Seriedad, un paraíso interior
La seriedad, al contrario de lo que muchos piensan no implica la amargura, o una forma de ser antipática y carrrancuda.