Basta de fanatismo religioso
La violencia religiosa, que eclipsa la verdad y atropella al hombre, no forma parte de la auténtica religiosidad