se ha comprobado que las señales para esa diferenciación están presentes en los músculos adultos, lo que sugiere que los tejidos adultos contienen la información necesaria para instruir a las células trasplantadas a que adopten las características apropiadas para la nueva localización.

Se conseguido que células de músculo inmaduras, trasplantadas a un tejido muscular dañado, se transforman en células musculares adultas sanas fusionándose con las originales dañadas y regenerándolas (Beauchamp J.R. et al., 1999). En este sentido, crece la posibilidad de que las células madre de tejidos de adulto desempeñen un papel en la terapia de reemplazo para las miopatías primarias, aunque la mejor fuente para obtener células miogénicas no puede ser obviamente el cerebro.

Se ha realizado ya (Menasche P., et al., 2001) la primera experiencia clínica de trasplante autólogo de mioblastos en un paciente de 72 años con isquémia cardiaca por una coronariopatía. Los mioblastos se cultivaron en el laboratorio durante 2 semanas y al mes de trasplantarlos se comprobó que la situación clínica había mejorado seguramente por reposición a partir de los mioblastos trasplantados de las células cardiacas dañadas.


2.3. Células troncales progenitoras hematopoyéticas de adulto


Las células madre de la sangre humana se han usado desde hace más de 40 años con fines terapéuticos.

En efecto, el trasplante realizado con células madre de médula ósea del propio paciente, o de médula ósea, sangre periférica, o cordón umbilical, de un donador sano y compatible inmunológicamente con el paciente, se ha utilizado en enfermedades inmunológicas, fallos de la médula ósea y diversas enfermedades hematológicas, incluidas las talasemias.

Hacia los años 50, dos grupos de investigadores (Jacobson L.O., et al.,1949; Lorenz E., et al.,1951) indicaron la posibilidad de inyectar por vía intravenosa las células de la medula ósea para restaurar las células sanguíneas destruidas en animales letalmente irradiados. Mas tarde, otros investigadores (Till J.E. y McCulloch E.A., 1961) señalaron que era posible tal reconstrucción con las células troncales hematopoyéticas; cada colonia deriva de un único precursor clonogénico que da origen a todos los linajes hematopoyéticos y tiene además capacidad de autorenovación.

Inicialmente, las células madre hematopoyéticas se caracterizaron por la expresión de algunos de los antígenos marcadores de membrana, como el CD34. Recientemente se ha descrito un nuevo tipo de células troncales, similares a fibroblastos primarios, y carentes de CD34, presentes en la médula ósea, la sangre periférica y la del cordón umbilical, y que constituyen el componente predominante de la población en reposo de las células madre hematopoyéticas y del mesénquima (Huss R. 2000).

Las células madre de la médula ósea son capaces de diferenciarse a células especificas de órganos y tejidos, por efecto de factores, especialmente del SCF (factor estimulante de colonias). La adición de este factor en combinación con interleuquina 1 (IL-1), IL-3 o IL-6 hace que una fracción significativa de las células madre prolifere a los linajes mieloides o eritroides; y la adición de G-CSF (factor estimulante de granulocitos), GM-CSF(de granulocitos-macrófagos) o M-CSF (de macrófagos) las dirige hacia precursores mieloides (Bernstein I.D. et al., 1991).

Una de las combinaciones más efectivas fue el tratamiento in vitro de células CD34+ con seis factores de crecimiento (IL-1, IL-3, IL-6, G-CSF, GM-CSF y SCF) (McNiece I.K.,et al. 1991). Las células del estroma son la mayor fuente de factores de crecimiento y también interaccionan con las células madre a nivel intercelular (Dorshkind K., 1990).

Durante años se supuso que las células estromales eran CD34–, mientras que las troncales expresaban, al menos en bajas cantidades, el antígeno CD34; pero recientemente, varios grupos han mostrado de forma independiente que es posible la reconstrucción hematopoyética con células madre CD34– derivadas de la médula ósea (Osawa M., et al. 1996; Morel F., et al. 1998).

Tradicionalmente el transplante de células troncales (CD34+) se realizó por infusión de una mezcla de las diferentes células de la médula ósea (Thomas E.D., et al.,1975; Deeg H.J., et al., 1988). Un avance fue seleccionar y eliminar, mediante anticuerpos monoclonales, células no deseadas, como los linfocitos B para transplantes autológos a pacientes con linfomas non-Hodgkin o mieloma múltiple (Anderson K.C., et al., 1991).

Otra fuente de células troncales es la sangre periférica y la del cordón umbilical desde donde pueden obtenerse mediante aféresis (Bender J.G., et al., 1994), creciéndolas in vitro antes de reinyectarlas al paciente sometido a radio o quimioterapias intensivas (Campos L., et al., 1993; Siena S., et al. 1989). Este tipo de células también se desarrollan en el hígado fetal y por ello se pueden tratar niños con inmunodeficiencias congénitas (Touraine J.L.,1980) suministrándoles estas células.

La diferenciación de un célula madre pluripotente a una línea celular madura de la sangre responde a una variedad de factores de crecimiento (Müller-Sieburg C.E., et al., 1988); y la expansión de progenitores hematopoyéticos se usa también para suplementar los transplantes autólogos (Brugger W., et al., 1993).

La médula ósea no sólo retiene a lo largo de la vida la capacidad de regenerar las células troncales progenitoras sino que da lugar a las células de la sangre, de hueso y de cartílago.

Como ya se comentó, los primeros experimentos de diferenciación de células troncales de la médula ósea se realizaron, cuando el equipo de Eglitis, y el de Kopen, consiguieron obtener células nerviosas. También se han obtenido, a partir células de la médula ósea, células musculares (Ferrari G. Et al., 1998), hepáticas (Petersen B.E. et al.,1999), y de endotelio vascular (Gao Z., 2001).

Los neurocientíficos continúan buscando alternativas a las neuronas (Brazelton T.R., et al., 2000) procedentes de células madre embrionarias o inmaduras fetales como fuente alternativa para la regeneración de zonas dañadas del cerebro. Las células madre de la médula ósea son realmente accesibles y pueden obtenerse del propio enfermo, sin problema de rechazo.


2.1.1. Células troncales de la sangre del cordón umbilical


Una de las fuentes más prometedoras de células pluripotenciales es la sangre del cordón umbilical que puede extraerse en el momento del nacimiento sin afectar al neonato ni a la madre; 4 millones de células precursoras pueden obtenerse a partir de 200 ml de sangre del cordón (Harris D.T. et al. 1994) que pueden usarse, incluso tras largo tiempo de crioconservación, en transplantes (Broxmeyer H.E., et al., 1994; Gluckman E., et al., 1989), y posiblemente en terapia génica.

Estas células ya se han aislado y purificado (Storms R.W., et al., 1999). La sangre del cordón presenta menos problemas de compatibilidad ya que las células madre presentes en ella difieren de las de la medula ósea y son más tolerantes (Kline R.M., 2001). No sólo generan hematíes normales y leucocitos (por lo que se pueden usar para ayudar a renovar los hematíes en personas con anemia falciforme y para restablecer el sistema inmunitario de niños nacidos con una inmunodeficiencia grave(, sino también otras células cerebrales de sostén como la microglía, por lo que se usan para aportar enzimas que estén alterados hereditariamente en enfermedades, como el síndrome de Hurler, en el que tal alteración enzimática conduce a una degeneración neurológica.

Ante las ventajas evidentes de los transplantes de sangre del cordón umbilical numerosos hospitales e institutos clínicos han establecido bancos donde la madre pueda depositar la sangre del cordón umbilical del hijo.

En 1989 el grupo de investigadores de Hal E. Broxmeyer demostraron que esta sangre tenía tantas células madre como la medula ósea; ese mismo año el primero de ellos con Eliane Gluckman informaron de la curación obtenida de un niño con anemia de Fanconi aprovechando sangre del cordón de una hermana (Gluckman, E., et al.,1989).

Desde entonces se ha usado la sangre depositada en los bancos para tratar a personas no emparentadas (citado en Kline R.M., 2001; cfr. la revisión Mayani H. y Lannsdorp P.M., 1998).

Recientemente se ha descrito que estas células pueden reparar lesiones cerebrales (Zigova T., et al., 2001).


2.2.2. Celulas madre hematopoyéticas del mesénquima


Las células progenitoras CD34– similares a fibroblastos han podido aislarse de la medula ósea y de la sangre periférica y datos preliminares muestran que pueden obtenerse de forma muy eficiente de la sangre del cordón unbilical (Huss R., et al., 1997; Lange C., et al. 1999).

Aunque existe aún discusión acerca de si hay un precursor común para las células del microambiente y las hematopoyéticas de la médula (Keating A., et al., 1982; Simmons P.J. y Torok-Storb B., 1991); está claro que las células madre hematopoyéticas CD34– en reposo junto a otras con morfología similar a fibroblastos, sirven de rodeamiento (bystander) celular, las proveen de los factores de crecimiento necesarios y permiten el contacto célula a célula equilibrando el delicado balance de la diferenciación y proliferación de la progenie hematopoyética (Huss R. ,1998).

