> English
> Français
> Italiano
El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Religiosas | sección
Autor: Germán Sánchez Griese | Fuente: Catholic.net
¿Qué es el carisma?
Se dan casos de hombres y mujeres que poseen un carisma especial para la predicación, para aconsejar a las personas, para conocer y transmitir a Dios, pero que no necesariamente hayan fundado una congregación religiosa
 
¿Qué es el carisma?
¿Qué es el carisma?
Breve introducción
En los inicios del Tercer milenio parece muy normal de hablar de carismas. Y si nuestro objetivo es el de despertar el carisma, conviene saber bien lo que este término significa o quiere significar. Necesitamos tener nociones claras sobre este concepto si vamos a centrar la vida y la identidad consagrada en él.

Por carisma siempre se ha entendido el término paulino de “gracias especiales [llamadas "carismas"] mediante las cuales los fieles quedan "preparados y dispuestos a asumir diversas tareas o ministerios que contribuyen a renovar y construir más y más la Iglesia" (LG 12; cf. AA 3). Extraordinarios o sencillos y humildes, los carismas son gracias del Espíritu Santo, que tienen directa o indirectamente, una utilidad eclesial; los carismas están ordenados a la edificación de la Iglesia, al bien de los hombres y a las necesidades del mundo.”

Un carisma por tanto es una gracia especial que el Espíritu Santo dona para el bien de la Iglesia. No existe una clasificación de carismas y así los hay de diversos tipos . Pero los elementos esenciales que los conforman serán siempre los dos siguientes: provienen del Espíritu Santo y se dan para la edificación de la Iglesia. De esta definición parten tres grandes aplicaciones que conviene conocer para evitar confusiones en el momento de estudiar los carismas dentro de la vida consagrada: el concepto de carisma en cuanto tal, la concepción de la vida consagrada como un carisma para la Iglesia y el carisma específico de cada Instituto o congregación religiosa. Un carisma no está necesariamente ligado a la fundación de una congregación religiosa. Se dan casos de hombres y mujeres que poseen un carisma especial para la predicación, para aconsejar a las personas, para conocer y transmitir a Dios, pero que no necesariamente hayan fundado una congregación religiosa. Por otro lado, la misma vida consagrada se entiende como un don del Espíritu para el bien de la Iglesia: “La vida consagrada, enraizada profundamente en los ejemplos y enseñanzas de Cristo el Señor, es un don de Dios Padre a su Iglesia por medio del Espíritu.” Y por último, es necesario considerar el carisma específico de cada congregación o instituto de vida consagrada, centrándose nuestra atención en el presente estudio en esta última acepción del término.

Comenzaremos haciendo una revisión de lo que el Magisterio ha escrito acerca del carisma de cada Instituto o congregación religiosa, para pasar después a un análisis de lo dicho por algunos autores de nuestro tiempo. Al final, en base a esta doble investigación, nos aventuraremos a proponer lo que es el carisma y cuáles son sus elementos constitutivos.



Revisión del Magisterio.
Si bien el término carisma no aparece en los documentos del Concilio Vaticano II, todo apuntaba a su desarrollo posterior, ya que en el debate que precedió a la redacción de la Constitución dogmática Lumen gentium y del Decreto Perfectae caritatis , puede observarse que se maneja ya el carácter carismático de la vida consagrada. Huella que abriría las posibilidades para una futura investigación y que ha dado como resultado una vasta literatura, fruto del desarrollo de la Teología de la vida consagrada, en donde se desarrolla ampliamente el término carisma, bajo diversas acepciones.

El término carisma viene utilizado por primera vez en un documento del magisterio en el número 11 de la exhortación apostólica Evangelica testificatio: “Sólo de esta manera podéis vosotros dirigir nuevamente los corazones a la verdad y al amor divino, según el carisma de vuestros fundadores, suscitados por Dios en la Iglesia.” A partir de este documento el magisterio asume la terminología paulina de carisma con diversas acepciones: carisma de la vida religiosa, carisma del fundador, carisma de fundador, carisma fundacional, carisma del Instituto, carisma originario, carisma institucional, carisma de una familia religiosa.

