Jesús, el justo que sufre injustamente, y así nos salva
Sábado de la semana IV de Cuaresma (II).