¿Tu trabajo es lo primero?
El gran peligro detrás de esta nueva dinámica, en la que el hombre pone el trabajo como fin y meta de su vida, es que así reniega su vocación y su destino últimos, poniendo en riesgo su vida