> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Religiosas | sección
Autor: Escuela de la Fe
Las virtudes morales
Las virtudes morales se adquieren mediante las fuerzas humanas. Son los frutos y los gérmenes de los actos moralmente buenos. Disponen todas las potencias del ser humano para armonizarse con el amor divino.
 
Las virtudes morales
Las virtudes morales

La dimensión moral de la persona incluye la vivencia de las virtudes morales. Una virtud es un buen hábito. Una persona virtuosa es una persona buena, habitualmente buena, tiene costumbres buenas, se porta bien. Si las virtudes teologales tienen que ver con Dios directamente- son la fe, la esperanza, la caridad; las virtudes morales son formas de ser y vivir habitualmente bien, que forman la fisonomía de una persona buena, pero no tienen que ver directamente con Dios. Son virtudes humanas que componen lo que llamaríamos una buena y auténtica mujer. Si se quiere formar una personalidad íntegra, hay que trabajar en el cultivo y formación de estas virtudes.


“Todo cuanto hay de verdadero, de noble, de justo, de puro, de amable, de honorable, todo cuanto sea virtud y cosa digna de elogio, todo eso tenedlo en cuenta” (Flp 4, 8). La virtud es una disposición habitual y firme a hacer el bien que permite a la persona no sólo realizar actos buenos, sino dar lo mejor de sí misma. Con todas sus fuerzas sensibles y espirituales, la persona virtuosa tiende hacia el bien, lo busca y lo elige a través de acciones concretas. “El objetivo de una vida virtuosa consiste en llegar a ser semejante a Dios” (San Gregorio de Nisa, beat. 1).


Las virtudes humanas son actitudes firmes, disposiciones estables, perfecciones habituales del entendimiento y de la voluntad que regulan nuestros actos, ordenan nuestras pasiones y guían nuestra conducta según la razón y la fe. Proporcionan facilidad, dominio y gozo para llevar una vida moralmente buena. El hombre virtuoso es el que practica libremente el bien. Las virtudes morales se adquieren mediante las fuerzas humanas. Son los frutos y los gérmenes de los actos moralmente buenos. Disponen todas las potencias del ser humano para armonizarse con el amor divino.


¿Cuáles y cuántas son? Son muchísimas: un horizonte inagotable. Cuando Santo Tomás de Aquino estudia en la Suma de Teología cincuenta y cuatro diversas virtudes no pretende abarcarlas todas. Es un campo variado y fecundo en el que el alma consagrada puede ir enriqueciendo su personalidad humana, y cristiana. Para no perdernos en este trabajo puede ser útil centrar la atención en las cuatro virtudes morales cardinales. En torno a la prudencia, justicia, fortaleza y templanza, pueden de algún modo ser reagrupadas todas las demás. En cuál de ellas conviene insistir, y cómo hacerlo, depende de la situación personal de cada formando. Baste aquí mencionar solamente algunas que parecen tener una especial importancia en la preparación y en la vida de un alma consagrada y apóstol.


Cuatro virtudes desempeñan un papel fundamental. Por eso se las llama ‘cardinales’; todas las demás se agrupan en torno a ellas. Estas son la prudencia, la justicia, la fortaleza y la templanza. “¿Amas la justicia? Las virtudes son el fruto de sus esfuerzos, pues ella enseña la templanza y la prudencia, la justicia y la fortaleza” (Sb 8, 7). Bajo otros nombres, estas virtudes son alabadas en numerosos pasajes de la Escritura.


a. La prudencia es la virtud que dispone la razón práctica a discernir en toda circunstancia nuestro verdadero bien y a elegir los medios rectos para realizarlo: “El hombre cauto medita sus pasos” (Prov 14, 15). La prudencia es la regla recta de la acción, escribe Santo Tomás (Suma de Teología II-II, 47, 2), siguiendo a Aristóteles. No se confunde ni con la timidez o el temor, ni con la doblez o la disimulación. Es la prudencia quien guía directamente el juicio de conciencia. El hombre prudente decide y ordena su conducta según este juicio. Gracias a esta virtud aplicamos sin error los principios morales a los casos particulares y superamos las dudas sobre el bien que debemos hacer y el mal que debemos evitar.


