Ascensión, no desaparición
No tenemos nada que envidiarles a los Apóstoles, gozamos de la presencia de Jesús ¡del mismo modo que ellos!