La Iglesia hoy
Me suscribí a la Red de oración, pero ahora me llegan los pedidos y no sé qué tengo que hacer. ¿Me pueden explicar?

La oración es algo tan poderoso, que basta tan solo con una pequeña jaculatoria o con la simple intención de orar por las personas, para que Dios Nuestro Señor escuche nuestras peticiones y envíe las gracias necesarias a los que las solicitan.
Sin embargo, siempre es bueno y reconfortante saber que nuestras peticiones de oración están siendo escuchadas y llevadas a cabo por personas "de carne y hueso", por lo cual es muy bueno, aunque no indispensable, que les respondas a las personas a sus correos con una pequeña palabra.