El bien presupone la verdad y la verdad presupone el ser. Esto quiere decir que la realización del bien exige el conocimiento de la realidad.


La prudencia nos ayuda a "vivir la verdad en nuestra vida". Es esa disposición de nuestro espíritu, conscientemente formada, que nos inclina a escoger siempre el bien y, además, a atinar en la elección del mismo, en las circunstancias en las cuales no aparece tan claro cuál es el bien.


Las mujeres que saben dar un consejo atinado, "prudente", en el momento oportuno, pueden a veces salvar a una persona de tantos peligros y consecuencias negativas, y permitirle vivir en el bien suyo y de su prójimo. Cuando hay cuestiones serias por resolver y es difícil encontrar un camino correcto, no acudimos al más simpático, al más guapo, al más deportista, ni siquiera al más culto. Acudimos al que es prudente, es decir al que tiene la cualidad de reconocer con claridad el bien concreto y sabe aplicarlo.

Por lo mismo, nos es indispensable adquirir esta virtud y practicarla en nuestra vida, especialmente si queremos aspirar a la vida espiritual, a la santidad. La prudencia requiere un gran espíritu de reflexión: quien no es capaz de analizar los problemas y valorar el bien y el mal en ellos, no puede tomar decisiones prudentes: “Prudente es quien sabe callar una parte de la verdad cuya manifestación sería inoportuna; y que callada no daña a la verdad que dice falsificándola; el que sabe lograr los buenos fines que se propone, escogiendo los medios más eficaces de querer y obrar; el que en todos los casos sabe prever y medir las dificultades opuestas y contrarias, y sabe escoger el camino del medio con dificultades y peligros menores; el que habiéndose propuesto un fin bueno e incluso noble y grande no lo pierde nunca de vista, logra superar todas las dificultades y llega a buen término; el que en todo asunto distingue la sustancia y no se deja importunar por los accidentes; el que une y dirige sus fuerzas para alcanzar la meta; el que como base de todo esto espera el éxito únicamente de Dios, en quien confía; y aunque no lo logre todo o no logre nada, sabe que ha obrado bien, y en todo ve la voluntad y la mayor gloria de Dios. La sencillez no tiene nada que contradiga a la prudencia, ni viceversa. La sencillez es amor; la prudencia, pensamiento. El amor ora, la inteligencia vigila. ‘Vigilate et orate’. Conciliación perfecta. El amor es como la paloma que gime; la inteligencia activa es como la serpiente que nunca cae a tierra, ni tropieza, porque va palpando con su cabeza todos los estorbos de su camino” (Beato Juan XXII Diario del alma, 13 de agosto de 1961).

Por ello es indispensable no dejarse llevar por las impresiones provocadas por los sentimientos y las pasiones. Una regla concreta y práctica para tomar decisiones importantes, que tengan que ver con la propia vida o la de los demás es esta: para tomar las decisiones es preciso esperar los mejores momentos, es decir cuando hay serenidad y claridad; y nunca hay que replantearse tales decisiones en los momentos negativos, de oscuridad, dificultad, prueba, agitación de las pasiones o en presencia de sentimientos turbulentos.


En todos los aspectos de la vida es indispensable obrar con prudencia, y evitar, en la medida de lo posible, opciones equivocadas, provocadas por los engaños de las pasiones, de los sentimientos, o del egoísmo: "No es prudente, como se pretende con frecuencia, el que sabe situarse en la vida y sacar de ella el mayor provecho, sino el que sabe construir su vida según la voz de la recta conciencia y según las exigencias de la justa moral" (Juan Pablo II, 25-X-1978)..


