Mujer, grande es tu fe; que te suceda como deseas.
Reflexión del domingo XX del Tiempo Ordinario Ciclo A