Vales chorros, nunca cambies
¡Conócete, conócete, conócete! Ésta es una palabra que desde los griegos te han repetido hasta el cansancio. Pero, ¿qué tanto te conoces y para qué te sirve?