Será el documento Mutuae relationes quien defina por primera vez el carisma: “El carisma mismo de los Fundadores se revela como una experiencia del Espíritu (Evang. nunt. 11), transmitida a los propios discípulos para ser por ellos vivida, custodiada, profundizada y desarrollada constantemente en sintonía con el Cuerpo de Cristo en crecimiento perenne. Por eso la Iglesia defiende y sostiene la índole propia de los diversos Institutos religiosos (LG 44; cfr. CD 33; 35, 1, 2, etc.). La índole propia lleva además consigo, un estilo particular de santificación y apostolado que va creando una tradición típica cuyos elementos objetivos pueden ser fácilmente individuados. Es necesario por lo mismo que en las actuales circunstancias de evolución cultural y de renovación eclesial, la identidad de cada Instituto sea asegurada de tal manera que pueda evitarse el peligro de la imprecisión con que los religiosos sin tener suficientemente en cuenta el modo de actuar propio de su índole, se insertan en la vida de la Iglesia de manera vaga y ambigua.” De esta definción partirán y harán referencia muchos estudios y documentos posteriores del Magisterio.

Refiriéndose a la contemplación, el documento lo mencionará como un carisma especial: “Los que son llamados a la vida específicamente contemplativa son reconocidos como uno de los tesoros más valiosos de la Iglesia. Gracias a un carisma especial, han elegido la mejor parte, esto es, la de la oración, el silencio, la contemplación, el amor exclusivo de Dios y la dedicación total a su servicio...”

El carisma, como don del Espíritu, se refleja también en obras concretas, específicamente en las obras del Instiuto. Por ello un apostolado, una obra puesta en pie por una congregación no es indiferente para el carisma, como lo consigna el Magisterio: “Existe la tentación de abandonar obras estables, genuina expresión del carisma del instituto, por otras que parecen más eficaces inmediatamente frente a las necesidades sociales, pero que dicen menos con la identidad del instituto.”

Y en este mismo documento, se señala la importancia del carisma para la formación de las personas consagradas, como si fuera un mapa para no perderse en la formación: “La creciente configuración con Cristo se va realizando en conformidad con el carisma y normas del instituto al que el religioso pertenece. Cada instituto tiene su propio espíritu, carácter, finalidad y tradición, y es conformándose con ellos, como los religiosos crecen en su unión con Cristo.”

Más adelante, encontramos que el carisma particular de cada Instituto y la vida consagrada son una sóla cosa: “No existe concretamente una vida religiosa « en sí » a la que se incorpora, como un añadido subsidiario, el fin específico y el carisma particular de cada instituto.” El carisma de cada Instituto forma parte de la vida consagrada. Y este mismo documento considera que el carisma debe formar parte integrante de la formación de la persona consagarda. “En el programa de estudios, debe figurar en puesto importante la teología bíblica, dogmática, espiritual y pastoral y, en particular, la profundización doctrinal de la vida consagrada y del carisma del instituto.”

La vida fraterna en comunidad encuentra también en el carisma su razón de ser: “Vivir en comunidad es, en realidad, vivir todos juntos la voluntad de Dios, según la orientación del don carismático, que el Fundador ha recibido de Dios y ha transmitido a sus discípulos y continuadores.” Este mismo documento, Vida fraterna en comunidad, dedicará todo un número, el 70, a hablar sobre la posibilidad de compartir el carisma con los laicos, tema del que hablaremos en algunos próximos artículos.

Podemos citar incluso cuáles son las responsabilidades de las personas consagradas para con el carisma, de acuerdo al siguiente texto: “Cada instituto tiene una responsabilidad primaria respecto de la propia identidad. En efecto, el «carisma de los fundadores (...) —experiencia del Espíritu transmitida a los propios discípulos para ser por ellos vivida, custodiada, profundizada y constantemente desarrollada en sintonía con el Cuerpo de Cristo en perenne crecimiento»— se le confía a cada instituto como patrimonio original en beneficio de toda la Iglesia. Cultivar la propia identidad en la « fidelidad creativa » significa, pues, hacer confluir, en la vida y en la misión del pueblo de Dios, dones y experiencias que la enriquecen y, al mismo tiempo, evitar que los religiosos «se inserten en la vida de la Iglesia de un modo vago y ambiguo».”

