¿Se puede ser santo sin hacer cosas extraordinarias?
Es fácil ver las vidas de los grandes santos y sentirse poca cosa al lado de ellos.