Tú eres libre para amarme
Entra, Señor, purifica, y salva.
¿No será posible que también yo me deje abrazar por Ti?