Juan Pablo II en la exhortación apostólica Redemptionis donum habla explícitamente del carisma como un don, tanto para las personas consagradas como para la comunidad y no duda en afirmar que en ese don, se encuentran elementos válidos para vivir la consagración. “Es difícil describir, más aún enumerar, de qué modos tan diversos las personas consagradas realizan, a través del apostolado, su amor a la Iglesia. Este amor ha nacido siempre de aquel don particular de vuestros Fundadores, que recibido de Dios y aprobado por la Iglesia, ha llegado a ser un carisma para toda la comunidad. Ese don corresponde a las diversas necesidades de la Iglesia y del mundo en cada momento de la historia, y a su vez se prolonga y consolida en la vida de las comunidades religiosas como uno de los elementos duraderos de la vida y del apostolado de la Iglesia. En cada uno de estos elementos, en todo campo -tanto en el de la contemplación fecunda para el apostolado como en el de la acción directamente apostólica- os acompaña la bendición constante de la Iglesia y, a la vez, su pastoral y maternal solicitud, en lo referente a la identidad espiritual de vuestra vida y la rectitud de vuestro actuar en medio de la gran comunidad universal de las vocaciones y de los carismas de todo el Pueblo de Dios.”

Llegamos por fin a la exhoración apostólica post-sinodal Vita consecrata, de la que podemos decir que el término carisma aparece citado 72 veces, siendo la parte más citada la relativa a la fidelidad al carisma. Esta simple observación nos hace pensar en la importancia que se da a la fidelidad al don que inspiró al Fundador a llevar a cabo su obra.

No podemos dejar de mencionar lo descrito por el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, cuando en el número 160 da la siguiente definición de carisma, que si bien se refiere a todo tipo de carisma, bien puede aplciarse al carisma de una congregaciónreligiosa o Instituto: “ Los carismas son dones especiales del Espíritu Santo concedidos a cada uno para el bien de los hombres, para las necesidades del mundo y, en particular, para la edificación de la Iglesia,a cuyo Magisterio compete el discernimiento sobre ellos.”

Por último, Benedicto XVI ha encuadrado el carisma como la norma suprema de la vida consagrada, esto es, seguir a Cristo: “No se puede lograr una auténtico relanzamiento de la vida religiosa si no es tratando de llevar una existencia plenamente evangélica, sin anteponer nada al único Amor, sino encontrando en Cristo y en su palabra la esencia más profunda de todo carisma del fundador y de fundadora.”



Revisión de algunos autores.
Muy variada y vasta es la literatura que habla sobre el carisma. Anotamos a continuación algunas citas que pueden dar luz sobre el desarrollo teológico de este término y ayudarnos a identificar con mayor certeza el significado de este término.

“Algunos autores distinguen, entre carisma de fundación, don que habilita a una persona para iniciar una nueva fundación; y carisma del fundador, que dice relación al contenido del don inherente a todo fundador para percibir, vivir, y mostrar en la historia, una experiencia particular del misterio de Cristo, según unas concretas características que, después, los identificarán. En realidad el carisma de fundación y el carisma de fundador son dos vertientes de una misma realidad que se exigen mutuamente.” Jesús Álvarez Gómez, Carisma e Historia, Publicaciones Claretianas, Madrid, 2001, p. 100-101.

“El carisma del fundador y de la fundadora, una vez compartido en su camino histórico se convierte en carisma del Instituto. Con este término puede entenderse el desarrollo de la virtualidad genética contenida en el carisma del fundador o de la fundadora.” Fabio Ciardi, In ascolto dello Spirito, Città Nuova editrice, Roma, 1996, p. 58.

“El carisma del fundador, es por tanto para nosotros aquel don personal que, estando al origen de la experiencia de la fundación, traza los lineamientos espirituales esenciales que caracterizan la identidad propia del Instituto, su misión en la Iglesia, su peculiar espiritualidad.” Giuseppe Buccellato, Carisma e Rinnovamento, Edizioni Dehoniane, Bologna, 2002, p. 28.

