¡No lo pongas de cabeza ni le quites al niño!
Las supersticiones y San Antonio de Padua