¿Cómo puedo forjar una relación con mi ángel de la guarda?
Nuestros protectores espirituales no desaparecen de nuestro lado cuando alcanzamos la edad adulta; de hecho, ahí es cuando los necesitamos más que nunca