“Si por carisma de los miembros del Instituto se entiende su específica misión o el fin por el cual han ingresado los miembros del Instituto, este carisma puede ser realmente comunicado por el fundador que, con su ejemplo y su vida, arrastra y convence a otros a seguirlo.” Giancarlo Rocca, Il carisma del fondatore, Ancora editrice, Milano, 1998, p. 75.

“El <> no se mantiene en la historia como se mantiene un patrimonio de ideas, de valores, de experiencias, sólo porque se le puede contrastar con nuevas prospectivas y nuevas emergencias. Se mantiene más bien, como una “gracia viva”, cuya dirección pertence al Espíritu Santo: comienza con un evento de gracia que involucra al carismático en un ardiente camino para seguir a Cristo y puede permanecer en la historia solamente como garcia que siempre se renueva.” Antonio Maria Sicari, Gli antichi carisma nella Chiesa, Jaca Book, Milano, 2002, p. 32 – 33.

Pier Giordano Cabra en su libro Breve corso sulla Vita consacrata hace un recuento de lo que ha sido la teología del carisma. Para este autor cada Instituto tiene en su base un carisma para el bien de la Iglesia y representa uno de los puntos fuertes de la identidad de cada Instituto. Afirma a continuación que el carisma funda también la misión específica y la propia espiritualidad. Sin embargo para Cabra, existen pocos carismas que aglutinan a todos los carismas, como una gran constelación en donde cada carisma, como una sola estrella, puede reconocerse en una constelación. Sin quitar la importancia a cada carisma específico, Cabra quiere poner en guardia a los Institutos religiosos para no sobrevalorar el propio carisma y poderse enriquecer de todos los carismas, especialmente de los más semejantes. Continuando en esta línea, en su libro Tempo di prova e di speranza, Cabra considera que los carismas actualmente, y principalmente en Europa, deben traducirse en una realidad práctica, siguiendo las indicaciones de la Vita consecrata, sobre la fidelidad creativa. Pier Giordano Cabra, Breve corso sulla Vita consacrata, Editrice Queriniana, Brescia, 2004, p. 170 – 172. Pier Giordano Cabra, Tempo di prova e di speranza, Ed. Ancora, Milano, 2005, p. 147- 150.

Por citar un diccionaro de la vida consagarad, apuntamos lo siguiente: “LA expresión <> designa, en susignificado genral, aquel don del Espíritu ofrecido benévolamente por Dios a algunos fundadores, hombres o mujeres, para producir en ellos determinadascapacidades que les hacen aptos para alumbrar nuevas comunidades de vida consagrada enla Iglesia.”

Un estudioso que merece menciónaparte es Antonio Romano quien en su libro I fondatori, profezia della storia, ha hecho un análisis valiosísimo diferenciando el carisma de la fundación, el carisma del fundador, el carisma del acto de fundar y el carisma del Instituto. Sin pasar a particulares, pues remitimos al mismo libro , es importante sin embargo señalar, que estos momentos elencados por Romano vienen a significar momentos diversos del mismo carisma. Podemos decir que son desarrollos connaturales al carisma. Al hablar de un carisma de un Instituto religioso hablamos necesariamente de los momentos por los que ha atravesdo para llegar a constituirse en un don del Espíritu al servicio de la Iglesia.



¿Qué es el carisma y cuáles son sus elementos constitutivos?
Partiremos de una definición que ha servido como base para todos los documentos del magisterio que manejan el término carisma: “Los Institutos religiosos en la Iglesia son muchos y diversos, cada uno con su propia índole (cfr. PC 7, 8, 9, 10); pero todos aportan su propia vocación, cual don hecho por el Espíritu, por medio de hombres y mujeres insignes (cfr. LG 45; PC 1, 2) y aprobado auténticamente por la sagrada Jerarquía. El carisma mismo de los Fundadores se revela como una experiencia del Espíritu (Evang. test. 11), transmitida a los propios discípulos para ser por ellos vivida, custodiada, profundizada y desarrollada constantemente en sintonía con el Cuerpo de Cristo en crecimiento perenne. Por eso la Iglesia defiende y sostiene la índole propia de los diversos Institutos religiosos (LG 44; cfr. CD 33; 35, 1, 2, etc.). La índole propia lleva además consigo, un estilo particular de santificación y apostolado que va creando una tradición típica cuyos elementos objetivos pueden ser fácilmente individuados.”

