Cambio de agujas: Mónica Martínez
Un bello testimonio de conversión