Hay datos crecientes de que las células madre del mesénquima reconstituyen la médula ósea y liberan las células progenitoras a la circulación (Sandmaier B.M., et al., 1998); así las células madre del mesénquima son precursoras de otras células del mesénquima en órganos, tales como condriocitos, osteoblastos, y mioblastos (Pittinger M.F., et al.,1999).

Un primer ensayo clínico se ha efectuado usando las células madre del mesénquima s derivadas de la médula ósea para el tratamiento de niños con una osteogénesis imperfecta (Horwitz E.M., et al., 1999).

Las células CD34– mesenquimales son también capaces de generar las específicas de otros tejidos tales como endotelio y cardiomiocitos (Makino S., et al. 1999).

Se ha sugerido su potencial neoangiogenico (Ziegler B.L. et al., 1999) y para un amplio espectro de tratamientos de Terapia Génica (Reiser J., et al., 1996; Bianco P., 2001).

Las células madre del estroma de la médula ósea están implicadas en la formación del hueso (Ascenzi A. 1976) y pueden ser usadas en la reconstrucción de miembros (Kadiyala S., et al., 1997; Bruder S.P., et al.,1998; Gazit D., et al.,1999; Krebsbach P.H., et al., 1998)


2.2.3. Usos posibles de las células madre de la médula ósea


Diversos experimentos demuestran la posibilidad de reprogramar células madre de tejidos adultos, que pueden inyectarse en distintos órganos, como corazón, músculos, hígado, pulmón o intestino, transformándose in situ en células de esos tejidos.

Así se ha comprobado (Alison M.R., et al., 2000; Alison M.R., et al., 1998) que células madre de médula ósea no sólo se pueden transformar en células hepáticas, sino que en experimentos realizadas en ratones (Pedersen R.A., 1999) estas células madre pueden transformarse en células hepáticas, que en principio podrían ser útiles para tratamiento de enfermedades hepáticas degenerativas.

Se ha demostrado que las células troncales de la medula ósea de adulto pueden inyectarse en sangre y de allí migran al cerebro, se incorporan al tejido cerebral diferenciándose y se diferencian a neuronas con expresión de proteínas propias de estas células; esta enorme plasticidad supone un potencial de aplicaciones clínicas como fuente alternativa de neuronas para pacientes con enfermedad neurodegenerativa del sistema nervioso ( Mezey E., et al., 2000).

Paul Sanberg presentó en febrero de 2000, en la Reunión Anual de la Asociación Americana para el Avance de las Ciencias experimentos que demuestran que es posible regenerar tejido nervioso deteriorado por un ictus cuando células de cordón umbilical se inyectan en la sangre de los animales lesionados (Zigova T., et al., 2001).

También se ha conseguido regenerar células cardiacas en el miocardio lesionado de ratones trasplantándoles células madre de médula ósea (Clarke, D.L., et al., 2000). Inyectadas directamente al corazón, o sencillamente a la circulación (proceso se ha denominado "Integración supercelular"), no sólo se convierten en músculo cardiaco sino que se integran lentamente y llegan a ser indistinguibles y funcionales.

En resumen, la disyuntiva presentada a los investigadores, a las empresas y gobiernos, acerca de promover o por el contrario rechazar el uso y manipulación de embriones o de fetos humanos para obtener células madre pluripotentes puede ser bien resuelta acudiendo a las células madre de la sangre del cordón umbilical y a las multipotenciales de la médula ósea y de diversos tejidos y órganos de adulto.

La capacidad de crecimiento y la capacidad de diferenciarse a múltiples tipos de las primeras ( células troncales embrionarias) las hace muy difícilmente controlables para sustituir a las células dañadas o perdidas de un tejido concreto.

Por el contrario, las células troncales de adulto son más regulables; por otra parte, el inconveniente de no se hayan aislado aún, y es posible que no existan, células madre humanas de corazón y páncreas, y de que en algunos tejidos existan pocas o sean de difícil acceso, es salvable debido a que se puede usar para regenerar un tejido células madre de otro que proceda de la misma capa embrionaria original y por último la posibilidad de usar células madre del mismo paciente elimina el serio problema del rechazo inmunológico. La historia de la Ciencia enseña que el proceso más parecido a lo natural, mas conservador, el menos invasivo y menos destructivo, ofrece siempre las mejores soluciones y llega a ser el más eficaz y perdurable de los tratamientos.