El magisterio identifica en este texto el carisma con la índole propia de cada instituto o congregación religiosa. Hablar de carisma es hablar por tanto de las notas más características y específicas que tiene cada congregación o instituto religioso para seguir más de cerca a Jesucristo. Usando un término de la genética moderna, podemos comparar nosotros al carisma con el código genético de la congregación. Ahí está inscrito la identidad de la congregación, conteniéndose en esa identidad, aunque con la necesidad de un posterior desarrollo, su patrimonio espiritual, su pasado y su futuro, ya que el carisma no es algo estático, sino en continuo desarrollo.

Definir la índole propia puede ser un trabajo arduo para cada congregación o instituto religioso. Cuando el Concilio Vaticano II pedía el retorno a los orígenes de la vida consagrada y a las fuentes originarias de cada congregación o instituto religioso, invitaba precisamente a la identificación de los elementos más propios que configuraban a la congregación. Esta índole propia no proviene necesariamente de las obras de apostolado específicas de la congregación, ni del modo de ser o de actuar de sus miembros, sino de una experiencia del Espíritu que vivió el fundador o la fundadora y que fue capaz de transmitir a los primeros miembros de la congregación o instituto religioso . Las obras de apostolado, el estilo de vida, la forma de vivir los consejos evangélicos son expresiones concretas de la experiencia del Espíritu. “Las diversas formas de vivir los consejos evangélicos son, en efecto, expresión y fruto de los dones espirituales recibidos por fundadores y fundadoras y, en cuanto tales, constituyen una experiencia del Espíritu, transmitida a los propios discípulos para ser por ellos vivida, custodiada, profundizada y desarrollada constantemente en sintonía con el Cuerpo de Cristo en crecimiento perenne.” Podemos decir por tanto que “en el carisma está constituido no sólo la finalidad específica del Instituto sino la conformación espiritual, humana y social de la persona consagrada.”
La experiencia del Espíritu es una de las notas características o elementos constitutivos más importante del carisma. “Las notas características de un carisma auténtico son las siguientes: a) proveniencia singular del Espíritu, distinta ciertamente aunque no separada de las dotes personales de quien guía y modera; b) una profunda preocupación por configurarse con Cristo testimoniando alguno de los aspectos de su misterio; c) un amor fructífero a la Iglesia, que rehuya todo lo que en ella pueda ser causa de discordia.”
Dios permite al fundador o a la fundadora experimentar fuertemente una necesidad en su mundo, un contraste entre los planes de Dios y la realidad concreta. Para hacer frente a esa realidad Dios otorga la gracia al fundador o a la fundadora de hacer una lectura del evangelio en forma novedosa, de tal manera que la realidad viene iluminada con una nueva luz, una nueva interpretación, una experiencia del Espíritu que ya no queda circunscrita a las condiciones de espacio tiempo que la vieron nacer, sino que, como criatura del Espíritu se expande a todos los tiempos y lugares. Nace así la experiencia del Espíritu del fundador, como un don de Dios para la Iglesia, don que puede compartirse y desarrollarse por otras muchas personas, a lo largo del espacio y del tiempo. Es esta Espíritu a través del fundador o la fundadora.
Para hacer frente a la necesidad que Dios le ha permitido experimentar, el fundador o la fundadora, bajo la experiencia del Espíritu, fija su atención en algún aspecto específico de la figura de Cristo, como el medio más idóneo, sugerido por el Espíritu, para paliar dicha necesidad. No se excluyen otros medios, o, expresado en forma más clara, todos los demás medios de los que pueda echar mano el fundador o la fundadora nacen de la gran necesidad que experimenta de salir al encuentro de la necesidad a través del aspecto específico de la persona de Cristo, que el Espíritu e ha sugerido. Para el fundador o la fundadora, solamente Cristo puede aliviar la necesidad que ha dado origen a su obra. Su vida estará dedicada a configurarse lo más posible con el aspecto específico del Cristo que ha experimentado .

