Los frutos de la Confirmación obligan
La Confrmación
Debe dar en los que lo reciben, frutos interiores y exteriores, los cuales ayudan a la Iglesia en su misión de extender el Reino de Dios.