Soy yo quien los ha elegido
¿En qué se fija Jesús para amarnos?