Un último aspecto del carisma es el de saberse insertado dentro de la Iglesia. El fundador o la fundadora han aceptado seguir el camino que el Espíritu les ha marcado en su experiencia inicial no para hacer un camino separado de la Iglesia, sino para ayudar a la Iglesia a cumplir con su misión. Los carismas sólo pueden ser entendidos y justificados en la Iglesia, para la Iglesia y desde la Iglesia. De esta forma podemos entender también el carisma como “el don particular de la gracia divina operado en el creyente por parte del espíritu Santo para la común utilidad de la Iglesia.” Concepto que, aplicado a la vida consagrada, Juan Pablo II define de la siguiente manera: “Es difícil describir, más aún enumerar, de qué modos tan diversos las personas consagradas realizan, a través del apostolado, su amor a la Iglesia. Este amor ha nacido siempre de aquel don particular de vuestros Fundadores, que recibido de Dios y aprobado por la Iglesia, ha llegado a ser un carisma para toda la comunidad. Ese don corresponde a las diversas necesidades de la Iglesia y del mundo en cada momento de la historia, y a su vez se prolonga y consolida en la vida de las comunidades religiosas como uno de los elementos duraderos de la vida y del apostolado de la Iglesia.”

Creemos por tanto que no conviene hacer una diferencia de términos entre carisma del fuindador, carisma de fundar, carisma de fundación, carisma del Instituto. Hemos dicho que son pasos connaturales para que se diera el carisma. Nos centraremos en el carisma como la experiencia del Espíritu que Dios da al Fundador para el bien de la Iglesia, englobando en esta definción todos los pasos que se han dado para dar a luz este don.


Bibliografia
Catecismo de la Iglesia Católica, Asociación de Editores del Catecismo, nn. 798 y 799.
Pier Giordano Cabra, en su obra Tempo di prova e di speranza, Ed. Ancora, Milano, 2005, p. 147- 150, intentará una leve semblanza sobre una clasificación de los carismas.
Juan Pablo II, Exhortación apostólica postsinodal Vida consagrada, 25.3.1996, n. 1.
“Redunda en bien mismo de la Iglesia el que todos los Institutos tengan su carácter y fin propios. Por tanto, han de conocerse y conservarse con fidelidad el espíritu y los propósitos de los Fundadores, lo mismo que las sanas tradiciones, pues, todo ello constituye el patrimonio de cada uno de los Institutos.” Concilio Vaticano II, Decreto Perfectae Caritatis, 28.10.1965, n. 2b.
Pablo VI, Exhortación apostólica Evangelica testificatio, 26.6.1971, n. 11.
“El término paulino de carisma expresa un don particular de la gracia divina operado en el creyente por parte del Espíritu Santo para la utilidad común de la Iglesia. Se trata de un neologismo creado probablemente del mismo Pablo que lo utiliza 16 veces en sus cartas. Debe hacerse notar que, no obstante la utilización del término pueda considerarse relativamente reciente, la realidad profunda que el término expresa puede ser estimada un patrimonio constante de la tradición eclesial.” Giuseppe Buccellato, Carisma e Rinnovamento, Eizioni Dehoniane, Bologna, 2002, p. 15.
Sagrada Congregción para los religiosos e institutos seculares, Mutua relationes, 14.5.1978, n. 11.
Sagrada Congregción para los religiosos e institutos seculares, La dimensión contemplativa de la vida religiosa, marzo 1980, n. 22.
Sagrada Congregción para los religiosos e institutos seculares, Elementos esenciales de la doctrina de la Iglesia sobre la vida religiosa, 31.5.1983, n. 27.
Ibidem, n. 46
Congregación para los Institutos de vida consagrada y las Sociedades de vida apostólica, Orientaciones sobre la formación en los Institutos de vida consagrada, 2.2.1990, n. 17
Ibidem, n. 61.
Congregación para los Institutos de vida consagrada y las Sociedades de vida apostólica, La vida fraterna en comuniad, 2.2.1994n. 45.
Congregación para los Institutos de vida consagrada y las Sociedades de vida apostólica, La colaboración entre Institutos para la formación, 8.12.1988, n.7.
Juan Pablo II, Exhortación apostólica Redemptionis donum, 25.3.1984, n.15.
Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, Asociación de Editores del Catecismo, Madrid, 2005, p. 68 – 69.
Benedicto XVI, Carta con motivo de la Asamblea plenaria de la Congregación para los Institutos de vida consagrada y las Sociedades de vida apostólica, 27.9.2005.
Antonio Romano, Carisma, en Diccionario Teológico de la vida consagrada, Publicaciones Claretianas, Madrid, 2000, p. 151.
Antonio Romano, I fondatori, profezia della storia, Editrice Ancora, Milano, 1989.
Sagrada congregación para los religiosos e institutos seculares, Criterios pastorales sobre relaciones entre obispos y religiosos en la Iglesia, 14.5.1978, n. 11.
La segunda parte de la obra de Fabio Ciardi, In ascolto dello Spirito, Città Nuova editrice, Roma, 1996, relata la historia y las fatigas de varias congregaciones por encontrar su propia índole, hasta llegar a individuar el carisma específico de cada uno de ellos.
Juan Pablo II, Exhortación apostólica postsinodal Vida consagrada, 25.3.1996, n. 48.
Amedeo Cencini, Vita consacrata: itinerario formativo lungo la via de Emmaus, Edizioni San Paolo, Milano 1994
Sagrada congregación para los religiosos e institutos seculares, Criterios pastorales sobre relaciones entre obispos y religiosos en la Iglesia, 14.5.1978, n. 51.
Aquí radica una de las diferencias básicas entre apostolado y voluntariado social.
Giuseppe Buccellato, Carisma e rinnovamento. Rifondazione della vita consacrata e carisma del fondatore, EDB, Bologna, 2002, pag. 15.
Juan Pablo II, Exhortación apostólica Redemptionis donum, 25.3.1984, n. 15Bibliografía