La prudencia requiere muchas cualidades y virtudes. No se reduce a una capacidad de reflexión. Es muy importante lo que podríamos llamar la "afinidad con el bien". Es decir, ser hombres que practican siempre el bien, no sólo que conocen el bien, sino que están acostumbrados a practicarlo. Esta es una cualidad de la voluntad, que acostumbra optar por el bien. El que habitualmente obra según el bien, según la ley de Dios, adquiere una mayor afinidad, una predisposición natural de la voluntad hacia lo que es bueno. En los momentos difíciles, cuando no aparece tan claro el camino del bien, esta predisposición de la voluntad puede favorecer mucho la intuición de lo que debería ser el bien y ayuda a emitir un juicio "prudente".


La prudencia, en cuanto virtud humana, ayuda a vivir según el camino de santidad, es el hecho de que la gracia y en especial las virtudes teologales infusas (fe, esperanza y caridad), constituyen elementos indispensables para tomar prudentes opciones. La luz de Dios no puede más que iluminar con mayor claridad nuestro intelecto; la esperanza afinar nuestro deseo del bien, y la caridad la experiencia del mismo. Nuestra conciencia será aún más prudente en la verdadera elección del bien para sí y para el prójimo, en orden a la salvación temporal y eterna.


b. La justicia es la virtud moral que consiste en la constante y firme voluntad de dar a Dios y al prójimo lo que les es debido. La justicia para con Dios es llamada la virtud de la religión. Para con los hombres, la justicia dispone a respetar los derechos de cada uno y a establecer en las relaciones humanas la armonía que promueve la equidad respecto a las personas y al bien común. El hombre justo, evocado con frecuencia en las Sagradas Escrituras, se distingue por la rectitud habitual de sus pensamientos y de su conducta con el prójimo. “Siendo juez no hagas injusticia, ni por favor del pobre, ni por respeto al grande: con justicia juzgarás a tu prójimo” (Lv 19, 15). “Amos, dad a vuestros esclavos lo que es justo y equitativo, teniendo presente que también vosotros tenéis un Amo en el cielo” (Col 4, 1).


La justicia busca dar a cada uno lo que le corresponde, en todos los órdenes de la vida y del bien. El justo busca lo que es correcto, sin parcialidades, sin egoísmos. Esta virtud implica un gran desprendimiento de sí, una gran objetividad y una actitud a salir de uno mismo, para buscar y realmente otorgar lo que es correcto a los demás. Por eso se dice en la Biblia que esta virtud es muy propia de Dios, porque Dios no es egoísmo, sino Bien verdadero, no es capricho, sino Verdad.

Es muy difícil encontrar a una mujer justa, porque a cada paso nos vemos condicionados por mil presiones e intereses; a la hora de repartir es muy difícil ser objetivo y justo, preferir a los demás, dándoles lo que les corresponde (aunque no lo sepan o no lo reivindiquen con amenazas), por encima de lo que yo podría aprovechar para mí, para mis intereses, o para mis amigos y familiares. Muchas veces entendemos mal la justicia, como si fuera únicamente la reivindicación de lo que a mí me corresponde. Ante todo es preciso purificar la intención y desprendernos de nosotros mismos: la justicia es básicamente la actitud de buscar el bien verdadero y objetivo de los demás. Y supone salir de uno mismo, no pensar en la propia ventaja. Esta actitud nos permitirá ver con objetividad también lo que nos corresponde a nosotros. Así la justicia es realmente "vivir la verdad en la vida", y es la base fundamental para "vivir todo por amor".


Aunque la justicia no agota el amor, tal como la hemos presentado, es actitud indispensable para el amor. Solamente un corazón desprendido de sí, abierto a los demás y dispuesto a entregar lo que le corresponde, tiene la capacidad de amar, entregando aún más de lo que es debido. El amor se construye sobre la justicia y es una continuación de la misma actitud de procurar el bien de los demás (querer bien), incluso una superación hacia más; de lo contrario el amor corre el riesgo de ser un afecto impregnado de egoísmo (que se puede manifestar en querer poseer indebidamente al otro, en autocomplacencia, deseo de ser considerado, sentirse indispensable, humanitarismo vanidoso del que quiere sentirse realizado, etc.).


