Satisfechos e insatisfechos
La verdadera satisfacción, la que nadie nos puede arrebatar, solo se puede conseguir como un don de Dios.