Recen por mí, no se olviden
El Papa en Perú: Sus primeras palabras en el país