Comencemos por el principio
Dios, a través de nuestra experiencia como ser humano -varón y mujer- quiere enseñarnos cómo Él nos ama