Bibliografía


Abe, K., Niwa, H., Iwase, K. et al. Endoderm-specific gene expression in embryonic stem cells differentiated to embryoid bodies. Exp. Cell Res. 1996; 229:27-34.
Aboody, K.S., Brown, A., Rainov, N.G. et al. From the cover: neural stem cells display extensive tropism for pathology in adult brain: evidence from intracranial gliomas. Proc. Natl. Acad. Sci USA. 2000; 97:12846-12851.
Ahmad, I., Acharya, H.R., Rogers, J.A., et al. The role of NeuroD as a differentiation factor in the mammalian retina. J. Mol. Neurosci. 1998; 11:165-178.
Alison, M., Golding, M., Lalani el, N., Sarraf, C. Wound healing in the liver with particular reference to stem cells. Philos. Trans. R. Soc. Lond. B. Biol. Sci. 1998; 353:877-894.
Alison, M.R., Poulsom, R., Jeffery, R. et al. Hepatocytes from non-hepatic adult stem cells. Nature 2000; 406:257.
Amit, M., Carpenter, M.K., Inokuma, M.S. et al. Clonally derived human embryonic stem cell lines maintain pluripotency and proliferative potential for prolonged periods of culture. Dev. Biol. 2000; 227:271-278.
Anderson, K.C., Barut, B.A., Ritz, J. et al. Monoclonal antibody-purged autologous bone marrow transplantation therapy for multiple myeloma. Blood 1991; 77:712-720.
Andrews, P.W., Damjanov, I., Simon, D. et al. Pluripotent embryonal carcinoma clones derived from the human teratocarcinoma cell line Tera-2. Differentiation in vivo and in vitro. Lab Invest. 1984; 50:147-162.
Ascenzi A. Physiological relationship and pathological interferences between bone tissue and marrow. In: Bourne G.H., ed. The Biochemistry and Physiology of Bone. New York: Academic Press, 1976:403-445.
Bain, G., Kitchens, D., Yao, M. et al. Embryonic stem cells express neuronal properties in vitro. Dev. Biol. 1995; 168:342-357.
Baker, R.K., Lyons, G.E. Embryonic stem cells and in vitro muscle development. Curr. Top Dev. Biol. 1996; 33:263-279.
Barr, E., Leiden, J.M. Systemic delivery of recombinant proteins by genetically modified myoblasts. Science 1991; 254:1507-1509.
Beauchamp, J.R., Morgan, J.E., Pagel, C.N., Partridge, T.A. Dynamics of myoblast transplantation reveal a discrete minority of precursors with stem cell-like properties as the myogenic source. J. Cell Biol. 1999; 144:1113-1122.
Benedetti, S., Pirola, B., Pollo, B., et al. Gene therapy of experimental brain tumors using neural progenitor cells. Nat. Med. 2000; 6:447-450.
Bernstein, I.D., Andrews, R.G., Zsebo, K.M. Recombinant human stem cell factor enhances the formation of colonies by CD34+ and CD34+lin– cells, and the generation of colony-forming cell progency from CD34+lin– cells cultured with interleukin-3 (IL-3), granulocyte-macrophage colony-stimulating factor (GM-CSF), or granulocyte colony stimulating factor (G-CSF). Blood 1991;77:2316-2321.
Betts, D.H., King, W.A. Telomerase activity and telomere detection during early bovine development. Dev. Genet. 1999; 25:397-403.
Bhardwaj, G. et al. Sonic hedgehog induces the proliferation of primitive human hematopoietic cells via BMP regulation. Nature Immunology 2001; 2:172-180.
Bianco, P., Riminucci, M., Gronthos S., Robey, P.G. Bone marrow stromal stem cells: Nature, Biology, and Potential Applications. STEM CELLS 2001; 19:180-192.
Bjornson, C.R., Rietze, R.L., Reynolds, B.A., Magli, M.C., Vescovi, A.L. Turning brain into blood: a hematopoietic fate adopted by adult neural stem cells in vivo. Science 1999; 283:534-537.
Bohl, D., Naffakh, N., Heard, J.M. Long-term control of erythropoietin secretion by doxycycline in mice transplanted with engineered primary myoblasts. Nat. Med. 1997; 3: 299-305.
Bongso, A., Fong, C.Y., Ng, S.C. et al. Isolation and culture of inner cell mass cells from human blastocysts. Hum. Reprod. 1994; 9:2110-2117.
Brazelton, T.R. et al. From marrow to brain: expression of neuronal phenotypes in adult mice. Science 2000; 290:1775-1779.
Broxmeyer, H.E., Douglas, G.W., Hangoc, G. et al. Human umbilical cord blood as a potential source of transplantable hematopoietic stem/progenitor cells. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 1989; 86:3828-3832.
Bruder, S.P., Kraus, K.H., Goldberg, V.M. et al. The effect of implants loaded with autologous mesenchymal stem cells on the healing of canine segmental bone defects. J. Bone Joint Surg. Am. 1998; 80:985-996.
Brugger, W., Mocklin, W., Heimfeld, S. et al. Ex vivo expansion of enriched peripheral blood CD34+ progenitor cells by stem cell factor, interleukin-1 beta , IL-6, IL-3, interferon-gamma, and erythropoietin. Blood 1993; 81:2579-2584.
Brustle, O., Jones, K.N., Learish, R.D. et al. Embryonic stem cell-derived glial precursors: a source of myelinating transplants. Science 1999; 285:754-756.
Brustle, O., McKay, R.D. Neuronal progenitors as tools for cell replacement in the nervous system. Curr. Opin. Neurobiol. 1996; 6:688-695.
Campos, L., Bastion, Y., Roubi, N. et al. Peripheral blood stem cells harvested after chemotherapy and GM-CSF for treatment intensification in patients with advanced lymphoproliferative diseases. Leukemia 1993; 7:1409-1415.
Chuck, R., Behrens, A., McDonnell, P.J. Microkeratome-based limbal harvester for limbal stem cell transplantation: preliminary studies. Am. J. Ophthalmol. 2001; 131:377-378.
Clarke, D.L., Johansson, C.B., Wilbertz, J., et al.Generalized potential of adult neural stem cells. Science 2000; 288:1660-1663.
Dani, C. Embryonic stem cell-derived adipogenesis. Cells Tissues Organs 1999; 165:173-180.
Deeg, H.J., Klingemann, H.G., Phillips, G.L. A guide to bone marrow transplantation. Berlin, New York: Springer Verlag, 1988.
Doetsch, F., Caille, I., Lim, D.A., Garcia-Verdugo, J.M., Alvarez-Buylla, A. Subventricular zone astrocytes are neural stem cells in the adult mammalian brain. Cell 1999; 97:703-716.
Doetschman, T.C., Eistetter, H., Katz, M. et al. The in vitro development of blastocyst-derived embryonic stem cell lines: formation of visceral yolk sac, blood islands and myocardium. J. Embryol. Exp. Morphol. 1985; 87:27-45.
Dorshkind K. Regulation of hematopoiesis by bone marrow stromal cells and their products. Ann Rev Immunol 1990;8:111-137.
Drab, M., Haller, H., Bychkov, R. et al. From totipotent embryonic stem cells to spontaneously contracting smooth muscle cells: a retinoic acid and db-cAMP in vitro differentiation model. FASEB J. 1997; 11:905-915.
Eglitis, M.A., Mezey, E. Hematopoietic cells differentiate into both microglia and macroglia in the brains of adult mice. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 1997; 94:4080-4085.
Ertzeid, G., Storeng, R. The impact of ovarian stimulation on implantation and fetal development in mice. Hum. Reprod. 2001; 16:221-225.
Evans, M., Kaufman, M. Establishment in culture of pluripotent cells from mouse embryos. Nature 1981; 292:154-156.
Fallon, J. et al. In vivo induction of massive proliferation, directed migration, and differentiation of neural cells in the adult mammalian brain. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 2000; 97:14686-14691.
Ferrari, G., Cusella-De Angelis, G., Coletta, M. et al. Muscle regeneration by bone marrow-derived myogenic progenitors. Science 1998; 279:1528-1530.
First, N.L., Thomson, J. From cows stem therapies? Nat. Biotechnol. 1998; 16:620-621.
Freed, C.R., Green, P.E., Breeze, R.E. et al. Transplantation of embrionic dopamine neurons for severe Parkinson´s disease. N. Engl. J. Med. 2001; 33:710-719.
Fuchs, E., Segre, J.A. Stem cells: a new lease on life. Cell 2000; 100:143-155.
Galli, R., Borello, U., Gritti, A. et al. Skeletal myogenic potential of human and mouse neural stem cells. Nat. Neurosci. 2000; 3:986-991.
Gao, Z., McAlister, V.C., Williams, G.M. Repopulation of liver endothelium by bone-marrow-derived cells. Lancet 2001; 357: 932-933.
Gazit, D., Turgeman, G., Kelley, P. et al. Engineered pluripotent mesenchymal cells integrate and differentiate in regenerating bone: a novel cell-mediated gene therapy. J. Gene Med. 1999;1:121-133.
Giombinid, S., Soleroe, C.L., Paratia, E.A. Isolation and characterization of neural stem cells from the adult human olfactory bulb. Stem Cells 2000; 18:295-300.
Gluckman, E. Umbilical cord blood bank for transplantation of hematopoietic stem cells in man. Nouv. Rev. Fr. Hematol. 1993;35:293-294.
Gluckman, E., Broxmeyer, H.E., Auerbach, A.D. et al. Hematopoietic reconstitution in a patient with Fanconi´s anemia by means of umbilical-cord blood from an HLA-identical sibling. N. Engl. J. Med. 1989;321:1174-1178.
