El Cristo roto de Bojayá
Su historia conmovió al Papa Francisco en Colombia