El deporte sea una competición genuina no dañada por otros intereses
En el mensaje del Papa a los participantes en la Conferencia Internacional sobre Deporte y Espiritualidad.