Goldman, S.A., Nottebohm, F. Neuronal production, migration, and differentiation in a vocal control nucleus of the adult female canary brain. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 1983; 80:2390-2394.
Grossman, M., Raper, S.E., Kozarsky, K. et al. Successful ex vivo gene therapy directed to liver in a patient with familial hypercholesterolaemia. Nat. Genet. 1994; 6:335-341.
Grusby, M.J., Auchincloss, H. Jr., Lee, R. et al. Mice lacking major histocompatibility complex class I and class II molecules. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 1993; 90:3913-3917.
Guilak, F., Ting-Beall, H.P., Baer, A.E. et al. Viscoelastic properties of intervertebral disc cells. Identification of two biomechanically distinct cell populations. Spine 1999; 24: 2475-2483.
Guilak, F., Zell, R.A., Erickson, G.R. et al. Mechanically induced calcium waves in articular chondrocytes are inhibited by gadolinium and amiloride. J. Orthop. Res. 1999; 17: 421-429.
Gussoni, E., Blau, H.M., Kundel, L.M. The fate of individual myoblasts after transplantation into muscles od DMD patients. Nat. Med. 1997; 3:970-977.
Gussoni, E., Soneoka, Y., Strickland, C.D. et al. Dystrophin expression in the mdx mouse restored by stem cell transplantation. Nature 1999; 401:390-394.
Harris, D.T., Schumacher, M.J., Rychlik, S. et al. Collection, separation and cryopreservaton of umbilical cord blood for use in transplantation. Bone Marrow Transplant 1994;13:135-143.
Horwitz, E.M., Prockop, D.J., Fitzpatrick, L.A. et al. Transplantability and therapeutic effects of bone marrow derived mesenchymal cells in children with osteogenesis imperfecta. Nat. Med.1999;5:309-313.
Huang, S., Terstappen, L.W. Formation of haematopoietic microenvironment and haematopoietic stem cells from single human bone marrow stem cells. Nature 1994; 368:664.
Huss, R. CD34-negative stem cells as the earliest precursors of hematopoietic progeny. Exp. Hematol. 1998;26:1022-1023.
Huss, R. Isolation of primary and immortalized CD34–hematopoietic and mesenchymal stem cells from various sources. STEM CELLS 2000; 18:1-9.
Huss, R., Günther, W., Schumm, M. et al. CD34-negative hematopoietic stem cells isolated from human peripheral blood cells as ultimate precursors of hematopoietic progenitors. Infusionsther Transfusionsmed 1997;24:404-409.
Huss, R., Lange, C., Weissinger, E.M. et al. Evidence of peripheral Blood-Derived, plastic-adherent CD34-/low hematopoyetic stem cells clones with mesenchymal stem cell characteristics. SETM CELLS 2000; 18:252-260.
Itskovitz-Eldor, J., Schulding, M., Karsenti, D. et al. Differentiation of human embryonic stem cells into embryoid bodies comprising the three embryonic germ layers. Mol. Med. 2000; 6:88-95.
Jacobson, L.O., Marks, E.K., Robson, M.J. et al. Effect of spleen protection on mortality following x-irradiation. J. Lab. Clin. Med. 1949; 34:1538-1543.
Janoskuti, L., Kocsis, J., Lengyel, M. Osteogenesis imperfecta membranosus kamrai septumdefektussal. [Ventricular septal defect in osteogenesis imperfecta]. Orv. Hetil. 2000; 141:1413-1414.
Johansson, C.B., Momma, S., Clarke, D.L., et al. Identification of a neural stem cell in the adult mammalian central nervous system. Cell 1999; 96:25-34.
Johe, K., Hazel, T.G., Muller,T. et al. Single factors direct the differentiation of stem cells from the fetal and adult central nervous system. Genes and Development 1996; 10:3129-3140.
Kadiyala, S., Young, R.G., Thiede, M.A. et al. Culture expanded canine mesenchymal stem cells possess osteochondrogenic potential in vivo and in vitro. Cell Transplant 1997;6:125-134.
Kaji, E.H., Leiden, J.M. Gene and stem cell therapies. JAMA 2001; 285:545-550.
Kaufman, D.S., Odorico J.S., Thomson, J.C. Transplantation therapies from human embryonic stem cells circumventing immune rejection. e-biomed 2000;1:11-15: available at http://www.liber/pub.com/EBI/defaultstatic.asp).
Keating, A., Powell, J., Takahashi, M. et al. Donor origin of the in vitro haematopoietic microenvironment after marrow transplantation in man. Nature 1982;298:280-283.
Keller, G., Snodgrass, H.R. Human embryonic stem cells: the future is now. Nature Medicine 1999; 5:151-152.
Keller, G.M. In vitro differentiation of embryonic stem cells. Curr. Opin. Cell Biol. 1995; 7:862-869.
Kline, M. La sangre del cordón umbilical. Investigación y Ciencia, junio 2001:6-11.
Knowles, M.R., Hohneker, K.W., Zhou, Z. et al. A controlled study of adenoviral-vector-mediated gene transfer in the nasal epithelium of patients with cystic fibrosis. N. Engl. J. Med.1995; 333:823-831.
Kocher, A.A., Schuster, M.D., Szabolcs, M.J. et al. Neovascularization of ischemic myocardium by human bone-marrow-derived angioblasts prevents cardiomyocyte apoptosis, reduces remodeling and improves cardiac function. Nat. Med. 2001; 7:430-436.
Kondo, T., Raff, M. Oligodendrocyte precursor cells reprogrammed to become multipotent CNS stem cells. Science 2000; 289:1754-1757.
Kopen, G.C., Prockop, D.J., Phinney, D.G. Marrow stromal cells migrate throughout forebrain and cerebellum, and they differentiate into astrocytes after injection into neonatal mouse brains. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 1999; 96:10711-10716.
Krebsbach, P.H., Mankani, M.H., Satomura, K. et al. Repair of craniotomy defects using bone marrow stromal cells. Transplantation 1998;66:1272-1278
Lange, C., Kaltz, C., Thalmeier, K. et al. Hematopoietic reconstitution of syngeneic mice with a peripheral blood-derived, monoclonal CD34–, Sca-1+, Thy-1low, c-kit+ stem cell line. J. Hematother. 1999;8:335-342.
Lee, S.H., Lumelsky, N., Studer, L. et al. Efficient generation of midbrain and hindbrain neurons from mouse embryonic stem cells. Nat. Biotechnol. 2000; 18:675-679.
Liu, N.; Shields, C.B.; Roisen, F.J. Primary culture of adult mouse olfactory receptor neurons. Exp. Neurol. 1998; 151:173-183.
Lopez-Lozano, J.J.; Mata, M., Bravo, G. Transplantes neurales en la enfermedad de Parkinson: resultados clinicos tras 10 anos de experiencia. Grupo de Trasplantes Neurales de la CPH. [Neural transplants en Parkinson disease: clinical results of 10 years of experience. Group of Neural Transplants of the CPH]. Rev. Neurol. 2000; 30:1077-1083.
Lorenz, E., Uphoff, D., Reid, T.R. et al. Modification of irradiation injury in mice and guinea pigs by bone marrow injections. J. Natl. Cancer Inst. 1951; 12:197-201.
Losordo, D.W., Vale, P.R., Symes, J.F. et al. Gene therapy for myocardial angiogenesis: initial clinical results with direct myocardial injection of phVEGF165 as sole therapy for myocardial ischemia. Circulation 1998; 98:2800-2804.
Lumelsky, N., Blondel, O., Laeng, P. et al. Differentiation of embryonic stem cells to insulin-secreting structures similar to pancreatic islets. Science 2001 May 18; 292:1389-1394.
Makino, S., Fukuda, K., Miyoshi, S. et al. Cardiomyocytes can be generated from marrow stromal cells in vitro. J. Clin. Invest. 1999; 103:697-705.
Mayani, H., Lannsdorp, P.M. Biology of human umbilical cord blood-derived hematopoietic stem/progenitor cells. STEM CELLS 1998; 16:153-165.
McCarthy, M. Bioengineers bring new slant to stem-cell research. Lancet 2000; 356:1500.
McCoy, S., Evans, A. A histological study of hair follicles treated with a 3 msec pulsed ruby laser. Exp. Dermatol. 1999 8:352-354.
McKay, R.D.G. Stem cells in the central nervous system. Science 1997; 276:66-71.
McNiece, I.K., Langley, K.E., Zsebo, K.M. Recombinant human stem cell factor synergises with GM-CSF, G-CSF, IL-3 and epo to stimulate human progenitor cells of the myeloid and erythroid lineages. Exp. Hematol. 1991;19:226-231.
Menasche, P., Hagege, A.A., Scorsin, M. et al. Myoblast transplantation for heart failure. Lancet 2001; 357:279-280.
Mezey, E., Chandross, K.J., Harta, G. et al. Turning blood into brain: Cells bearing neuronal antigens generated in vivo from bone marrow. Science 2000; 290:1779-1782.
Mitchell, K.J., Pinson, K.I., Kelly, O.G. et al. Functional analysis of secreted and transmembrane proteins critical to mouse development. Nat. Genet. 2001; 28:241-249.
Morel, F., Galy, A., Chen, B. et al. Equal distribution of competitive long-term repopulating stem cells in the CD34+ and CD34– fractions of Thy-1low Lin–/low Sca-1+ bone marrow cells. Exp. Hematol. 1998;26:440-448.
Morgan, J.E. Cell and gene therapy in Duchenne muscular dystrophy. Hum. Gene Ther. 1994; 5:165-171.
