¿Puede un católico someterse a tratamientos de ‘aromaterapia’?
La respuesta reproduce el artículo que ha publicado recientemente la asociación Farmaciencia