> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Sacerdotes | sección
Autor: n/a | Fuente: milagrosdebuga.com
Los Misioneros Redentoristas
La Congregación del Santísimo Redentor, fundada por San Alfonso, es un Instituto religioso, misionero y clerical, de derecho pontificio y exento, integrado por miembros de diversos ritos
 
Los Misioneros Redentoristas
Los Misioneros Redentoristas

Obispo de Santa Águeda. Doctor de la Iglesia. Fundador de la Congregación del Santísimo Redentor. Nació en el seno de una familia muy cristiana compuesta por don José de Ligorio, capitán de las galeras, y Ana Cavalieri, noble dama napolitana. Fue el primero de ocho hermanos, vio la luz de este mundo 27 de septiembre de 1696. El Padre Francisco de Jerónimo, misionero Jesuita, cuando su madre se lo presentó para que lo bendijera dijo en tono profético: «Este niño llegará a una edad muy avanzada, pues no morirá antes de los noventa años, y obrará grandes cosas en la Iglesia de Jesucristo.

Empezó a estudiar jurisprudencia y a los dieciséis años recién cumplidos, por privilegio especial, pudo presentar en la Universidad de Nápoles el examen de doctorado en derecho civil y canónico.

Una leyenda afirma que ejerció su profesión durante ocho años sin perder un solo pleito. Por su talento, virtud y afabilidad lo prestigiaban como el primer jurisconsulto napolitano. En la defensa de un famoso pleito, por la calidad de las personas y del dinero que se ventilaba, tuvo una distracción que le costó la pérdida de dicho proceso. Cuando su adversario le hizo notar su error, Alfonso palideció. Se había equivocado. Ninguna solución posible. Con voz entrecortada se limitó a responder: "me he equivocado, tiene razón mi adversario". Y se alejó murmurando: "Oh mundo, mundo ya te conozco".

Alfonso ya no quiso volver a los tribunales. Con gesto de sincera piedad y gallardía se encaminó al templo de la Virgen de la Merced y allí de rodillas colocó a los pies de la estatua su espada de caballero en
señal de vasallaje. Se dedicó al cuidado de los enfermos en el Hospital de los incurables. Un día en medio de su trabajo en el Hospital, escucha una voz que le dice: «Alfonso, deja el mundo y entrégate a mí», y esta misma voz le insiste por dos veces. Ya no hay lugar a duda: Dios lo quería para sí como sacerdote y misionero.

No fue fácil para Alfonso cambiar su toga de abogado por el hábito talar. El principal obstáculo: su padre, que seguía fraguando proyectos de humana grandeza sobre su hijo. Cuando lo vio vestido de sotana, su padre le negó el habla por más de un año. Pero el 21 de diciembre de 1726 fue el día más glorioso de su vida: su Ordenación Sacerdotal. Concurrieron sus padres. Su madre rebosante de alegría, su padre apenas resignado.

El 9 de noviembre de 1732 en una pequeña población llamada Escala, con cuatro compañeros más, hacen la promesa de dedicarse con toda su alma al cuidado de las gentes más olvidadas en lo material y espiritual, y así nace la Congregación del Santísimo Redentor. Su tarea: llevar el Evangelio por medio de las misiones y el catecismo a aquellas almas esparcidas por los campos.

San Alfonso fue un escritor muy fecundo. Escribió más de ciento once obras ascéticas. Entre las principales se cuentan: su Teología moral, el gran medio de la Oración, la práctica del amor a Jesucristo, meditaciones sobre la Pasión, del trato familiar con Dios, Reflexiones devotas, las Glorias de María, las visitas al Santísimo Sacramento.

Murió el lo. De Agosto de 1787. Tenía 90 años, 10 meses y 15 días. En 1838 era canonizado. En 1871 nombrado Doctor de la Iglesia y en 1950 patrono de Confesores y moralistas.


MISIONEROS REDENTORISTAS

La Congregación del Santísimo Redentor, fundada por San Alfonso, es un Instituto religioso, misionero y clerical, de derecho pontificio y exento, integrado por miembros de diversos ritos. Su fin es "seguir el ejemplo de Jesucristo salvador, en la predicación de la divina Palabra a los pobres, como El dijo de sí mismo: «Me envió a anunciar la Buena nueva a los pobres»".