Morrison, S.J., White, P.M., Zock, C., Anderson, D.J. Prospective identification, isolation by flow cytometry, and in vivo self-renewal of multipotent mammalian neural crest stem cells. Cell 1999; 96:737-749.
Müller-Sieburg, C.E., Townsend, K., Weissman, I.L. et al. Proliferation and differentiation of highly enriched mouse hematopoietic stem cells and progenitor cells in response to defined growth factors. J. Exp. Med. 1988; 167:1825-1840.
Mulligan, R.C. The basic science of gene therapy. Science 1993; 260:926-932.
Nagy, A., Rossant, J., Nagy, R. et al. Derivation of completely cell culture-derived mice from early-passage embryonic stem cells. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 1993; 90:8424-8428.
Orlic, D., Kajstura, J., Chimenti, S., et al. Bone marrow cells regenerate infarcted myocardium. Nature 2001; 410:701-705.
Osawa, M., Hanada, K., Hamada, H. et al. Long-term lymphohematopoietic reconstitution by a single CD34– low/negative hematopoietic stem cell. Science 1996;273:242-245.
Ourednik, V., Ourednik, J., Park, K.I. et al. Neural stem cells are uniquely suited for cell replacement and gene therapy in the CNS. Novartis Found Symp. 2000; 231242-62.
Palmer, T.D., Schwartz, P.H., Taupin, P. et al. Cell culture. Progenitor cells from human brain after death. Nature 2001; 411:42-43.
Pedersen, R.A. Células madre embrionarias en Medicina. Investigación y Ciencia. 1999; Junio: 64-69.
Perry, D. Patients´ voices: the powerful sound in the stem cell debate. Science 2000; 287:1423-1446.
Petersen, B.E., Bowen, W.C., Patrene, K.D. et al. Bone marrow as a potential source of hepatic oval cells. Science 1999; 284:1168-1170.
Phillips, R.L., Ernst, R.E., Brunk, B. et al. The genetic program of hematopoietic stem cells. Science 2000; 288:1635-1640.
Pittinger, M.F., Mackay, A.M., Beck, S.C. et al. Multilineage potential of adult human mesenchymal stem cells. Science 1999; 284:318-321.
Poliard, A., Nifuji, A., Lamblin, D. et al. Controlled conversion of an immortalized mesodermal progenitor cell towards osteogenic, chondrogenic, or adipogenic pathways. J. Cell Biol. 1995; 130:1461-1472.
Rathjen, P.D., Lake, J., Whyatt, L.M. et al. Properties and uses of embryonic stem cells: prospects for application to human biology and gene therapy. Reprod. Fertil. Dev. 1998; 10:31-47.
Reiser, J., Harmison, G., Kluepfel-Stahl, S. et al. Transduction on nondividing cells using pseudotyped defective high-titer HIV type 1 particles. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 1996; 93:15266-15271.
Risau, W., Sariola, H., Zerwes, H.G. et al. Vasculogenesis and angiogenesis in embryonic-stem-cell-derived embryoid bodies. Development 1988; 102:471-478.
Rohwedel, J., Maltsev, V., Bober, E. et al. Muscle cell differentiation of embryonic stem cells reflects myogenesis in vivo: developmentally regulated expression of myogenic determination genes and functional expression of ionic currents. Dev. Biol. 1994; 164:87-101.
Roisen, F.J., Klueber, K.M., Lu, C.L. et al. Adult human olfactory stem cells. Brain. Res. 2001; 890:11-22.
Sandmaier, B.M., Storb, R., Kinley, J. et al. Evidence of allogeneic stromal engraftment in the bone marrow using canine mesenchymal stem cells. Blood 1998;92:116.
Schierle, G.S., Hansson, O., Leist, M. et al. Caspase inhibition reduces apoptosis and increases survival of nigral transplants. Nature Med. 1999; 5:97-100.
Schuldiner, M., Yanuka, O., Itskovitz-Eldor, J. et al. Effects of eight growth factors on the differentiation of cells derived from human embryonic stem cells. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 2000; 97:11307-11312.
Shamblott, M.J., Axelman, J., Littlefield, J.W. et al. Human embryonic germ cell derivatives express a broad range of developmentally distinct markers and proliferate extensively in vitro. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 2001; 98:113-118.
Shamblott, M.J., Axelman, J., Wang, S. et al. Derivation of pluripotent stem cells from cultured human primordial germ cells. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 1998; 95:13726-13731.
Shihabuddin, L.S., Horner, P.J., Ray, J., Gage, F.H. Adult spinal cord stem cells generate neurons after transplantation in the adult dentate gyrus. J. Neuroscience 2000; 20:8727-8735.
Siena, S., Bregni, M., Brando, B. et al. Circulation of CD34+ hematopoietic stem cells in the peripheral blood of high-dose cyclophosphamide-treated patients: enhancement by intravenous recombinant human granulocyte-macrophage colony-stimulating factor. Blood 1989; 74:1905-1914.
Simmons, P.J., Torok-Storb, B. CD34 expression by stromal precursors in normal human adult bone marrow. Blood 1991;78:2848-2853.
Soria, B., Roche, E., Berna, G. et al. Insulin-secreting cells derived from embryonic stem cells normalize glycemia in streptozotocin-induced diabetic mice. Diabetes 2000; 49:157-162.
Storms, R.W., Trujillo, A.P., Springer, J.B., et al. Isolation of primitive human hematopoietic progenitors on the basis of aldehyde dehydrogenase activity. Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 1999; 96:9118-9123.
Studer, L., Tabar, V., McKay, R.D.G. Transplantation of expanded mesencephalic precursors leads to recovery in Parkinsonian rats. Nature Neuroscience 1998; 1:290-295.
Svendsen, C.N., terBorg, M.G., Armstrong, R.J.E. et al. A new method for the rapid and long term growth of human neural precursor cells. J. Neurosci. Meth. 1998; 85:141-153.
Tada, M., Tada, T., Lefebvre, L. et al. Embryonic germ cells induce epigenetic reprogramming of somatic nucleus in hybrid cells. EMBO J. 1997; 16:6510-6520.
Taylor, G., Lehrer, M.S., Jensen, P.J. et al. Involvement of follicular stem cells in forming not only the follicle but also the epidermis. Cell 2000; 102:451-461.
Thomas, E.D., Storb, R., Clift, R.A. et al. Bone-marrow transplantation. N. Engl. J. Med. 1975; 292:832-843.
Thomson, J.A., Itskovitz-Eldor, J., Shapiro, .S.S. et al. Embryonic stem cell lines derived from human blastocysts. Science 1998; 282:1145-1147.
Thomson, J.A., Marshall, V.S. Primate embryonic stem cells. Curr. Top Dev. Biol. 1998; 38:133-165.
Till, J.E., McCulloch, E.A. A direct measurement of the radiation sensitivity of normal mouse bone marrow cells. Radiat Res. 1961; 14:213-222.
Touraine, J.L. Transplantation of both fetal liver and thymus in severe combined immunodeficiencies: interaction between donor´s and recipient´s cells. In: Lucarelli G, Fliedner TM, Gale RP, eds. Fetal Liver Transplantation. Amsterdam: Excerpta Medica, 1980; 276-283.
Tuszynski, M.H. Intraparenchymal NGF infusions rescue degenerating cholinergic neurons. Cell Transplant 2000; 9:629-636.
Vile, R.G., Russell, S.J., Lemoine, N.R. Cancer gene therapy: hard lessons and new courses.Gene Ther. 2000; 7:2-8.
Vogel, G. Parkinson´s research. Fetal cell transplant trial draws fire. Science 2001; 291:2060-2061.
Watt, F.M., Hogan, B.L. Out of Eden: Stem cells and their niches. Science 2000; 287:1427-1430.
Weissman, I.L. Translating stem and progenitor cell biology to the clinic: barriers and opportunities. Science 2000; 287:1442-1446.
Wilmut, I., Schnieke, A.E., McWhir, J. et al. Viable offspring derived from fetal and adult mammalian cells. Nature 1997; 385:810-813.
Wobus, A.M., Wallukat, G., Hescheler, J. Pluripotent mouse embryonic stem cells are able to differentiate into cardiomycocytes expressing chronotropic responses to adrenergic and cholinergic agents and Ca2+ channel blockers. Differentiation 1991; 48:173-182.
Yamane, T., Hayashi, S., Mizoguchi, M. et al. Derivation of melanocytes from embryonic stem cells in culture. Dev. Dyn. 1999; 216:450-458.
Ye, X., Rivera, V.M., Zoltick, P. et al. Regulated delivery of therapeutic proteins after in vivo somatic cell gene transfer. Science 1999; 283:88-91.
Young, F.E. A time for restraint. Science 2000; 287:1424.
Ziegler, B.L., Valtieri, M., Almeida Porada, G. et al. KDR receptor: a key marker defining hematopoietic stem cells. Science 1999; 285:1553-1558.
Zigova, T., Willing, A.E., Saporta, S. et al. Apoptosis in cultured hNT neurons. Brain. Res. Dev. Brain Res. 2001; 127:63-70.
Zuk, P.A., Zhu M., Mizuno, H. et al. Multilineage Cells from Human Adipose Tissue: Implications for Cell-Based Therapies. Tissue Eng. 2001; 7:211-228.
Zuleswski, H., Abraham, E.J., Gerlach, M.J. et al. Multipotential nestin-positive stem cells isolated from adult pancreatic islets differentiate ex vivo into pancreatic endocrine, exocrine, and hepatic phenotypes. Diabetes 2001; 50:521-33.