La actitud de justicia es sin duda también un don de Dios, que se ve iluminado por el don de la caridad sobrenatural. Las virtudes sobrenaturales colaboran sobremanera a la práctica de la virtud de la justicia y, a la vez, el hombre justo es el más indicado para recibir las virtudes sobrenaturales y el don de la santidad: "Cristo nos ha dejado el mandamiento del amor al prójimo. En este mandamiento se encierra todo lo que concierne a la justicia. No puede haber amor sin justicia. El amor desborda la justicia, pero, al mismo tiempo, encuentra su verificación en la justicia. Hasta el padre y la madre, cuando aman al propio hijo, deben ser justos con él. Si vacila la justicia, también el amor corre peligro" (Juan Pablo II, 8-XI-1978).


c. La fortaleza es la virtud moral que asegura en las dificultades la firmeza y la constancia en la búsqueda del bien. Reafirma la resolución de resistir a las tentaciones y de superar los obstáculos en la vida moral. La virtud de la fortaleza hace capaz de vencer el temor, incluso a la muerte, y de hacer frente a las pruebas y a las persecuciones. Capacita para ir hasta la renuncia y el sacrificio de la propia vida por defender una causa justa. “Mi fuerza y mi cántico es el Señor” (Sal 118, 14). “En el mundo tendréis tribulación. Pero ¡ánimo!: Yo he vencido al mundo” (Jn 16, 33). La fortaleza implica mantener el ánimo en los momentos difíciles, seguir adelante a pesar de la tristeza y del abatimiento. La mujer fuerte tiene voluntad, no teme a lo difícil, no renuncia cuando todo se complica: sabe perseverar. La fortaleza transforma a la mujer en una mujer valiente y decidida que sabe que todo se puede superar, que cualquier problema tiene solución. La mujer fuerte sabe levantarse todos los días, y si es necesario empezar de nuevo, sin dejarse anular por la carga de los problemas, crisis, tristezas y dificultades.


La fortaleza es una virtud humana directamente relacionada con la voluntad, y por lo tanto se refiere a ese gran principio que explicábamos antes: "vivir todo por amor". El bien tiene ese gran privilegio de que no se impone y se tiene que realizar libremente, por amor. Y el bien no es una norma teórica, sino que siempre es el bien de alguien: de Dios, de algún hombre, de muchos, de sí mismo. Querer el bien, es querer el bien de alguien, es amar. El mismo lenguaje en muchos idiomas identifica el verbo "amar", con la expresión "querer bien"; "te amo", se dice también "te quiero bien".


Nuestra libre voluntad opta por el bien, es decir se compromete a amar de verdad. Pero ésta no es una empresa fácil. Se presentan muchos obstáculos que hacen arredrar la voluntad en su propósito, y además el mismo bien a veces se muestra arduo de conseguir, por su complejidad o por el trabajo que requiere.


La fortaleza es la virtud propia de la voluntad que permite conseguir el bien concreto (es decir, amar a Dios y al prójimo) en medio de las dificultades y a pesar de lo arduo que pueda ser.



Muchas veces para perseverar en el bien y en al amor a Dios y al prójimo, nos encontramos con el cansancio, con la rebelión de nuestras pasiones, de nuestro orgullo, con desalientos y desánimos, con otros intereses más fáciles, con incomprensiones y humillaciones, envidias de otros, zancadillas y oposiciones abiertas. ¿Quién se ha visto libre de todas estas dificultades y de muchas más?


