Un encuentro que transforma
San Juan 21, 1-14. Viernes de Octava de Pascua-