El silencio de Dios
Si Dios cesara de “pronunciar” el mundo, dejaría de existir
El silencio de Dios reta y quizá incluso puede empezar a socavar nuestra fe. Preguntarse por qué Él no se hace escuchar es válido