De igual manera, aunque no haya dificultades externas, el bien puede presentarse arduo por lo elevado que es y la escasa preparación nuestra, por las mil implicaciones no vislumbradas en un comienzo que retrasan y complican lo que parecía fácil, por la renuncia que nos requiere, por el sacrificio y disciplina que nos pide, o simplemente por lo desconocido que es el terreno que pisamos. Frente a todo esto y para conseguir el bien y poder amar, el hombre fuerte no se retrae, sino que se supera y persevera.


Para la fortaleza hay que saber implicar todo el potencial pasional que, bien encauzado, es la fuerza anímica de la que disponemos, tanto para evitar el mal y el peligro, cuanto para enfrentar la dificultad y el enemigo y para alcanzar el bien arduo. Sacar a relucir esos resortes pasionales que todos tenemos y encauzarlos bien, es signo de una personalidad muy rica, que actúa con fortaleza.


Por último quisiéramos recalcar que la fortaleza es mayor, y probablemente es posible hasta el heroísmo, cuando hay un gran amor: una mamá saca fuerza de donde no tiene para ayudar a un hijo en peligro; los recursos se multiplican, la energía se agiganta.


Algo parecido, e incluso todavía más grande, ocurre cuando ese amor es la caridad que Dios infunde en nuestros corazones: la fortaleza en el martirio de tantos hombres, mujeres y niños, frágiles en apariencias, por amor a Dios, ha doblado y vencido la crueldad y la dureza de corazón de los mismos perseguidores, o al menos ha causado su admiración. Esta fortaleza impresionante inspirada por el amor que Dios infunde, ha llevado a un incontable número de hombres y mujeres a dar su vida por sus hermanos más necesitados. Resplandece la entereza del P. Maximiliano Kolbe que aceptó morir en lugar de otro prisionero, padre de familia, en los campos de concentración nazis, y hasta el último instante animaba a todos a perdonar y a confiar en una esperanza eterna. De la misma manera, la frágil figura de la Madre Teresa de Calcuta no le impide recorrer todos los rincones del mundo en búsqueda de los hermanos necesitados y más abandonados, para llevarles el alivio del amor de Jesucristo.


d. La templanza. La templanza es la virtud moral que modera la atracción de los placeres y procura el equilibrio en el uso de los bienes creados. Asegura el dominio de la voluntad sobre los instintos y mantiene los deseos en los límites de la honestidad. La persona moderada orienta hacia el bien sus apetitos sensibles, guarda una sana discreción y no se deja arrastrar “para seguir la pasión de su corazón” (Si 5,2; cf 37, 27-31). La templanza es a menudo alabada en el Antiguo Testamento: “No vayas detrás de tus pasiones, tus deseos refrena” (Si 18, 30). En el Nuevo Testamento es llamada moderación o sobriedad. Debemos “vivir con moderación, justicia y piedad en el siglo presente” (Tit 2, 12).


La templanza es la virtud cardinal que se refiere al dominio de las potencias pasionales, es decir todo lo que se refiere a la fuerza de actuación que reside en nuestra psicología y nuestra alma: fuerza pasional tanto corporal, como psíquica y espiritual.


Probablemente es la menos llamativa, pero rinde un servicio indispensable para garantizar la verdadera libertad de la persona, y poder "vivir todo por amor". La templanza es indispensable para la prudencia y soporte para la fortaleza.


Todas las mujeres se ven expuestas a la virulencia de las fuerzas pasionales que, mal controladas, pueden causarles mucho daño y a los demás. Ser completamente señor de uno mismo quiere decir establecer de manera práctica y real la primacía del espíritu sobre la fuerza ciega de las pasiones, tanto en el campo de los apetitos carnales, cuanto en el campo de los apetitos espirituales. El espíritu ordena, encauza estas fuerzas, hacia el bien verdadero, y no permite el desorden, el error y mucho menos el desahogo ciego.


La fuerza pasional, como los múltiples aspectos de la personalidad, está sometida al desorden causado por el pecado original, y con frecuencia la persona puede experimentar impulsos, propensiones hacia lo que no es bueno y desviaciones a pesar de ver el camino correcto. Se requiere lograr un dominio y un equilibrio voluntario, conquistado por el querer consciente del individuo.