Para mayor información, consulta los documentos de apoyo para la Religiosa.
¿Qué opinas sobre el tema? Comparte tu opinión.
¿Dudas, inquietudes? Pregúntale a un experto
¿Te gustó nuestro servicio? Suscríbete a nuestro boletín mensual






* Preguntas y comentarios al autor

* Para mayor información, visita nuestra Comunidad de Religiosas.

* ¿Dudas, inquietudes? Pregúntale a un experto

* ¿Te gustó nuestro servicio? Suscríbete a nuestro boletín mensual

Más artículos de Germán Sánchez Griese

¿Quién es Germán Sánchez Griese?
 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
Descargarlo a tu Palm
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foro para Religiosas
Mapas Mapa de Religiosas
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Religiosas
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
• Noticias
• La vida religiosa: Un llamado a la santidad
• Diferentes carismas en la vida religiosa
• Formación
• Promoción Vocacional
• Religiosas ejemplares
• Biblioteca de la religiosa
• Cursos para Religiosas
• La oración
• Religiosas (Portuguese)
Lista de correo


Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores de la comunidad
Consultas y acompañamiento espiritual y formativo. Un servicio exclusivo para mujeres consagradas o religiosas
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María
• Esglesia
• Servidoras
• Dominicas de la Presentación
• Iconos, un camino de espiritualidad

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad
Encuesta
¿Catholic.net te ayuda de alguna manera a la conversión, es decir, a un cambio de vida fruto de un encuentro con Jesucristo?
Sí me ha ayudado a llegar al arrepentimiento y al sacramento de la confesión
Sobre todo a la conversión del corazón concretado en obras
Me recuerda la reconciliación con Dios y la ruptura con el pecado.
Encuentro motivación y razones para ser fiel a la gracia de Dios
Me ayuda a convertirme constantemente a Jesucristo
Favorece a la comunión íntima de vida con Dios
No, sólo encuentro recursos pastorales y artículos interesantes
No, pues pienso que la conversión no llega a través de un portal.
Otros (escribe a participa@catholic.net)
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foro para Religiosas
¡Participa!
Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red