Abe, K., Niwa, H., Iwase, K. et al. Endoderm-specific gene expression in embryonic stem cells differentiated to embryoid bodies. Exp. Cell Res. 1996; 229:27-34.
Aboody, K.S., Brown, A., Rainov, N.G. et al. From the cover: neural stem cells display extensive tropism for pathology in adult brain: evidence from intracranial gliomas. Proc. Natl. Acad. Sci USA. 2000; 97:12846-12851.
Ahmad, I., Acharya, H.R., Rogers, J.A., et al. The role of NeuroD as a differentiation factor in the mammalian retina. J. Mol. Neurosci. 1998; 11:165-178.
Alison, M., Golding, M., Lalani el, N., Sarraf, C. Wound healing in the liver with particular reference to stem cells. Philos. Trans. R. Soc. Lond. B. Biol. Sci. 1998; 353:877-894.
Alison, M.R., Poulsom, R., Jeffery, R. et al. Hepatocytes from non-hepatic adult stem cells. Nature 2000; 406:257.
Amit, M., Carpenter, M.K., Inokuma, M.S. et al. Clonally derived human embryonic stem cell lines maintain pluripotency and proliferative potential for prolonged periods of culture. Dev. Biol. 2000; 227:271-278.
Anderson, K.C., Barut, B.A., Ritz, J. et al. Monoclonal antibody-purged autologous bone marrow transplantation therapy for multiple myeloma. Blood 1991; 77:712-720.
Andrews, P.W., Damjanov, I., Simon, D. et al. Pluripotent embryonal carcinoma clones derived from the human teratocarcinoma cell line Tera-2. Differentiation in vivo and in vitro. Lab Invest. 1984; 50:147-162.
Ascenzi A. Physiological relationship and pathological interferences between bone tissue and marrow. In: Bourne G.H., ed. The Biochemistry and Physiology of Bone. New York: Academic Press, 1976:403-445.
Bain, G., Kitchens, D., Yao, M. et al. Embryonic stem cells express neuronal properties in vitro. Dev. Biol. 1995; 168:342-357.
Baker, R.K., Lyons, G.E. Embryonic stem cells and in vitro muscle development. Curr. Top Dev. Biol. 1996; 33:263-279.
Barr, E., Leiden, J.M. Systemic delivery of recombinant proteins by genetically modified myoblasts. Science 1991; 254:1507-1509.
Beauchamp, J.R., Morgan, J.E., Pagel, C.N., Partridge, T.A. Dynamics of myoblast transplantation reveal a discrete minority of precursors with stem cell-like properties as the myogenic source. J. Cell Biol. 1999; 144:1113-1122.
Benedetti, S., Pirola, B., Pollo, B., et al. Gene therapy of experimental brain tumors using neural progenitor cells. Nat. Med. 2000; 6:447-450.
Bernstein, I.D., Andrews, R.G., Zsebo, K.M. Recombinant human stem cell factor enhances the formation of colonies by CD34+ and CD34+lin– cells, and the generation of colony-forming cell progency from CD34+lin– cells cultured with interleukin-3 (IL-3), granulocyte-macrophage colony-stimulating factor (GM-CSF), or granulocyte colony stimulating factor (G-CSF). Blood 1991;77:2316-2321.
Betts, D.H., King, W.A. Telomerase activity and telomere detection during early bovine development. Dev. Genet. 1999; 25:397-403.
Bhardwaj, G. et al. Sonic hedgehog induces the proliferation of primitive human hematopoietic cells via BMP regulation. Nature Immunology 2001; 2:172-180.
Bianco, P., Riminucci, M., Gronthos S., Robey, P.G. Bone marrow stromal stem cells: Nature, Biology, and Potential Applications. STEM CELLS 2001; 19:180-192.
Bjornson, C.R., Rietze, R.L., Reynolds, B.A., Magli, M.C., Vescovi, A.L. Turning brain into blood: a hematopoietic fate adopted by adult neural stem cells in vivo. Science 1999; 283:534-537.
Bohl, D., Naffakh, N., Heard, J.M. Long-term control of erythropoietin secretion by doxycycline in mice transplanted with engineered primary myoblasts. Nat. Med. 1997; 3: 299-305.
Bongso, A., Fong, C.Y., Ng, S.C. et al. Isolation and culture of inner cell mass cells from human blastocysts. Hum. Reprod. 1994; 9:2110-2117.
Brazelton, T.R. et al. From marrow to brain: expression of neuronal phenotypes in adult mice. Science 2000; 290:1775-1779.
Broxmeyer, H.E., Douglas, G.W., Hangoc, G. et al. Human umbilical cord blood as a potential source of transplantable hematopoietic stem/progenitor cells. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 1989; 86:3828-3832.
Bruder, S.P., Kraus, K.H., Goldberg, V.M. et al. The effect of implants loaded with autologous mesenchymal stem cells on the healing of canine segmental bone defects. J. Bone Joint Surg. Am. 1998; 80:985-996.
Brugger, W., Mocklin, W., Heimfeld, S. et al. Ex vivo expansion of enriched peripheral blood CD34+ progenitor cells by stem cell factor, interleukin-1 beta , IL-6, IL-3, interferon-gamma, and erythropoietin. Blood 1993; 81:2579-2584.
Brustle, O., Jones, K.N., Learish, R.D. et al. Embryonic stem cell-derived glial precursors: a source of myelinating transplants. Science 1999; 285:754-756.
Brustle, O., McKay, R.D. Neuronal progenitors as tools for cell replacement in the nervous system. Curr. Opin. Neurobiol. 1996; 6:688-695.
Campos, L., Bastion, Y., Roubi, N. et al. Peripheral blood stem cells harvested after chemotherapy and GM-CSF for treatment intensification in patients with advanced lymphoproliferative diseases. Leukemia 1993; 7:1409-1415.
Chuck, R., Behrens, A., McDonnell, P.J. Microkeratome-based limbal harvester for limbal stem cell transplantation: preliminary studies. Am. J. Ophthalmol. 2001; 131:377-378.
Clarke, D.L., Johansson, C.B., Wilbertz, J., et al.Generalized potential of adult neural stem cells. Science 2000; 288:1660-1663.
Dani, C. Embryonic stem cell-derived adipogenesis. Cells Tissues Organs 1999; 165:173-180.
Deeg, H.J., Klingemann, H.G., Phillips, G.L. A guide to bone marrow transplantation. Berlin, New York: Springer Verlag, 1988.
Doetsch, F., Caille, I., Lim, D.A., Garcia-Verdugo, J.M., Alvarez-Buylla, A. Subventricular zone astrocytes are neural stem cells in the adult mammalian brain. Cell 1999; 97:703-716.
Doetschman, T.C., Eistetter, H., Katz, M. et al. The in vitro development of blastocyst-derived embryonic stem cell lines: formation of visceral yolk sac, blood islands and myocardium. J. Embryol. Exp. Morphol. 1985; 87:27-45.
Dorshkind K. Regulation of hematopoiesis by bone marrow stromal cells and their products. Ann Rev Immunol 1990;8:111-137.
Drab, M., Haller, H., Bychkov, R. et al. From totipotent embryonic stem cells to spontaneously contracting smooth muscle cells: a retinoic acid and db-cAMP in vitro differentiation model. FASEB J. 1997; 11:905-915.
Eglitis, M.A., Mezey, E. Hematopoietic cells differentiate into both microglia and macroglia in the brains of adult mice. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 1997; 94:4080-4085.
Ertzeid, G., Storeng, R. The impact of ovarian stimulation on implantation and fetal development in mice. Hum. Reprod. 2001; 16:221-225.
Evans, M., Kaufman, M. Establishment in culture of pluripotent cells from mouse embryos. Nature 1981; 292:154-156.
Fallon, J. et al. In vivo induction of massive proliferation, directed migration, and differentiation of neural cells in the adult mammalian brain. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 2000; 97:14686-14691.
Ferrari, G., Cusella-De Angelis, G., Coletta, M. et al. Muscle regeneration by bone marrow-derived myogenic progenitors. Science 1998; 279:1528-1530.
First, N.L., Thomson, J. From cows stem therapies? Nat. Biotechnol. 1998; 16:620-621.
Freed, C.R., Green, P.E., Breeze, R.E. et al. Transplantation of embrionic dopamine neurons for severe Parkinson´s disease. N. Engl. J. Med. 2001; 33:710-719.
Fuchs, E., Segre, J.A. Stem cells: a new lease on life. Cell 2000; 100:143-155.
Galli, R., Borello, U., Gritti, A. et al. Skeletal myogenic potential of human and mouse neural stem cells. Nat. Neurosci. 2000; 3:986-991.
Gao, Z., McAlister, V.C., Williams, G.M. Repopulation of liver endothelium by bone-marrow-derived cells. Lancet 2001; 357: 932-933.
Gazit, D., Turgeman, G., Kelley, P. et al. Engineered pluripotent mesenchymal cells integrate and differentiate in regenerating bone: a novel cell-mediated gene therapy. J. Gene Med. 1999;1:121-133.
Giombinid, S., Soleroe, C.L., Paratia, E.A. Isolation and characterization of neural stem cells from the adult human olfactory bulb. Stem Cells 2000; 18:295-300.
Gluckman, E. Umbilical cord blood bank for transplantation of hematopoietic stem cells in man. Nouv. Rev. Fr. Hematol. 1993;35:293-294.
Gluckman, E., Broxmeyer, H.E., Auerbach, A.D. et al. Hematopoietic reconstitution in a patient with Fanconi´s anemia by means of umbilical-cord blood from an HLA-identical sibling. N. Engl. J. Med. 1989;321:1174-1178.
Goldman, S.A., Nottebohm, F. Neuronal production, migration, and differentiation in a vocal control nucleus of the adult female canary brain. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 1983; 80:2390-2394.
Grossman, M., Raper, S.E., Kozarsky, K. et al. Successful ex vivo gene therapy directed to liver in a patient with familial hypercholesterolaemia. Nat. Genet. 1994; 6:335-341.
Grusby, M.J., Auchincloss, H. Jr., Lee, R. et al. Mice lacking major histocompatibility complex class I and class II molecules. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 1993; 90:3913-3917.
Guilak, F., Ting-Beall, H.P., Baer, A.E. et al. Viscoelastic properties of intervertebral disc cells. Identification of two biomechanically distinct cell populations. Spine 1999; 24: 2475-2483.
Guilak, F., Zell, R.A., Erickson, G.R. et al. Mechanically induced calcium waves in articular chondrocytes are inhibited by gadolinium and amiloride. J. Orthop. Res. 1999; 17: 421-429.
Gussoni, E., Blau, H.M., Kundel, L.M. The fate of individual myoblasts after transplantation into muscles od DMD patients. Nat. Med. 1997; 3:970-977.
Gussoni, E., Soneoka, Y., Strickland, C.D. et al. Dystrophin expression in the mdx mouse restored by stem cell transplantation. Nature 1999; 401:390-394.
Harris, D.T., Schumacher, M.J., Rychlik, S. et al. Collection, separation and cryopreservaton of umbilical cord blood for use in transplantation. Bone Marrow Transplant 1994;13:135-143.
Horwitz, E.M., Prockop, D.J., Fitzpatrick, L.A. et al. Transplantability and therapeutic effects of bone marrow derived mesenchymal cells in children with osteogenesis imperfecta. Nat. Med.1999;5:309-313.
Huang, S., Terstappen, L.W. Formation of haematopoietic microenvironment and haematopoietic stem cells from single human bone marrow stem cells. Nature 1994; 368:664.
Huss, R. CD34-negative stem cells as the earliest precursors of hematopoietic progeny. Exp. Hematol. 1998;26:1022-1023.
Huss, R. Isolation of primary and immortalized CD34–hematopoietic and mesenchymal stem cells from various sources. STEM CELLS 2000; 18:1-9.
Huss, R., Günther, W., Schumm, M. et al. CD34-negative hematopoietic stem cells isolated from human peripheral blood cells as ultimate precursors of hematopoietic progenitors. Infusionsther Transfusionsmed 1997;24:404-409.
Huss, R., Lange, C., Weissinger, E.M. et al. Evidence of peripheral Blood-Derived, plastic-adherent CD34-/low hematopoyetic stem cells clones with mesenchymal stem cell characteristics. SETM CELLS 2000; 18:252-260.
Itskovitz-Eldor, J., Schulding, M., Karsenti, D. et al. Differentiation of human embryonic stem cells into embryoid bodies comprising the three embryonic germ layers. Mol. Med. 2000; 6:88-95.
Jacobson, L.O., Marks, E.K., Robson, M.J. et al. Effect of spleen protection on mortality following x-irradiation. J. Lab. Clin. Med. 1949; 34:1538-1543.
Janoskuti, L., Kocsis, J., Lengyel, M. Osteogenesis imperfecta membranosus kamrai septumdefektussal. [Ventricular septal defect in osteogenesis imperfecta]. Orv. Hetil. 2000; 141:1413-1414.
Johansson, C.B., Momma, S., Clarke, D.L., et al. Identification of a neural stem cell in the adult mammalian central nervous system. Cell 1999; 96:25-34.
Johe, K., Hazel, T.G., Muller,T. et al. Single factors direct the differentiation of stem cells from the fetal and adult central nervous system. Genes and Development 1996; 10:3129-3140.
Kadiyala, S., Young, R.G., Thiede, M.A. et al. Culture expanded canine mesenchymal stem cells possess osteochondrogenic potential in vivo and in vitro. Cell Transplant 1997;6:125-134.
Kaji, E.H., Leiden, J.M. Gene and stem cell therapies. JAMA 2001; 285:545-550.
Kaufman, D.S., Odorico J.S., Thomson, J.C. Transplantation therapies from human embryonic stem cells circumventing immune rejection. e-biomed 2000;1:11-15: available at http://www.liber/pub.com/EBI/defaultstatic.asp).
Keating, A., Powell, J., Takahashi, M. et al. Donor origin of the in vitro haematopoietic microenvironment after marrow transplantation in man. Nature 1982;298:280-283.
Keller, G., Snodgrass, H.R. Human embryonic stem cells: the future is now. Nature Medicine 1999; 5:151-152.