En este esfuerzo no cabe duda que una parte fundamental está asignada al sacrificio y a la renuncia. Pero no se reduce el trabajo a eso; sobre todo se trata de encauzar el potencial pasional al bien. Se necesita amar. Cuando se ama de verdad a Dios y a los demás hombres, se purifica toda el alma y toda la vitalidad que nos caracteriza sale a flote como un don precioso. No hay que olvidar que el amor busca el bien verdadero y es eso lo que regula de la mejor manera la actividad, la fuerza pasional puesta al servicio de la verdad.


Un ejemplo: una fuerza pasional espiritual mal encauzada puede ser el odio, causado por daños u ofensas recibidos; la razón inspirada por la fe, ordena el amor, y esa fuerza pasional puede ser encauzada hacia el perdón, que implica experiencias de entrega, actos de apertura a los demás, etc., mucho más intensos y válidos que el desahogo provocado por el odio y el rencor.


Cuando hay una persona llena de templanza, hay una garantía de su pleno rendimiento en su vida: en su tiempo, en el aprovechamiento de sus cualidades espirituales, morales y físicas, en la mayor decisión de perseguir los objetivos de bien.


Solamente las personas llenas de templanza son personas de fiar, que pueden asumir responsabilidades de valor, que pueden garantizar un bien hacia los demás: la familia, la colectividad. Los que no dominan sus fuerzas pasionales pueden fallar en cualquier momento y dirigir con más facilidad hacia fines egoístas su actuación, con el peligro de mucho sufrimiento para los demás hombres.

Vivir bien no es otra cosa que amar a Dios con todo el corazón, con toda el alma y con todo el obrar. Quien no obedece más que a Él (lo cual pertenece a la justicia), quien vela para discernir todas las cosas por miedo a dejarse sorprender por la astucia y la mentira (lo cual pertenece a la prudencia), le entrega un amor entero (por la templanza), que ninguna desgracia puede derribar (lo cual pertenece a la fortaleza) (cf S. Agustín, mor. eccl. 1, 25, 46).



¿Cuál cree Usted que es la virtud moral más difícil de aquirir: la prudencia, la justicia, la fortaleza o la templanza? Comparta su opinión con nosotros y participe en nuestros foros de discusión:Foros exclusivo para Religiosas en Catholic.net
 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
Descargarlo a tu Palm
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foro para Religiosas
Mapas Mapa de Religiosas
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Religiosas
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
• Noticias
• La vida religiosa: Un llamado a la santidad
• Diferentes carismas en la vida religiosa
• Formación
• Promoción Vocacional
• Religiosas ejemplares
• Biblioteca de la religiosa
• Cursos para Religiosas
• La oración
• Religiosas (Portuguese)
Lista de correo
Recibirás mensualmente en tu correo, materiales de espiritualidad y formación permanente, relacionados con el carisma de la Vida religiosa femenina en el mundo.

Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores de la comunidad
Consultas y acompañamiento espiritual y formativo. Un servicio exclusivo para mujeres consagradas o religiosas
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María
• Esglesia
• Servidoras
• Dominicas de la Presentación
• Iconos, un camino de espiritualidad

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad
Encuesta
¿Te gustaría mejorar tu comunicación con Dios?
Sí, lo necesito, pero no sé cómo ni tengo quién me enseñe
Sí, hago un poco de oración al día, pero quiero mejorar
Realmente me urge, llevo tiempo buscando eso
Sí, pero creo que no soy capaz
Creo que eso es para sacerdotes y monjas, no para mí
Sé que lo necesito, pero no estaría dispuesto a ir a un curso de oración
Lo he intentado muchas veces y no lo logro, no es para mí
Estoy satisfecho con mi vida de oración
No lo considero importante en mi vida, hay cosas prioritarias
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foro para Religiosas
¡Participa!
Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red