El matrimonio espiritual es el beso del alma a Dios
En la religión católica tenemos muchas formas de ofrecer la virginidad -o la castidad- a Dios, pero la más elevada, es sin duda alguna la vocación sacerdotal.