Keller, G.M. In vitro differentiation of embryonic stem cells. Curr. Opin. Cell Biol. 1995; 7:862-869.
Kline, M. La sangre del cordón umbilical. Investigación y Ciencia, junio 2001:6-11.
Knowles, M.R., Hohneker, K.W., Zhou, Z. et al. A controlled study of adenoviral-vector-mediated gene transfer in the nasal epithelium of patients with cystic fibrosis. N. Engl. J. Med.1995; 333:823-831.
Kocher, A.A., Schuster, M.D., Szabolcs, M.J. et al. Neovascularization of ischemic myocardium by human bone-marrow-derived angioblasts prevents cardiomyocyte apoptosis, reduces remodeling and improves cardiac function. Nat. Med. 2001; 7:430-436.
Kondo, T., Raff, M. Oligodendrocyte precursor cells reprogrammed to become multipotent CNS stem cells. Science 2000; 289:1754-1757.
Kopen, G.C., Prockop, D.J., Phinney, D.G. Marrow stromal cells migrate throughout forebrain and cerebellum, and they differentiate into astrocytes after injection into neonatal mouse brains. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 1999; 96:10711-10716.
Krebsbach, P.H., Mankani, M.H., Satomura, K. et al. Repair of craniotomy defects using bone marrow stromal cells. Transplantation 1998;66:1272-1278
Lange, C., Kaltz, C., Thalmeier, K. et al. Hematopoietic reconstitution of syngeneic mice with a peripheral blood-derived, monoclonal CD34–, Sca-1+, Thy-1low, c-kit+ stem cell line. J. Hematother. 1999;8:335-342.
Lee, S.H., Lumelsky, N., Studer, L. et al. Efficient generation of midbrain and hindbrain neurons from mouse embryonic stem cells. Nat. Biotechnol. 2000; 18:675-679.
Liu, N.; Shields, C.B.; Roisen, F.J. Primary culture of adult mouse olfactory receptor neurons. Exp. Neurol. 1998; 151:173-183.
Lopez-Lozano, J.J.; Mata, M., Bravo, G. Transplantes neurales en la enfermedad de Parkinson: resultados clinicos tras 10 anos de experiencia. Grupo de Trasplantes Neurales de la CPH. [Neural transplants en Parkinson disease: clinical results of 10 years of experience. Group of Neural Transplants of the CPH]. Rev. Neurol. 2000; 30:1077-1083.
Lorenz, E., Uphoff, D., Reid, T.R. et al. Modification of irradiation injury in mice and guinea pigs by bone marrow injections. J. Natl. Cancer Inst. 1951; 12:197-201.
Losordo, D.W., Vale, P.R., Symes, J.F. et al. Gene therapy for myocardial angiogenesis: initial clinical results with direct myocardial injection of phVEGF165 as sole therapy for myocardial ischemia. Circulation 1998; 98:2800-2804.
Lumelsky, N., Blondel, O., Laeng, P. et al. Differentiation of embryonic stem cells to insulin-secreting structures similar to pancreatic islets. Science 2001 May 18; 292:1389-1394.
Makino, S., Fukuda, K., Miyoshi, S. et al. Cardiomyocytes can be generated from marrow stromal cells in vitro. J. Clin. Invest. 1999; 103:697-705.
Mayani, H., Lannsdorp, P.M. Biology of human umbilical cord blood-derived hematopoietic stem/progenitor cells. STEM CELLS 1998; 16:153-165.
McCarthy, M. Bioengineers bring new slant to stem-cell research. Lancet 2000; 356:1500.
McCoy, S., Evans, A. A histological study of hair follicles treated with a 3 msec pulsed ruby laser. Exp. Dermatol. 1999 8:352-354.
McKay, R.D.G. Stem cells in the central nervous system. Science 1997; 276:66-71.
McNiece, I.K., Langley, K.E., Zsebo, K.M. Recombinant human stem cell factor synergises with GM-CSF, G-CSF, IL-3 and epo to stimulate human progenitor cells of the myeloid and erythroid lineages. Exp. Hematol. 1991;19:226-231.
Menasche, P., Hagege, A.A., Scorsin, M. et al. Myoblast transplantation for heart failure. Lancet 2001; 357:279-280.
Mezey, E., Chandross, K.J., Harta, G. et al. Turning blood into brain: Cells bearing neuronal antigens generated in vivo from bone marrow. Science 2000; 290:1779-1782.
Mitchell, K.J., Pinson, K.I., Kelly, O.G. et al. Functional analysis of secreted and transmembrane proteins critical to mouse development. Nat. Genet. 2001; 28:241-249.
Morel, F., Galy, A., Chen, B. et al. Equal distribution of competitive long-term repopulating stem cells in the CD34+ and CD34– fractions of Thy-1low Lin–/low Sca-1+ bone marrow cells. Exp. Hematol. 1998;26:440-448.
Morgan, J.E. Cell and gene therapy in Duchenne muscular dystrophy. Hum. Gene Ther. 1994; 5:165-171.
Morrison, S.J., White, P.M., Zock, C., Anderson, D.J. Prospective identification, isolation by flow cytometry, and in vivo self-renewal of multipotent mammalian neural crest stem cells. Cell 1999; 96:737-749.
Müller-Sieburg, C.E., Townsend, K., Weissman, I.L. et al. Proliferation and differentiation of highly enriched mouse hematopoietic stem cells and progenitor cells in response to defined growth factors. J. Exp. Med. 1988; 167:1825-1840.
Mulligan, R.C. The basic science of gene therapy. Science 1993; 260:926-932.
Nagy, A., Rossant, J., Nagy, R. et al. Derivation of completely cell culture-derived mice from early-passage embryonic stem cells. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 1993; 90:8424-8428.
Orlic, D., Kajstura, J., Chimenti, S., et al. Bone marrow cells regenerate infarcted myocardium. Nature 2001; 410:701-705.
Osawa, M., Hanada, K., Hamada, H. et al. Long-term lymphohematopoietic reconstitution by a single CD34– low/negative hematopoietic stem cell. Science 1996;273:242-245.
Ourednik, V., Ourednik, J., Park, K.I. et al. Neural stem cells are uniquely suited for cell replacement and gene therapy in the CNS. Novartis Found Symp. 2000; 231242-62.
Palmer, T.D., Schwartz, P.H., Taupin, P. et al. Cell culture. Progenitor cells from human brain after death. Nature 2001; 411:42-43.
Pedersen, R.A. Células madre embrionarias en Medicina. Investigación y Ciencia. 1999; Junio: 64-69.
Perry, D. Patients´ voices: the powerful sound in the stem cell debate. Science 2000; 287:1423-1446.
Petersen, B.E., Bowen, W.C., Patrene, K.D. et al. Bone marrow as a potential source of hepatic oval cells. Science 1999; 284:1168-1170.
Phillips, R.L., Ernst, R.E., Brunk, B. et al. The genetic program of hematopoietic stem cells. Science 2000; 288:1635-1640.
Pittinger, M.F., Mackay, A.M., Beck, S.C. et al. Multilineage potential of adult human mesenchymal stem cells. Science 1999; 284:318-321.
Poliard, A., Nifuji, A., Lamblin, D. et al. Controlled conversion of an immortalized mesodermal progenitor cell towards osteogenic, chondrogenic, or adipogenic pathways. J. Cell Biol. 1995; 130:1461-1472.
Rathjen, P.D., Lake, J., Whyatt, L.M. et al. Properties and uses of embryonic stem cells: prospects for application to human biology and gene therapy. Reprod. Fertil. Dev. 1998; 10:31-47.
Reiser, J., Harmison, G., Kluepfel-Stahl, S. et al. Transduction on nondividing cells using pseudotyped defective high-titer HIV type 1 particles. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 1996; 93:15266-15271.
Risau, W., Sariola, H., Zerwes, H.G. et al. Vasculogenesis and angiogenesis in embryonic-stem-cell-derived embryoid bodies. Development 1988; 102:471-478.
Rohwedel, J., Maltsev, V., Bober, E. et al. Muscle cell differentiation of embryonic stem cells reflects myogenesis in vivo: developmentally regulated expression of myogenic determination genes and functional expression of ionic currents. Dev. Biol. 1994; 164:87-101.
Roisen, F.J., Klueber, K.M., Lu, C.L. et al. Adult human olfactory stem cells. Brain. Res. 2001; 890:11-22.
Sandmaier, B.M., Storb, R., Kinley, J. et al. Evidence of allogeneic stromal engraftment in the bone marrow using canine mesenchymal stem cells. Blood 1998;92:116.
Schierle, G.S., Hansson, O., Leist, M. et al. Caspase inhibition reduces apoptosis and increases survival of nigral transplants. Nature Med. 1999; 5:97-100.
Schuldiner, M., Yanuka, O., Itskovitz-Eldor, J. et al. Effects of eight growth factors on the differentiation of cells derived from human embryonic stem cells. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 2000; 97:11307-11312.
Shamblott, M.J., Axelman, J., Littlefield, J.W. et al. Human embryonic germ cell derivatives express a broad range of developmentally distinct markers and proliferate extensively in vitro. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 2001; 98:113-118.
Shamblott, M.J., Axelman, J., Wang, S. et al. Derivation of pluripotent stem cells from cultured human primordial germ cells. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 1998; 95:13726-13731.
Shihabuddin, L.S., Horner, P.J., Ray, J., Gage, F.H. Adult spinal cord stem cells generate neurons after transplantation in the adult dentate gyrus. J. Neuroscience 2000; 20:8727-8735.
Siena, S., Bregni, M., Brando, B. et al. Circulation of CD34+ hematopoietic stem cells in the peripheral blood of high-dose cyclophosphamide-treated patients: enhancement by intravenous recombinant human granulocyte-macrophage colony-stimulating factor. Blood 1989; 74:1905-1914.
Simmons, P.J., Torok-Storb, B. CD34 expression by stromal precursors in normal human adult bone marrow. Blood 1991;78:2848-2853.
Soria, B., Roche, E., Berna, G. et al. Insulin-secreting cells derived from embryonic stem cells normalize glycemia in streptozotocin-induced diabetic mice. Diabetes 2000; 49:157-162.
Storms, R.W., Trujillo, A.P., Springer, J.B., et al. Isolation of primitive human hematopoietic progenitors on the basis of aldehyde dehydrogenase activity. Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 1999; 96:9118-9123.
Studer, L., Tabar, V., McKay, R.D.G. Transplantation of expanded mesencephalic precursors leads to recovery in Parkinsonian rats. Nature Neuroscience 1998; 1:290-295.
Svendsen, C.N., terBorg, M.G., Armstrong, R.J.E. et al. A new method for the rapid and long term growth of human neural precursor cells. J. Neurosci. Meth. 1998; 85:141-153.
Tada, M., Tada, T., Lefebvre, L. et al. Embryonic germ cells induce epigenetic reprogramming of somatic nucleus in hybrid cells. EMBO J. 1997; 16:6510-6520.
Taylor, G., Lehrer, M.S., Jensen, P.J. et al. Involvement of follicular stem cells in forming not only the follicle but also the epidermis. Cell 2000; 102:451-461.
Thomas, E.D., Storb, R., Clift, R.A. et al. Bone-marrow transplantation. N. Engl. J. Med. 1975; 292:832-843.
Thomson, J.A., Itskovitz-Eldor, J., Shapiro, .S.S. et al. Embryonic stem cell lines derived from human blastocysts. Science 1998; 282:1145-1147.
Thomson, J.A., Marshall, V.S. Primate embryonic stem cells. Curr. Top Dev. Biol. 1998; 38:133-165.
Till, J.E., McCulloch, E.A. A direct measurement of the radiation sensitivity of normal mouse bone marrow cells. Radiat Res. 1961; 14:213-222.
Touraine, J.L. Transplantation of both fetal liver and thymus in severe combined immunodeficiencies: interaction between donor´s and recipient´s cells. In: Lucarelli G, Fliedner TM, Gale RP, eds. Fetal Liver Transplantation. Amsterdam: Excerpta Medica, 1980; 276-283.
Tuszynski, M.H. Intraparenchymal NGF infusions rescue degenerating cholinergic neurons. Cell Transplant 2000; 9:629-636.
Vile, R.G., Russell, S.J., Lemoine, N.R. Cancer gene therapy: hard lessons and new courses.Gene Ther. 2000; 7:2-8.
Vogel, G. Parkinson´s research. Fetal cell transplant trial draws fire. Science 2001; 291:2060-2061.
Watt, F.M., Hogan, B.L. Out of Eden: Stem cells and their niches. Science 2000; 287:1427-1430.
Weissman, I.L. Translating stem and progenitor cell biology to the clinic: barriers and opportunities. Science 2000; 287:1442-1446.
Wilmut, I., Schnieke, A.E., McWhir, J. et al. Viable offspring derived from fetal and adult mammalian cells. Nature 1997; 385:810-813.
Wobus, A.M., Wallukat, G., Hescheler, J. Pluripotent mouse embryonic stem cells are able to differentiate into cardiomycocytes expressing chronotropic responses to adrenergic and cholinergic agents and Ca2+ channel blockers. Differentiation 1991; 48:173-182.
Yamane, T., Hayashi, S., Mizoguchi, M. et al. Derivation of melanocytes from embryonic stem cells in culture. Dev. Dyn. 1999; 216:450-458.
Ye, X., Rivera, V.M., Zoltick, P. et al. Regulated delivery of therapeutic proteins after in vivo somatic cell gene transfer. Science 1999; 283:88-91.
Young, F.E. A time for restraint. Science 2000; 287:1424.
Ziegler, B.L., Valtieri, M., Almeida Porada, G. et al. KDR receptor: a key marker defining hematopoietic stem cells. Science 1999; 285:1553-1558.
Zigova, T., Willing, A.E., Saporta, S. et al. Apoptosis in cultured hNT neurons. Brain. Res. Dev. Brain Res. 2001; 127:63-70.
Zuk, P.A., Zhu M., Mizuno, H. et al. Multilineage Cells from Human Adipose Tissue: Implications for Cell-Based Therapies. Tissue Eng. 2001; 7:211-228.
Zuleswski, H., Abraham, E.J., Gerlach, M.J. et al. Multipotential nestin-positive stem cells isolated from adult pancreatic islets differentiate ex vivo into pancreatic endocrine, exocrine, and hepatic phenotypes. Diabetes 2001; 50:521-33.

