No es el tiempo el que cura las heridas
Si el tiempo lo curara todo, no tendríamos que preocuparnos por nuestras heridas, pues sabríamos que muy pronto se borrarían y dejarían de doler