La Congregación participa así de la misión de la Iglesia, que por ser sacramento universal de salvación, es esencialmente misionera.

Esto lo lleva a cabo acudiendo con dinamismo misionero a las urgencias pastorales y esforzándose por evangelizar a los hombres más abandonados, especialmente a los pobres.

La Congregación sigue el ejemplo de Cristo por la profesión de la vida apostólica, la cual comprende a la vez la vida especialmente consagrada a Dios y la actividad misionera de los Redentoristas.

Para responder a esta misión en el seno de la Iglesia, la congregación se organiza como un cuerpo misionero, cuyos miembros viven en comunidad vinculados a él según el ministerio propio de cada uno por la profesión religiosa.

Movidos por el espíritu apostólico e imbuidos del celo del Fundador, fieles a la tradición marcada por sus antepasados y atentos a los signos de los tiempos, todos los Redentoristas, como cooperadores, socios y servidores de Jesucristo en la gran obra de la Redención:


Son enviados a predicar el Evangelio de Salvación a los pobres (cap. I),
Forman una comunidad apostólica (cap. II),
Consagrada de modo especial al Señor (cap. III),
Que recibe una formación apropiada (cap. IV),
Y cuenta con una forma adecuada de gobierno (cap.V).


EL MISIONERO REDENTORISTA

Los Redentoristas son apóstoles de fe robusta, de esperanza alegre, de ardiente caridad y celo encendido. No presumen de sí y practican la oración constante. Como hombres apostólicos e hijos genuinos de San Alfonso, siguen gozosamente a Cristo Salvador, participan de su misterio y lo anuncian con la sencillez evangélica de su vida y de su palabra.


Con plena disponibilidad para todo lo arduo, como fruto de la abnegación de sí mismos, viven preocupados por llevar a los hombres la "Redención copiosa" de Cristo.
 
 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
 
 
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foro para Sacerdotes
Mapas Mapa de Sacerdotes
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Sacerdotes
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
• Identidad y misión del sacerdote
• Formación permanente del sacerdote
• Meditaciones del Papa Francisco durante las Misas diarias
• Espiritualidad sacerdotal
• Recursos Pastorales
• Homilía para la Misa del domingo
• Seminarios y seminaristas
• ¿Puedo yo ser sacerdote?
• Vocación es... (Boletín semanal)
• Sínodos de los Obispos
• Órdenes y congregaciones de sacerdotes
• Hombres de la Iglesia
• Especiales
• Documentos - sacerdotes
• Año de la Fe (11 de octubre 2012- 24 de noviembre 2013)
• Actualidad en la Iglesia
• La Iglesia
• Cursos on-line
• Los Papas y el pontificado
Lista de correo


Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores de la comunidad
Un servicio exclusivo para sacerdotes. Orientación y acompañamiento espiritual a Sacerdotes. Dudas y cuestiones acerca de la Vida Sacerdotal, la Liturgia, el uso y aplicación del Derecho canónico, la Formación en los seminarios y la Formación permanente del Sacerdote
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• Consejo Episcopal Latinoamericano, CELAM
• Sagrada Congregación para el Clero
• Conferencia Episcopal Ecuatoriana
• Esglesia
• Conferencia Episcopal del Uruguay

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad

Eventos de la comunidad
Congreso “Prevenir para Conservar. Acciones para la salvaguarda del patrimonio religioso"
Rescate y conservación de los bienes culturales destinados al culto.
Ver todos los eventos

Encuesta
¿Te gustaría mejorar tu comunicación con Dios?
Sí, lo necesito, pero no sé cómo ni tengo quién me enseñe
Sí, hago un poco de oración al día, pero quiero mejorar
Realmente me urge, llevo tiempo buscando eso
Sí, pero creo que no soy capaz
Creo que eso es para sacerdotes y monjas, no para mí
Sé que lo necesito, pero no estaría dispuesto a ir a un curso de oración
Lo he intentado muchas veces y no lo logro, no es para mí
Estoy satisfecho con mi vida de oración
No lo considero importante en mi vida, hay cosas prioritarias
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foro para Sacerdotes
¡Participa!

Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red