Ponencia desarrollada en el III Congreso Nacional de Bioética (Murcia 2001)



 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
Descargarlo a tu Palm
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foros de discusión
Mapas Mapa de Sexualidad y Bioética
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Sexualidad y Bioética
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
Compendio sobre familia, vida y ética
Curso en línea sobre el amor humano
Cursos en línea
Aborto
Adicciones
Anticoncepción
Bioética personalista
Células madre o troncales o estaminales
Células madre embrionarias y ética
Células madre de adulto y ética
Leyes sobre las células madre
Células madre. Magisterio de la Iglesia
Ciencia
Clonación
Depresión
Eutanasia y cuidados paliativos
Fertilización artificial
Homosexualidad
ONU e ideología de género
Origen de la vida
Paternidad responsable
Pena de muerte
Proyecto genoma humano
Sexualidad
Sida y enfermedades de transmisión sexual
Suicidio
Trasplantes
Bioética.Magisterio de la Iglesia
 
Lista de correo


Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores de la seccion
Dudas y asesoría acerca de dilemas en temas de la vida: aspectos científicos, jurídicos, éticos y prácticos
Ver todos los consultores
Apoyan a la sección
Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, facultad de bioética
Universidad Católica del Sacro Cuore, Centro de Bioética
Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud
Fundación Jérôme Lejeune, Gènéthique
Conoze.com

Ver todas las alianzas que apoyan a la sección

Eventos
VI PROLIFE WORLD CONGRESS, ECUADOR 2013
Congreso Mundial sobre la defensa de la vida en Guayaquil, Ecuador
Ver todos los eventos

Encuesta
¿Catholic.net te ayuda de alguna manera a la conversión, es decir, a un cambio de vida fruto de un encuentro con Jesucristo?
Sí me ha ayudado a llegar al arrepentimiento y al sacramento de la confesión
Sobre todo a la conversión del corazón concretado en obras
Me recuerda la reconciliación con Dios y la ruptura con el pecado.
Encuentro motivación y razones para ser fiel a la gracia de Dios
Me ayuda a convertirme constantemente a Jesucristo
Favorece a la comunión íntima de vida con Dios
No, sólo encuentro recursos pastorales y artículos interesantes
No, pues pienso que la conversión no llega a través de un portal.
Otros (escribe a participa@catholic.net)
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foros de discusión
¡Participa!
Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
Publicidad: